Forbes Argentina
robbertvantrooijen_002_updated_1_0
Liderazgo

Robbert Van Trooijen, de Maersk y su trabajo para el traslado de las vacunas

Florencia Radici Forbes Staff

Share

Robbert Van Trooijen, Regional Managing Director Latin America & Caribbean de Maersk, el impacto de la pandemia en la logística, cómo la tecnología está transformando el negocio y el desafío de transportar las dosis contra el Covid-19.

08 Marzo de 2021 08.30

La palabra nómade lo define perfecto: vivió en Rotterdam (Holanda), San Pablo (Brasil), Seúl (Corea del Sur), Hong Kong (China), Londres (Reino Unido), Dinamarca, Dubai (Emiratos Árabes Unidos) y Panamá. Robbert van Trooijen, Regional Managing Director de América latina y el Caribe de Maersk, el gigante de la logística mundial, es holandés, pero no vive en su país natal desde que consiguió su primer trabajo en la naviera Nedlloyd. “Mi primera influencia fue mi papá, que era oficial de una naviera, y luego trabajó en logística, por lo que siempre fue una fuente de inspiración para mí desde joven”, le cuenta van Trooijen a Forbes Argentina desde Panamá, donde está basado ahora. “Estudié en Rotterdam, en Holanda, y en ese entonces para los estudiantes las opciones eran Shell (petróleo), Unilever (alimentos) o Nedlloyd (logística). Y me atraía hacer una carrera internacional”, admite. 

Fue esa primera compañía la que lo llevó de América latina a Asia y luego a Europa. Cuando fue adquirida por Maersk, lo nombraron vicepresidente a cargo de Servicios en América latina. Luego fue el turno de Oriente y Asia Central, seguido por América latina y Asia Pacífico. Su último destino, antes de volver a Panamá en agosto de 2020, había sido Hong Kong. “El aprendizaje más importante es que cuando uno nace o crece en un país, hay muchas cosas que son obvias para uno pero pertenecen a ese país. Ese es el primer aprendizaje: muchas cosas en la vida, casi todo, es relativo. Obviamente hay valores básicos del ser humano, pero en términos de cómo se hace un negocio, qué es importante y el desarrollo profesional son cosas distintas que varían de una cultura a otra. Lo que aprendí es a nunca asumir que una cosa es obvia porque no lo es”.

¿Cómo fue el último salto de Hong Kong a Panamá, teniendo en cuenta lo diferente de las regiones? 

Asia es una región muy dinámica, es “la fábrica del mundo”. Regresar a América latina para mí es un poco como volver a casa. Es mi segunda vez en Panamá, donde estuve antes de irme a Hong Kong. Son dinámicas distintas. Las economías de América latina están más basadas en lo agrícola y productos naturales cuando se trata de exportación. Las economías son distintas pero la cultura es bárbara, con mucho calor humano. 

¿Cómo fue el 2020 para la empresa y para la industria? ¿Cómo impactó la pandemia? 

Obviamente fue un año sin precedentes. Cambió todo: la manera en que trabajamos, mucho más a distancia y por video antes que reuniones personales, pero también el negocio de nuestros clientes. Por increíble que parezca, las exportaciones de la región siguieron fuerte, porque las ventas agrícolas siempre continúan. El mundo sigue comiendo y bebiendo. El impacto mayor fue en las importaciones, porque los latinos no fueron a las tiendas o los shoppings igual que antes, por las restricciones por la pandemia y por la caída del poder adquisitivo. Entonces, cambió mucho el comportamiento del consumidor y su confianza en la economía. Ahora en 2021 tenemos la esperanza de que la confianza del consumidor vuelva al nivel anterior. Obviamente la vacuna va a influir mucho. Y lo segundo es la situación del empleo, que vuelva al nivel anterior o mejor. 

Me parece que algunos cambios son para siempre, como la manera en que trabajamos. El concepto de trabajar 100% en la oficina no va a volver, vamos a combinar una parte de trabajo remoto o en casa, o quizá en una tercera localidad que no sea la casa ni la oficina. Es un impacto también que todavía no entendemos 100%, porque muchas de las condiciones sociales son alrededor de la oficina. Si las personas se encuentran una vez por semana, ¿cómo se desarrolla la relación atrás? Es un tema super importante para entender el cambio en los años que vienen. 

¿Cómo se adaptaron en la empresa? 

En primer lugar, nosotros tuvimos un ciberataque hace algunos años. El resultado de eso fue una gran inversión en digitalización. Entonces, estábamos más preparados que nunca para trabajar de manera remota y la operación podía continuar. Los puertos siguieron abiertos, los buques entrando y saliendo, el flujo de información continuó como antes. Obviamente, la gran pregunta es la respuesta de nuestros clientes: ¿la demanda de los clientes va a continuar como antes? ¿Va a ser más débil o más fuerte? Cada respuesta es distinta. Por ejemplo, el sector automotriz paró casi al 100%, pero el retail cambió de la tienda física a la digital. 

Para nosotros es un tema de agilidad, de saber cómo trabajar con nuestros clientes para sustentar el nivel nuevo de operaciones de cada uno de ellos. Muchas veces sin saber qué iba a pasar al día siguiente, con la cadena de suministro muy inestable por problemas de producción y demanda. Se necesitó mucha flexibilidad y agilidad para atender la demanda imprevisible de los clientes. Y sigue así al día de hoy, porque todavía no sabemos si este año el consumo va a volver a niveles anteriores o sigue cayendo. Tenemos que estar preparados para ayudar a nuestros clientes en la imprevisibilidad. La logística es muy importante, porque muchas veces manejamos la cadena de suministro de nuestros clientes y tenemos que estar listos para saber cómo ayudarlos. 

¿Cuáles son las principales tendencias en la industria? ¿Cómo se transforma y cómo impacta la tecnología? 

La influencia más importante es la visibilidad, no solo de la cadena de suministro, sino también de la demanda. Hoy, la capacidad naviera está llena. A nivel mundial, no hay mucha capacidad ociosa. Entonces, entender las tendencias de la demanda es super importante porque la flexibilidad de la cadena global naviera es menor que en el pasado. Lo mismo sucede con los almacenes y los camiones. Hay que entender qué pasa en la cadena y dónde están las disrupciones. 

Blockchain es una de las tecnologías que va a influir mucho en la visibilidad, porque descubrimos que no sirve tener la visibilidad completa sobre la parte marítima si no hay una visibilidad end to end de la cadena. Y no es solo entender el flujo de carga natural, sino también los documentos. Entonces, para tener un ecosistema de información que beneficie a los clientes tenemos que tener el apoyo de los Gobiernos, de los operadores portuarios, los camiones, los operadores. El blockchain permite ofrecer una solución holística que no es nuestra, sino neutra, pero ordena esa información. Hay una gran diferencia entre los clientes que están preparados y los que todavía no hicieron una inversión grande en la parte digital de su empresa y ahora lo están sufriendo. Eso es algo que va a cambiar la industria para siempre, pero se necesita una inversión grande en digitalización que se está haciendo ahora. La pandemia incrementó la necesidad de hacer el desembolso. 

¿Cómo está hoy el negocio de Maersk en América latina? 

Somos líderes en el mercado de transporte marítimo. Tenemos cuatro brands que operan: Maersk, Hamburg Süd (naviera), Alianza (naviera brasileña) y Sealand (que hace transporte dentro de las Américas). Eso respecto al transporte marítimo, donde tenemos una participación regional de alrededor de 25%. También tenemos un sector de logística, entonces operamos puertos, almacenes, gerenciamiento de cadena de suministro para nuestros clientes. No somos del tamaño de DHL, pero sí estamos creciendo rápidamente. Nuestro plan es crecer tanto de forma orgánica como inorgánica, o sea, realizando adquisiciones. Esto es parte del motivo de mi regreso de América latina, para liderar la expansión de logística. 

¿Cómo ve el tema de las vacunas para el Covid-19 y su traslado? 

El de las vacunas es un tema muy sensible porque, primero, es una cuestión de cantidad. Lo segundo es el tiempo, porque hay que tener una velocidad importante. En tercer lugar, super importante, es la temperatura. Hay pocos medios de transporte que tengan esa capacidad, tanto en almacén como buques o aviones. Para el mundo, la cadena de suministro no termina en un almacén, sino en el cuerpo de la persona cuando recibe la vacuna. Lo más importante que tenemos en este momento en el mundo es esto, y es muy sensible porque tenemos que colocar la vacuna en todas las personas lo más rápido posible. Trabajamos junto con algunos proveedores de vacunas para ayudarlos. Es un negocio mundial, todas las empresas de logística que están trabajando para esto. 

loading next article