Forbes Argentina
Cielito Nuestro NFT
Money

Argentinos y españoles invierten US$ 1 millón en una plataforma de NFT

Laura Mafud

Share

Aura busca ser el nexo entre el mundo digital y el mundo físico mediante una plataforma de compra y venta de arte. Tiene un amplio catálogo de artistas de América Latina y otros continentes, tanto consagrados como emergentes.

04 Octubre de 2021 12.00

Los diferentes actores del ecosistema artístico de la región, ya sean artistas, galeristas, curadores y coleccionistas, ahora cuentan con un espacio en el cual darse cita: Aura, una plataforma de arte NFT, lanzada recientemente que ya cuenta con casi 100 artistas y más de 150 obras tokenizadas. Su objetivo es brindar a todos los usuarios una experiencia al crear, coleccionar y comercializar arte NFT, una modalidad que está transformando el mercado y que borra las fronteras geográficas, lo cual les brinda a los artistas regionales la posibilidad de vender sus obras a precios internacionales.

"Aura está establecida en Delaware, Estados Unidos, y es un proyecto nacido a partir de gente de diferentes nacionalidades", comparte a Forbes Juan Pablo Scheinsohn, vocero de Aura y uno de los tantos impulsores de esta iniciativa, entre quienes también se encuentra Stefano Mascardi, de España.  

¿Qué es un NFT?

Un NFT es un activo digital que representa objetos del mundo real como arte, música, elementos de videojuegos, videos, entre otros. Se compran y venden online, frecuentemente con criptomonedas, y generalmente están codificados con el mismo software subyacente que muchas cripto.

El vértice del amor, de Frenetik Void.

Aunque existen desde 2014, los NFT están ganando notoriedad ahora porque se están convirtiendo en una forma cada vez más popular de comprar y de vender obras de arte digitales. Desde noviembre de 2017, se destinaron unos US$ 174 millones a NFT.

"Desde hace más de un año y medio que el mercado de NFT está en continuo crecimiento. Es muy interesante ver tanto a creadores como coleccionistas volcarse a este mercado y mover su economía dentro de él. Museos e instituciones están tokenizando sus obras para recibir fondos, y muchos artistas del mundo físico se están sumando a la movida también. La plataforma OpenSea, por ejemplo, registró US$ 4.000 millones en volumen de comercio en agosto de 2020", añade Scheinsohn, quien estima que Aura tendrá un crecimiento de 500% el año que viene.

Con una inversión inicial de US$ 1 millón, Aura nació a partir de la necesidad de una unión del arte físico y digital, de llevar la investigación y curaduría de arte a un nuevo mundo, pero también traer el pasado y sus artistas al presente virtual. Su propósito es llevar el arte NFT a altos estándares trabajando junto a artistas emergentes y establecidos, así como grandes maestros tanto del mundo físico como del digital. 

"Trabajamos junto a curadores, historiadores e investigadores de arte para que se acerquen a los protagonistas de este nuevo medio. Analizamos y le damos un contexto a la obra de los artistas", comparte.

Si bien la utilización de NFT ha ido creciendo con fuerza, aún se encuentra en estado emergente. Uno de los objetivos de Aura es justamente legitimar y garantizar la autenticidad de las obras con las garantías de seguridad blockchain.

"Aura es una plataforma curada de venta de NFTs, exclusivamente dedicada a artes visuales. A diferencia de otras plataformas, nosotros no incluimos memes o cualquier otro objeto de valor que sea tokenizable", aclara Scheinsohn.

Con respecto a la proyección del producto, la comunidad de Aura se muestra entusiasmada: “Hay que destacar que la población del continente es importante para la economía cripto, ya que sobresale por tener muchos holders. Algunos de estos holders también son grandes coleccionistas. Y también cabe subrayar que la comunidad latina de artistas digitales NFT es de las más importantes del mundo y, dentro de ellos, hay muchos que se volvieron coleccionistas. Confiamos en que Aura ocupará un lugar importante para nuestra comunidad”, sostienen desde el colectivo.

Los inicios

El proyecto comenzó a gestarse en abril de 2021, cuando sus representantes se reunieron por primera vez y compartieron visiones sobre el ecosistema del NFT. Así decidieron comenzar a preguntarse qué problemáticas en el mercado y en las comunidades querían enfrentar y resolver.

Cielito nuestro, de Eduardo Pla.

“Veíamos que había muchas plataformas de venta de NFT, pero faltaba una que se dedicara exclusivamente a las artes visuales y al trabajo con investigadores e historiadores de arte para llevar a cabo curadurías”, suman desde el colectivo. “Nuestro objetivo es unir el ecosistema del mercado de arte físico al digital, traer a sus protagonistas a la blockchain y generar un nuevo canon”.

Aura ofrece exhibiciones semanales curadas por académicos y tiene un marketplace exclusivamente dedicado a las artes visuales, y por el lazy minting ('acuñación perezosa') para que los artistas no tengan que costear un fee: lo hace el comprador al adquirir la obra. Esto incentiva al artista a probar el mercado y no quedarse afuera.

Omen, de Aun Helden.

La plataforma trabaja principalmente en Ethereum, pero también cuenta con su propia red para hacer posible el lazy minting. Desde Aura, asimismo, están pendientes del lanzamiento de los smart contracts de Cardano para incorporarlos a su plataforma.


Cómo funciona

El proceso para utilizarla es simple: funciona por aplicaciones para artistas y galerías. Al crearse un usuario, se debe elegir un perfil según el rol (coleccionista, artista, galería de arte) que tengan dentro de la plataforma y llenar los requerimientos pedidos. En caso de ser artista o galería una vez aplicados, estarán a la espera de un mail de confirmación donde se aceptarán o no. 

Utopía de lo imposible, de Milton Sanz.

Los artistas y las galerías pueden crear NFT desde su billetera, y comercializarlos dentro del marketplace. Por su parte, los coleccionistas solo pueden comprar y vender  las obras, no pueden crearlas.


 

loading next article