Forbes Argentina
Money

Uno por uno: los aumentos que comienzan a regir en CABA

Forbes Digital

Share

VTV, estacionamiento medido, acarreo, Ecobici y más. Los incrementos trepan hasta el 51%.

12 Enero de 2022 19.21

Los servicios de Verificación Técnica Vehicular (VTV), estacionamiento medido, acarreo, Ecobici y peajes de autopistas de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) aumentaron hoy entre el 40 y 51%.

Según informó el Gobierno porteño, esos servicios "tienen costos fijos que se adecúan periódicamente de acuerdo con la inflación". Y añadió que "en este contexto inflacionario, se ven afectados distintos insumos del sector, como combustible, seguros, verificaciones y también los salarios de los trabajadores".

Así, desde este miércoles la VTV aumenta 51%, con lo cual la tarifa para los autos pasará de $2.665 a $ 4.023,33, en tanto que el servicio para las motos trepará de $ 1.002 a $1.513.

En el caso del estacionamiento medido, en los barrios donde hay parquímetros la hora pasa de $ 30 a $ 45, lo que representa una suba del 50%. El acarreo de autos -por alguna infracción- se incrementa en un 45%, de $ 4.350 a $6.525.

Por su parte, la Ecobici cuesta ahora un 40% a usuarios nacionales y un 70% a turistas. Para los nacionales, el abono mensual pasa de $ 700 a $ 980, mientras que el pase anual, que valía $6000, llega a $8400; el abono mensual turístico para extranjeros sube de $ 3500 a $ 5950.

1024-1589229742200511022.jpg
Foto NA: Marcelo Capece.

Finalmente, el ajuste de los peajes para el uso de autopistas es del 45%: en horas pico, los vehículos livianos pagarán $61 en Alberti, $88,50 en la Illia y $215 en Autopista 25 de Mayo y Perito Moreno.

En este caso, quienes no cuenten con TelePase o lo tengan inhabilitado abonarán cuatro veces el valor de la tarifa en el caso de utilizar las vías verdes.

En las vías amarillas -que son las de cobro en efectivo- el pago seguirá siendo el doble de la tarifa establecida, según estableció el Poder Ejecutivo de la Ciudad. Estos aumentos estaban contemplados en el Presupuesto 2022 de la Ciudad, que fuera aprobado por la Legislatura porteña en diciembre último.

Más presión al bolsillo

Uno de los temas que suelen generar polémica en Argentina es la presión tributaria. La gran cantidad de impuestos que existen en el país y si son una herramienta que realmente funciona para la redistribución de la riqueza es una pelea constante entre grupos políticos de ambos lados de la grieta.

Por ese motivo, el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), creado por la Fundación Mediterránea, analizó en un informe esta situación. “El objetivo fue conocer la verdadera carga tributaria que impone el sistema tributario argentino, y compararlo con el de otros países. Para eso se procedió a calcular la presión tributaria legal de familias y empresas típicas de sectores seleccionados”, explicaron desde la institución. 

Según indica IERAL, la presión tributaria en Argentina subió 12 puntos porcentuales del PIB en las últimas dos décadas. “El país se ubica sólo detrás de Brasil entre los países latinoamericanos”, aseguran. Y agregan al respecto: “Suele minimizarse el argumento de su alta presión tributaria indicando que en muchos países europeos resulta bastante mayor que en Argentina.  Pero existen problemas importantes para comparar la presión tributaria efectiva de países de América Latina -como Argentina- con países europeos, porque en los primeros los niveles de evasión suelen resultar bastante mayores que en los últimos”.

Desde el IERAL comentan que esto ocurre porque la presión tributaria efectiva (PTE) surge del cociente entre la recaudación y el PIB, siendo que el numerador estará contaminado por los niveles de evasión. Mientras tanto, la presión tributaria legal (PTL) es la que resulta de la recaudación teórica y su relación con el PIB, es decir, con evasión cero, bajo el supuesto que todas las familias y empresas cumplen cabalmente con las obligaciones tributarias que emanan del sistema legal del país. 

¿Cuánto se necesita para ser clase media en CABA?

Una familia de cuatro integrantes que vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) necesitó en diciembre ingresos de por lo menos $ 76.177 para no ser considerada pobre, de $ 40.101 para no estar en situación de indigencia y de $ 118.091 para ser de clase media, de acuerdo con el último informe de la Dirección General de Estadística y Censos porteña (Dgeyc).

Los cálculos de los montos necesarios para formar parte de cada estrato social no incluyen los pagos de alquiler de vivienda ni de expensas comunes.  La Canasta Básica Alimentaria (CBA), que marca el límite de la indigencia, tuvo el mes pasado un incremento del 2,97%, en tanto en todo el año mostró una suba del 46,81%. 

La Canasta Básica Total (CBT), que establece el tope de la pobreza, registró en diciembre un aumento del 2,89% y en todo el año un alza del 45,99%. Por su parte, la Canasta Total (CT), que en diferentes proporciones delimita al sector medio frágil, la clase media y los sectores acomodados, cerró el último mes de 2021 con un crecimiento del 2,59% y todo el año con aumento del 47,17%. 

*Con información de NA.

loading next article