Forbes Argentina
Elon Musk
Millonarios

Elon Musk encuentra el problema energético mundial, pero ¿quién tiene la solución?

David Blackmon

Share

La actual crisis energética de Europa se gestó mucho antes de que Vladimir Putin tomara la decisión de invadir Ucrania.

07 Marzo de 2022 08.00

En un extraordinario par de tuits el viernes por la noche, el fundador y consejero delegado de Tesla, Elon Musk, sonó de repente como un vocero de la industria del petróleo y el gas de Estados Unidos.

Y ahí lo tienen: El visionario de la industria del vehículo eléctrico (VE) parece admitir que las fuentes de energía “sostenibles”, es decir, renovables, son inútiles en esta emergencia. Al igual que han sido esencialmente inútiles para Alemania y gran parte del resto de Europa durante su emergencia energética desde el verano pasado. Casi parece que el hecho de haber vivido en Texas durante el último año está empezando a contagiar la perspectiva energética del Sr. Musk.

Pero la cuestión es la siguiente: la industria del petróleo y el gas de Estados Unidos tampoco puede responder a esta crisis de forma inmediata, aunque sí puede hacerlo más rápidamente que la eólica y la solar. Al fin y al cabo, se trata de una industria que aumentó la producción de petróleo de Estados Unidos en 2 millones de barriles diarios en sólo un período de 12 meses hace unos años: con los recursos disponibles en Estados Unidos, la industria nacional podría añadir un millón de barriles diarios en unos pocos meses.

Al contrario de lo que ha declarado recientemente la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, la industria estadounidense no puede simplemente “apretar el interruptor” para activar más producción. Se trata de una industria que requiere mucho capital y cuyos grandes proyectos implican la obtención de permisos, la construcción de rutas, la nivelación de plataformas de perforación y la instalación de grandes infraestructuras antes de poder producir. Eso lleva tiempo y dinero. Dinero de verdad.

No hay duda de que el mundo necesita producir más petróleo, y rápido. ¿Pero de dónde saldrá? El petróleo ruso está desapareciendo del mercado, ya que las refinerías y los comerciantes lo consideran cada vez más tóxico y demasiado arriesgado debido a las crecientes sanciones. En la actualidad, millones de barriles diarios de petróleo ruso se quedan sin vender, lo que aumenta la presión sobre un mercado ya desabastecido.

En los últimos meses se ha hecho cada vez más evidente que la mayoría de los países de la OPEP+ carecen de una capacidad excedentaria significativa para aumentar la producción. Sólo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos parecen poseer ahora un exceso de capacidad significativo. En los últimos días han circulado noticias de que los negociadores están cerca de llegar a un acuerdo nuclear con Irán, lo que podría devolver a los mercados entre medio millón y un millón de barriles diarios en poco tiempo.

Los mercados respondieron a esa noticia el miércoles, cuando el precio cayó un 5% más o menos, pero parecieron olvidarse de ella el jueves y el viernes, elevando el precio del Brent a 118,10 dólares y el del West Texas Intermediate a 115,70 dólares al cierre.

Ya he hablado anteriormente del hecho de que la industria mundial en los últimos años no ha invertido lo suficiente en la búsqueda de nuevas reservas necesarias para reemplazar el petróleo que hemos estado consumiendo desde 2015. Las grandes firmas de análisis Rystad Energy y Wood Mackenzie estimaron el año pasado que el déficit de inversión acumulado ha sido de entre 400.000 y 500.000 millones de dólares en ese tiempo. Son cifras importantes incluso para esta gran industria, y se necesitarían años para reducir ese déficit incluso en tiempos más tranquilos. Ya no importa si esto ha sido resultado de la presión de la comunidad de inversores ESG o si se debe a otros factores: Es un hecho, y es un problema.

Dada esta falta de inversión necesaria en nuevos recursos, era inevitable que el mundo acabara experimentando un choque de trenes de oferta/demanda en lo que respecta al petróleo. Muchos pensaban que se produciría en uno o dos años, pero la creciente guerra en Europa ha intercedido y acelerado los plazos; así, el choque de trenes ha llegado, y los gobiernos occidentales han sido sorprendidos con los pantalones bajados en materia de energía.

Aunque ha habido un cierto repunte en los niveles de inversión de la industria desde que se publicaron esos informes el verano pasado, ha sido marginal en el mejor de los casos. El recuento de equipos de perforación en EE.UU. ha aumentado desde entonces, pero la semana pasada el recuento de Baker Hughes cayó, y el recuento de esta semana de Enverus vio un aumento neto de sólo 1 equipo de perforación sobre la semana anterior. Esta no es exactamente la respuesta de la oferta que algunos anticipaban por parte de la industria nacional, y ciertamente no es de la magnitud que se requeriría para siquiera comenzar a corregir 7 años de subinversión masiva en nuevos recursos.

Es importante recordar que la actual crisis energética de Europa se gestó mucho antes de que Vladimir Putin tomara la decisión de invadir Ucrania. Lleva en marcha desde el verano pasado, producto de más de una década de toma de decisiones irracionales en materia de política energética por parte de los gobiernos de Alemania, Reino Unido, Francia y otras naciones europeas. En Estados Unidos, la situación se ha visto exacerbada por el mismo tipo de decisiones irracionales del gobierno de Biden, que esta semana seguía aferrándose a su mensaje de “Nuevo Pacto Verde” a pesar de la emergencia energética que le rodea.

Como dijo Musk en su tuit, “tiempos extraordinarios exigen medidas extraordinarias”. Pero también requieren que los responsables de tomar decisiones extraordinarias hagan elecciones extraordinarias. En esta crisis continua, es dolorosamente difícil identificar a cualquiera de esos individuos extraordinarios entre los líderes del mundo libre. Por lo tanto, parece inevitable que esta crisis energética continúe y se agrave mucho más antes de que las circunstancias obliguen a tomar las decisiones extraordinarias.

*Publicada en Forbes US

loading next article