Forbes Argentina
-
Lifestyle

Este hábito matutino puede sabotear tu productividad todo el día: por qué hay que evitarlo

Forbes US

Share

Por qué chequear nuestra casilla de e-mail ni bien nos levantamos puede llevarnos al fracaso durante el resto de nuestra jornada laboral.

10 Septiembre de 2020 11.02

Si sos como la mayoría de nosotros es posible que te despiertes con una necesidad visceral de revisar el correo electrónico a primera hora de la mañana. De alguna manera, se ha convertido en una necesidad casi fisiológica que se ubica justo debajo de ir al baño y cepillarnos los dientes. 

Si bien es algo comprensible dado nuestro entorno impulsado por la tecnología las 24 horas del día, los 7 días de la semana, ese impulso reflexivo aparentemente inocente realmente puede llevarnos al fracaso durante el resto de nuestra jornada laboral. Por lo tanto, si tenés el hábito de chequear tu correo electrónico mientras desayunás (o incluso antes), prestá atención. Es posible que la satisfacción en tiempo real no valga la pena a largo plazo, por lo que es posible que desees reconsiderar este hábito aparentemente inocente.

Los hábitos del emprendedor altamente eficiente - Emprendedores.es

La verdad es que consultar el correo electrónico a primera hora de la mañana puede prepararnos para unos días de trabajo caóticos y menos productivos. “Tu bandeja de entrada no es más que la lista de tareas de todos los demás para usted”, explica Carson Tate, socio gerente de Working Simply, Inc. "Si comienzás el día reaccionando a las emergencias y necesidades de los demás, desvías tiempo y energía de tus prioridades". Para reducir el estrés y mejorar la productividad, es de vital importancia comenzar las mañanas en el asiento del conductor, decidiendo metódica e intencionalmente cómo distribuirás tu tiempo y energía, y monitorear obsesivamente el correo electrónico con demasiada frecuencia puede sabotear nuestra capacidad para hacerlo. ¿Cómo sucede? Considere estos escenarios demasiado comunes:

  • · Siempre leés tu correo electrónico mientras comés tu avena matutina (saludable y eficiente, ¿no?), y te sorprendés al ver un correo de tu compañera Pam. A medida que te atragantás un poco al leer su corto mensaje, inmediatamente comenzás a obsesionarte mentalmente con lo que leíste. Ahora estás agitado y gritando órdenes para que tus hijos tomen sus mochilas, corriendo a la puerta para llegar a tiempo y todo el camino enojado por tu interpretación del correo electrónico de lectura rápida.
  • . Suena la alarma y agarrás el teléfono para apagarlo y, por supuesto, revisás el correo electrónico para saber si hay algo urgente de tu jefa Lisa. Uno de los primeros correos electrónicos es tu resumen diario de noticias de entretenimiento y no podés creer la última ruptura de famosos. Sabías que nunca durarían, pero aún así te sorprendés al enterarte de la reciente orden de restricción. Después de leer el artículo, te das cuenta de que ahora estás 15 minutos atrasado para despertar a los chicos. Ahora estás retrasado y probablemente no tendrás tiempo para hacer ninguna preparación antes de tu reunión de las 8 am. Bueno, tendrás que improvisar.
Cinco hábitos cotidianos que conviene modificar por tu salud mental - Clarín

Si bien consultar el correo electrónico antes de cepillarnos los dientes puede parecernos natural, es una forma terrible de comenzar el día y el hábito está plagado de riesgos. Posiblemente, más importante que el riesgo explícito es el enorme costo de oportunidad: lo que nos impide lograr en la mañana para prepararnos para el éxito . 

“La forma más importante de comenzar la mañana es en sus propios términos”, insiste Michelle Wax, fundadora de American Happiness Project. “Cuando hacemos esto, cedemos nuestro control a primera hora de la mañana y permitimos que factores externos determinen cómo se desarrollará nuestro día. Comenzar nuestros días libres en "modo de respuesta" disminuye la productividad, ya que no hemos establecido nuestros propios objetivos y prioridades”.

Ciertamente, no existen reglas estrictas y rápidas sobre cuándo y con qué frecuencia revisar el correo electrónico y siempre habrá circunstancias únicas y extremas que desafíen las mejores prácticas, pero para la mayoría de los que tienen el hábito de revisar el correo electrónico reflexivamente a primera hora de la mañana es un peligro.

Considerá tus propios hábitos. ¿Qué tan pronto revisás el correo electrónico después de despertarte? ¿Lees rápidamente o te tomás el tiempo adecuado para leer el correo electrónico antes del desayuno? ¿Estás respondiendo realmente a los correos electrónicos antes de que comience oficialmente tu "jornada laboral"? Si estás respondiendo “sí” a uno o más de estos, es posible que desees dar un paso atrás y considerar qué tan bien te está sirviendo este hábito. Puede parecer natural y fácil en este momento, pero ¿cómo te está sirviendo realmente? Recordá que el hecho de que te sientas bien no significa que sea una buena idea. De hecho, hay hábitos que son mejores para nosotros: como hacer ejercicio.

Autora: Dana Brownlee.

Podés leer el artículo original en inglés acá.