Forbes Argentina
21 Diciembre de 2022 16.26

Q.ai

Las acciones de Disney van camino a su peor rendimiento desde 1974

Se han desplomado casi un 45% en lo que va de año, lo que se perfila como el peor resultado desde aquel año.

En lo que va de año, el precio de las acciones de Disney ha bajado casi un 45%. Eso sitúa a la compañía en camino de su peor rendimiento bursátil anual desde 1974, según FactSet.

Aunque Disney no es la única empresa que experimenta volatilidad bursátil, resulta especialmente preocupante dado lo mucho que la compañía ha estado invirtiendo en divisiones como su servicio de streaming Disney+ y la última película de Avatar, La forma del agua.

Es el rendimiento de la secuela de Avatar lo que ha hecho caer las acciones de Disney en los últimos días. Aunque las cifras de taquilla no han sido un fracaso total, se han quedado por debajo de las expectativas dado el enorme presupuesto de la película. El decepcionante resultado ha hecho que las acciones de Disney caigan un 7,93% en los últimos cinco días.

Walt Disney.
Walt Disney.

Avatar: La forma del agua se queda algo corta

 

El problema no es que la última película de Avatar haya sido un fracaso en el fin de semana de estreno. No lo ha sido. El problema es que, según el propio director James Cameron, necesita "ser la tercera o cuarta película más taquillera de la historia" sólo para alcanzar el punto de equilibrio.

Es un meta muy alta de superar, incluso para un director que ya ostenta el puesto número uno con la primera película de Avatar, y el número tres con Titanic.

Con 134 millones de dólares en su fin de semana de estreno en Estados Unidos, La forma del agua es un éxito según la mayoría de las definiciones tradicionales de la industria. Es el quinto mejor fin de semana de estreno de una película este año y el 37º mayor de todos los tiempos.

Avatar, crítica de la versión remasterizada. Un espectáculo 3D para vivir  en el cine - MeriStation

Globalmente la historia ha sido un poco mejor, con 315 millones de dólares adicionales procedentes del resto del mundo que elevan el total a 435 millones de dólares. Eso la convierte en el segundo mayor fin de semana de estreno del año, sólo por detrás de Doctor Extraño en el Multiverso de la Locura.

La razón de la reacción pesimista a estas cifras es que el objetivo global de la película para el fin de semana era de 500 millones de dólares, y se esperaban entre 150 y 175 millones en Estados Unidos.

Como siempre ocurre con el mercado de valores, sobre todo a corto plazo, los precios rinden en relación con las expectativas. En este caso, las expectativas no se han cumplido a pesar de que las cifras brutas son realmente muy buenas.

Bob Iger, Disney
Bob Iger, Disney

Disney+ lastra los resultados financieros

 

Nos estamos acostumbrando a oír sólo cosas buenas cuando se trata de Disney+. El servicio de streaming ha sido alabado por la calidad de sus contenidos y el ritmo al que ha sido capaz de hacer crecer el número de abonados.

No es ninguna sorpresa. Con un establo de IP que incluye Marvel, Pixar, Star Wars, 20th Century, FX, National Geographic, ABC, ESPN y, por supuesto, la propia Disney, hay un suministro casi ilimitado de contenidos de alta calidad para los abonados.

Con un número de abonados que alcanzó los 164,2 millones en la última actualización trimestral, el servicio de streaming se sitúa ahora sólo por detrás de Netflix (223 millones) y Amazon Prime Video (200 millones). Lo que lo hace tan asombroso es que ambas compañías llevaban 12 años de ventaja a Disney.

Pero la cuestión es que este nivel de expansión cuesta dinero. Mucho dinero.

Disney +
Disney +

En el cuarto trimestre de este año, su negocio de streaming perdió 1.500 millones de dólares. No sólo es una cifra disparatadamente alta, sino que es mucho más que los 630 millones de dólares que perdió en el mismo periodo del año anterior. Además, se prevé que las pérdidas continúen durante algún tiempo más.

En una carta a los accionistas, el entonces director general, Bob Chapek, declaró que no esperaban que la división alcanzara la rentabilidad hasta el ejercicio fiscal 2024.

Es obvio ver los beneficios a largo plazo para Disney de posicionarse como una potencia del streaming. Pero también es comprensible que los accionistas se sientan un poco nerviosos por las cuantiosas pérdidas.

Se esperaba que una gran ganancia con la película Avatar ayudara a tapar este agujero.

DISNEY
DISNEY

Todo esto está causando turbulencias en Disney. Los malos resultados del cuarto trimestre, combinados con una decepcionante previsión de futuro, provocaron que el consejero delegado, Bob Chapek, fuera expulsado de la empresa y sustituido por el anterior consejero delegado, Bob Iger.

Un Bob sale, otro Bob entra.

Bob Iger está considerado como uno de los consejeros delegados de Disney con más éxito de la historia, y traerlo de vuelta fue una gran sorpresa. Está claro que los accionistas y el consejo de administración de la compañía desean desesperadamente una mano firme que enderece el barco.

Las acciones de Disney subieron rápidamente cuando se conoció la noticia a finales de noviembre, pero el cambio de rumbo no duró mucho.

Bob Iger
Bob Iger

Iger dirigió la empresa a través de las adquisiciones de Pixar, Marvel, 21st Century Fox y Lucasfilm de Star Wars. También lideró la incursión en el streaming con la creación de Disney+. Con un historial así, es probable que los accionistas esperen algún movimiento importante para que Disney vuelva a estar en verde.

Puede que se lleven una decepción.

Iger ha aceptado firmar como consejero delegado durante dos años, y Disney ha declarado que se le encomendará la tarea de establecer una "dirección estratégica para un crecimiento renovado y trabajar estrechamente con el Consejo en el desarrollo de un sucesor para dirigir la Compañía al término de su mandato".

Manifestantes contra Disney por no oponerse a una legislación anti LGBTQ
Manifestantes contra Disney por no oponerse a una legislación anti LGBTQ

Así pues, enderece el barco y contrate a su sustituto.

¿Podría Disney escindir ESPN y ABC?
 

Una sugerencia que han hecho los analistas de Wells Fargo es que Disney escinda ESPN y ABC, llegando incluso a decir que es un "acontecimiento razonablemente probable a finales de 23".

El movimiento vería a ESPN y ABC separadas en sus propias compañías, permitiendo a Disney centrarse puramente en su propio negocio de contenidos y parques temáticos.

Hay varias razones por las que esto podría funcionar. Daría a Disney más flexibilidad para tomar decisiones estratégicas y asignar recursos en función de las necesidades específicas de cada unidad de negocio.

La escisión de ESPN y ABC permitiría a Disney centrarse más intensamente en el núcleo de su negocio, como sus parques temáticos, su estudio de cine y su división de productos de consumo. Este mayor enfoque podría conducir a una mayor innovación y un mejor rendimiento en estas áreas.Significa que la importante propiedad intelectual de Disney podría valorarse en base a métricas más simplistas, sin necesidad de considerar cómo encajan una cadena de televisión tradicional y un proveedor de deportes por cable en ofertas más modernas como el servicio de streaming Disney+.

Nota publicada en Forbes US.

10