Forbes Argentina
Yasa Jupiter Cargill
Money

Por qué hay una empresa que no sigue la corriente mundial y abandona Rusia

Chloe Sorvino

Share

A pesar de los ataques, Cargill dice que no tiene planes de abandonar las zonas de conflicto de Ucrania. Tampoco saldrá de Rusia. Los alimentos y las medicinas no están incluidos en las sanciones, según el Departamento del Tesoro de EE. UU.

29 Marzo de 2022 10.28

El 24 de febrero, en las primeras horas de los ataques no provocados de Rusia contra Ucrania, un proyectil ruso golpeó un barco en el Mar Negro llamado Yasa Júpiter. El barco fue fletado por Cargill, uno de los comerciantes de granos más grandes del mundo. 

Desde entonces, las armas rusas han golpeado la ciudad portuaria de Yuzhny, justo al este de Odessa. Cargill, junto con el gobierno ucraniano, opera el puerto, donde dice que está luchando para sacar el trigo, el maíz y otros cultivos alimentarios de la zona sitiada y ponerlos en manos de personas hambrientas.

A pesar de los ataques, Cargill dice que no tiene planes de abandonar las zonas de conflicto de Ucrania. Tampoco saldrá de Rusia. Los alimentos y las medicinas no están incluidos en las sanciones, según el Departamento del Tesoro de EE. UU. “La comida es un derecho humano básico y nunca debe usarse como arma”, según el sitio web de Cargill. “Esta región juega un papel importante en nuestro sistema alimentario mundial y es una fuente fundamental de ingredientes clave en alimentos básicos como pan, fórmula infantil y cereales”.

Yasa Júpiter
Yasa Júpiter

Cientos de empresas de todo el mundo se han retirado de Rusia con la esperanza de que el aislamiento económico ayude a empujar al presidente Vladimir Putin a reconsiderar la embestida contra una Ucrania mucho más pequeña. 

No Cargill. La compañía de 157 años con sede en Minnesota, la compañía privada más grande de Estados Unidos con US$134 mil millones en ingresos en 2021, tiene una larga relación con Rusia, ya que hizo negocios en la antigua Unión Soviética desde 1964. La compañía está controlada por un puñado de herederos multimillonarios, con un valor estimado de US$ 42 mil millones. 

No tienen que responder ante los accionistas públicos, quienes podrían quejarse de que las cosechas de Cargill alimentan la maquinaria de guerra rusa.

Cargill ha dicho que está reduciendo sus operaciones en Rusia, donde realiza menos del 5% de su negocio global. Los expertos en comercio dicen que la decisión de Cargill de permanecer en el país también es un esfuerzo por mantener su participación de mercado cuando se trata de competidores nacionales. 

Cargill
Cargill

El riesgo real para Cargill y sus rivales estadounidenses ADM y Bunge es que retirarse de Rusia abriría el mercado para la nacionalización, según el analista de S&P Chris Johnson. Eso podría eliminar por completo a las empresas con sede en el extranjero del mercado de 144 millones de personas.

En Rusia, Cargill continúa produciendo trigo, pollo, alimentos para animales, jarabes y almidones, mientras tritura semillas oleaginosas y comercializa granos y otros productos básicos. Cargill también fabrica ingredientes alimentarios controvertidos llamados "texturizantes" en Rusia.

Cargill tiene mucha más exposición a pérdidas potenciales por el conflicto en Ucrania. La empresa, que anunció a principios de este mes que donaría 25 millones de dólares, una fracción de los ingresos anuales, a las iniciativas de socorro de Ucrania, parece querer desempeñar el papel de diplomático corporativo que baila entre los dos países en guerra, dice Paul M. Vaaler, un profesor en las facultades de derecho y negocios de la Universidad de Minnesota.

“Cargill tiene importantes inversiones fijas y hundidas en ambos países”, dijo Vaaler. “¿Qué empresas tienen activos sustanciales en ambos países? No muchos. Están tratando de manejar su posición diplomática con ambos gobiernos”.

Juntos, Rusia y Ucrania producen casi un tercio del trigo exportado en el mundo. Millones de personas, especialmente en Oriente Medio y el norte de África, corren peligro de pasar hambre este año debido a la escasez de exportaciones provocada por la guerra.

David Laborde Debucquet,
David Laborde Debucquet,

“Hay grano en Odessa, y normalmente debería haber sido enviado pero no se envía”, dice David Laborde Debucquet, investigador principal del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias. Aproximadamente 20 millones de toneladas de trigo “de Ucrania que normalmente deberían haber llegado al mercado pueden no llegar al mercado. Entonces creará un vacío adicional con opciones muy limitadas sobre cómo vamos a llenarlo”.

Holodomor
Holodomor

Los ucranianos recuerdan su propia hambruna, llamada Holodomor, que mató a millones entre 1932 y 33. Dicen que los soviéticos orquestaron las muertes generalizadas al racionar la cantidad de alimentos cultivados en Ucrania que permanecían en Ucrania y al mismo tiempo exportarlos a otros países.

Cargill informa que ninguno de sus empleados resultó herido por los ataques rusos, y el Yasa Júpiter se mantuvo en condiciones de navegar después de los ataques del 24 de febrero y su tripulación se mantuvo a salvo. 

Anualmente, alrededor de 5 millones de toneladas de granos y otros productos se mueven a través de Yuzhny, y aunque Cargill siempre ha sido el mayor cliente del puerto, otras compañías también realizan envíos a través de él. Actualmente hay cuatro embarcaciones atracadas en el puerto, según Vessel Tracker.

La región juega un papel importante en la producción de ingredientes clave para productos básicos como pan, fórmula infantil y cereales para familias de todo el mundo. Cargill dijo que no se centra en un país sino en el sistema alimentario mundial.

  • Con información de Forbes US

loading next article