Forbes Argentina
leandro iraola, presidente de grupo iraola
Negocios

El plan del nuevo dueño de Zanella para relanzar la marca y facturar US$ 320 millones en 2022

Javier Ledesma Cascio

Share

Grupo Iraola se quedó con la marca a comienzos de este año y a principios de 2021 iniciará la estrategia para reposicionarla. Recientemente anunció una inversión de $ 980 millones en su planta de Venado Tuerto.

14 Diciembre de 2020 17.00

Tras un proceso de compra complejo, con pelea judicial con Motomel en el medio, Grupo Iraola afina los detalles para relanzar la marca nacional de motos Zanella a comienzos de 2021. Con esta estrategia, el holding, que en el segmento maneja las marcas Corven, Kawasaki, Kymco, Bajaj y Mondial, espera captar un 37% del mercado de motovehículos para mediados del año próximo.

El plan se apoyará en tres pilares: una nueva identidad de marca con cambios en su logo; la apertura de concesionarios exclusivos, que llevaran el nombre de 'Tiendas Zanella'; y el fortalecimiento del portfolio de productos. Por caso, en la planta de la marca en Caseros ya se encuentran ensamblando camiones de carga liviana Z-Trucks. A su vez, para desarrollar la jugada incorporaron a un viejo conocido de Zanella, Facundo Lippo, quien fue su gerente comercial entre 2007 y 2013 y a mediados de este año se incorporó a la división de motos del grupo.

La adquisición de Zanella fue autorizada por la justicia en febrero de este año. Había colgado el cartel de venta en diciembre de 2019 y luego de negociar con su dueño, el suizo Walter Steiner, el Grupo Iraola junto a un grupo inversor selló su compra. En un principio, el holding buscaba quedarse solo con la marca, pero finalmente decidió ofertar por el 100% de la empresa luego de la maniobra judicial de Motomel ganar la disputa.

Con la compra, Grupo Iraola pasó a manejar las cuatro plantas de Zanella, sin embargo no todas quedarán en pie. La de Mar del Plata permanecerá cerrada, mientras que la de Córdoba aun es una incógnita. En tanto, la fábrica industrial de San Luis ya se encuentra operando desde abril en plena producción de motos; y la de Caseros funciona como centro de distribución y con otro ojo puesto en la pata automotriz.

"Empezamos hace cinco meses y en ese momento Zanella tenía un 4% de participación. Tímidamente hoy ya tenemos 50 concesionarios abiertos y un 7,5% de participación. A principio del año que viene esperamos tener un 9% y llegar a un 14% a mediados de 2021", detalló Lippo. En segundo lugar entre las marcas de la firma quedaría Corven con un 11%. Según el informe de noviembre de ACARA, en el acumulado del año Corven es la tercera marca más vendida con un 12,8% y 31.228 unidades patentadas, solo superada por Motomel (13,87%) y Honda (23,1%).

De las partes al todo

La compañía fue fundada en 1969 por José Ismael Iraola especializada en la reparación de amortiguadores mediante una asociación con un fabricante cordobés y luego se expandió a la producción a través de la marca Corven. Estas siglas juntan a Córdoba con Venado Tuerto, donde Iraola inició su negocio. Luego, la firma se lanzó al mercado de las motos de donde actualmente viene el 52% de su facturación, por su parte los repuestos tienen una participación del 24% en los ingresos.

"Desde lo financiero perdimos mucho en 2018, 2019 y parte de 2020 pero pudimos bancarlo con capital del grupo. Hoy tenemos ganancias porque subieron las ventas y bajaron las tasas de interés", señala Leandro Iraola, hijo del fundador y actual titular de la empresa. Para este año tendrán una facturación de US$ 219 millones y esperan que esta alcance los US$ 320 millones hacia 2022.

Corven es la tercera marca más vendida en lo que va del año detrás de Motomel y Honda.

Estas perspectivas de crecimiento de ingresos, apuntan desde Grupo Iraola, se cimentan principalmente en la absorción de Zanella, un esperado crecimiento del mercado de motos y en particular una suba en los ingresos por ventas de Mondial y Kawasaki. Con respecto a esta última recientemente anunciaron una inversión de $ 980 millones para iniciar su producción local y ampliar su capacidad de fabricación de 250.000 unidades anuales en Venado Tuerto. De este monto, puntualizan, ya se efectivizó un 60% y esperan finalizar las obras en los próximos 90 días.

De acuerdo a los últimos números de ACARA, hasta noviembre se comercializaron 243.649 motos, lo que implica una caída interanual del 19,9%. Según Lippo, esperan que el año cierre con alrededor de 275.000 unidades y para 2021 estiman un mercado de entre 360.000 y 375.000 patentamientos. "Si el crédito acompaña y la tasa de interés está por debajo de los 50 puntos, la venta de motos va a acompañar", asegura. Asimismo, afirma que la expectativa también va de la mano del plan 'Mi moto 2020' del Banco Nación para adquirir motos de hasta $ 200.000 en 48 cuotas. No obstante, advirtió: "Se tienen que limar algunas cuestiones aun porque hoy un potencial comprador tiene 15 días para efectivizar la operación, pero mientras ya ocupaba el cupo".

Además de las motos y los componentes, Grupo Iraola cuenta con una división automotriz desde 2018 con la que comercializa camiones bajo la marca china Foton y buses a GNC, GNL y eléctricos que importa también desde el país asiático. "Los eléctricos son caros por la batería. Tiene que bajar el precio para poder acercarse por lo que veo más probable el crecimiento de GNL y GNC ya que el gas va a sobrar y es más difícil de exportar", expresa Iraola. 

Por otro lado, tienen un ojo en el negocio del agro con Arraiz, que protagoniza un 13% de la facturación, y se dedica a la producción primaria y elaboración de alimentos para consumo humano y animal. A esta se le suma la pata energética, con Nclave, aunque se encuentra en stand by; y una financiera, Creditech, con la que brindan préstamos para la adquisición de motos y otros bienes.

loading next article