Forbes Argentina
Alimenticias
Negocios

Gluten free: fabrican galletitas y budines, pasaron del nicho de las dietéticas a los supermercados y ya facturan más de $ 350 millones

Javier Ledesma Cascio

Share

Smams nació en 2012 y pasó de las dietéticas a las grandes cadenas de supermercados. La historia de la marca que ya exporta a Uruguay, Chile y Paraguay.

29 Abril de 2021 09.00

"Al principio en las redes sociales y en todos lados nos preguntaban de dónde había salido la marca o si éramos importados porque en ese momento los productos para celíacos que habían en el mercado tenían poco sabor y el packaging era muy malo", comenta Lucas Cubero. Desde 2019 se desempeña como general manager de Smams, la alimenticia gluten free que elabora desde galletitas con chips de chocolate hasta pepas de membrillo e incluso pan dulces. De las dietéticas saltó a los supermercados y en 2020 facturó $ 350 millones.

La historia de la compañía se remonta a 2012. Gabriel Machta vio el negocio de fabricar productos sin TACC y organizó reuniones con expertos dentro del rubro galletitero. Encontró en Juan Carlos Crescini, titular de Leiva, al socio ideal y se unieron para crear Wellington Food SA. A través de esta razón social lanzaron Smams con una línea de cinco productos, entre los que estaban los polvorones y algunos budines.

Machta iba dietética por dietética ofreciendo su marca y poco a poco logró hacerse un lugar. En 2015 Crescini abandonó la sociedad, sin embargo pronto encontró a otro partner. "Me detectaron de grande que soy celíaco, a mí y a mi hija. Ella me dijo que probara estas galletitas, me encantaron e hice un research de empresas", relata Norberto Varas, socio de Smams.

"Cuando nació Smams era un nicho que se podía conseguir en pocos lugares. Había mucha menos información también desde el lado medicinal. Hoy hay un acompañamiento que se da desde la información, detección y oferta de productos por lo que se ganó un espacio en góndola que antes no existía", detalla Cubero. El ejecutivo trajo consigo su experiencia en Molinos Río de la Plata, donde ocupó el cargo de gerente de Operaciones en la unidad de Pastas.

A las góndolas de las dietéticas se le sumaron grandes cadenas como Walmart, Carrefour, Cencosud y DIA, además de Farmacity. Esto fue de la mano de un crecimiento en el portfolio de productos y en la producción. De una fábrica de 600 metros cuadrados pasaron a una de 4000 metros cuadrados en Mataderos, a la que recientemente le agregaron otros 1600 metros cuadrados.

Los polvorones y los budines (vainilla, con frutas, con chips y marmolados) fueron solo el comienzo. Al poco tiempo incorporaron grisines y biscuits. Hoy cuentan también con variantes gluten free de algunas galletitas clásicas como las Chocolinas, las Oreo y las Manón. "Ahora pensamos abrir un poco más el abanico con pan de molde, pan rallado, tostadas y una línea de snacks de bajas calorías", comenta Varas.

En la compañía trabaja un equipo de I+D que se encarga de analizar los alimentos de la góndola y determinar cómo reemplazar ciertos ingredientes para hacerlos apto celíaco. La estrategia, apuntan, es lanzar cinco productos por año.  "Lo que más se vende hoy son las crackers, las galletitas rellenas y los budines", señalan.

Pero más allá de lo gluten free también incorporaron una línea sin azúcar agregada. Y al respecto Varas explica: "El nicho del sin gluten se considera que es un 1% de la población y si le sumas los que adoptan estos productos por moda o cultura escala al 3% solamente".

Entre 2019 y 2020, la firma desembolsó alrededor de US$ 250.000. "Reinvertimos todos los dividendos, incorporamos management y sumamos capacidad. Eso se redujo en una mejora en la productividad y un crecimiento en volumen", afirma Varas.

Smams elabora cerca de 800.000 kilos de producto por año con una tasa de crecimiento de hasta un 40% anual. No obstante, todo esto no solo es para el mercado interno sino que también exporta. Chile y Uruguay fueron los primeros destinos, hace poco llegó a Paraguay y a comienzos de 2021 Varas viajó a los Estados Unidos para iniciar contacto con distribuidores. Varas concluye: "Podes elegir quedarte en tamaño y hacer un negocio rentable, pero si queres crecer el desafío es evolucionar".

loading next article