Forbes Argentina
tratayen planta compresora
Money

Se inauguró una planta clave para inyectar más gas de Vaca Muerta

Fernando Heredia

Share

Sumará 5 millones de m3 diarios al nuevo gasoducto. El ahorro generado y los próximos pasos en las obras.

10 Julio de 2024 13.48

Con casi un año de demora, este miércoles quedó inaugurada la plata compresora de Tratayén que permitirá sumar 5 millones de metros cúbicos diarios de gas al nuevo caño que va de la formación neuquina hasta la localidad bonaerense de Salliqueló.

Según la Secretaría de Energía, la nueva administración recibió la obra con un estado de avance del 38% y una deuda de 2,5 millones de dólares, algo que empezó a difundir recién después de la crisis de faltante de gas del mes de mayo cuando desde la oposición se criticó duramente la planificación de compras de combustibles.

Lo cierto es que la nueva inyección de gas local es clave para poder transitar con menos sobresaltos este invierno atípico con un registro muy bajo de temperaturas como no se veía desde hace muchos años.

Lejos de los grandes actos de otros Gobiernos, el corte de cinta apenas contó con la presencia del secretario Eduardo Rodríguez Chirillo, el gobernador de Neuquén Rolando Figueroa y el CEO de TGS Oscar Sardi.

Fuentes oficiales indicaron a Forbes que luego del encendido de la turbina de la planta, la misma alcanzará plena capacidad a partir del lunes de la próxima semana. Unas semanas después, a fin de julio, se iniciará la fase de pruebas de la segunda planta ubicada en el otro extremo del gasoducto: Salliqueló.

La cartera energética estima que la segunda planta podría estar en plena operación para fin de agosto y ahí sumar otros 5 MMm3/d al sistema que hoy registra una demanda residencial altísima que obliga a forzar a las centrales térmicas a abastecerse con combustibles más caros como el gasoil y el fueloil.

Cada planta demandó una inversión de aproximadamente 120 millones de dólares y permite un ahorro de importaciones en torno a los 350 millones de dólares al año, lo cual representa un repago tan acelerado que explica por sí mismo la decisión del Gobierno de continuar con estas obras con fondos públicos.

Hacia adelante, la última obra a cargo del Estado que hace falta inaugurar es la Reversión del Gasoducto Norte para poder abastecer la demanda del NOA con gas neuquino y sustituir definitivamente las compras a Bolivia.

Se espera que el 30 de agosto puedan agregarse otros 5 MMm3/d al sistema norte y recién a comienzos del 2025 se agregarían los 4 MMm3/d restantes que completarían la reversión de 19 MMm3/d totales que podría transportar el caño.

loading next article
10