Forbes Argentina
Arcos Dorados
BrandVoice

La digitalización del fast food, a 35 años de su llegada a la Argentina

Forbes Digital

Share

Arcos Dorados es el mayor franquiciado independiente de McDonald's del mundo y la cadena de restaurantes de servicio rápido más grande en América Latina y el Caribe. La "M" más popular de mundo cumple sus primeros 35 años en la Argentina y está llevando adelante un proceso de digitalización sin precedentes, con el cliente como foco principal.

18 Noviembre de 2021 10.30

A nivel mundial, las compañías saben que la mejor manera de destacarse en un mercado cada vez más versátil y competitivo es a través de su relación con los clientes. Una buena experiencia de compra, la atención personalizada, la resolución de problemas y la simpleza y dinamismo en un mundo sin tiempo son clave a la hora de fidelizarlos. 

La transformación digital global, con la pandemia como jugador clave en los últimos meses, puso a prueba a las compañías, que se vieron obligadas a acelerar procesos, fortalecer equipos, y acomodar estrategias de crecimiento y planes de acción. 

Arcos Dorados, que está cumpliendo 35 años de operaciones en la Argentina, es el ejemplo de cómo hay que hacer las cosas para brindar un servicio de primera calidad, acompañado de una experiencia única para sus clientes y cumpliendo las normas de higiene y seguridad desde sus inicios. 

"El 2020 marcó un hito en nuestra historia en términos de innovación tecnológica. Si bien la pandemia nos tomó por sorpresa, en McDonald's venimos trabajando hace muchos años en este camino de digitalización de procesos y con una estrategia clara de innovación en este sentido. Así, desarrollando equipos y capacidades tecnológicas, pudimos reaccionar y adaptarnos rápidamente al nuevo entorno. Fuimos la primera compañía del sector en transformar nuestra aplicación en un canal de ventas, elevando la experiencia de nuestros consumidores", resalta Eduardo Lopardo, director general de Arcos Dorados Argentina. 

Desde la apertura del primer local en el país en noviembre 1986, McDonald's se posicionó como una marca innovadora, disruptiva y atenta a las necesidades de sus clientes y su comunidad. La pandemia fue un punto de inflexión en el que los equipos creativos pusieron todos sus esfuerzos y recursos al servicio del cliente.

Gracias al camino hacia la digitalización en el que la compañía viene trabajando desde hace muchos años, su adaptabilidad a las nuevas reglas de juego fue inmediata. El lanzamiento de su aplicación móvil, que hoy ya cuenta con casi 9 millones de usuarios y ofrece la posibilidad de comprar y recibir el pedido a través de delivery propio gratuito, fue muy bien recibida por los clientes, que necesitaron saber que McDonald's seguía estando para ellos. 

Con el objetivo de potenciar el segmento de ventas de McDelivery y adaptarlo al nuevo contexto, McDonald's presentó una nueva opción a través de su app: el McDelivery Directo. Esta modalidad ya se encuentra disponible en varias localidades del AMBA y del país. Los clientes pueden seleccionar sus combos favoritos en la aplicación, abonar y recibir sus pedidos al domicilio con un servicio de envío gratuito. Esta opción se sumó a las ya existentes a través de las apps de delivery (Rappi, PedidosYa y Wabi).

Otra de las opciones que la compañía incorporó fue la de adelantar el pedido, también disponible en la aplicación, que implica la posibilidad de pedir y pagar los productos desde el celular, y retirar directamente el pedido por mostrador o a través de AutoMac. "El objetivo final fue generar una experiencia de compra rápida, segura y con el menor contacto posible, en un contexto de cambio estructural de algunos hábitos de la gente e incrementando aún más la conveniencia y practicidad de McDonald's", comenta Lopardo. 

Hace 35 años que la compañía trabaja diariamente con un claro objetivo: ofrecer productos de calidad y brindar un servicio de primer nivel a sus clientes, garantizando esa personalización y cercanía que puso a McDonald's en el lugar de liderazgo en el que se encuentra hoy. En todos estos años, supo escuchar e interpretar las necesidades de su público, lidiando con coyunturas diversas  y con el factor tiempo como algo que nunca sobra, hace mucha falta y es tomado como un valor agregado. 

"Hacia adelante, aceleraremos aún más la innovación e inversión en tecnología y, así, seguiremos ganando conocimiento y personalización en todas nuestras propuestas de valor para los clientes", cierra Lopardo.

loading next article