Forbes Argentina
de Pablo
Money
Share

El economista Juan Carlos de Pablo sostuvo que hablar del equipo económico “es poesía” ante la falta de decisiones coordinadas entre las diferentes áreas de Gobierno.

10 Junio de 2021 18.21

El economista Juan Carlos de Pablo criticó lo que consideró una “parálisis operativa monstruosa” derivada de tanto de la “crisis política” de la coalición gobernante como del hecho que “no hay ministro de Economía”, más allá de la función formal de Martín Guzmán.

Con ironía, De Pablo sostuvo que hablar del equipo económico “es poesía” ante la falta de decisiones coordinadas entre las diferentes áreas de Gobierno. Al respecto, señaló que “el Gobierno tiene una idea constructiva y se puede dar cuenta de una debilidad política. Pero con una idea de funcionamiento. Esto está abierto”.

“El equipo económico no es un equipo, porque no hay ministro de Economía, ni ministro coordinador. Evidentemente, el hombre de a pie ve cómo hace para sobrevivir”, indicó en declaraciones al canal de cable La Nación+.

De Pablo precisó que en la actualidad el país se enfrenta a “una trilogía muy complicada” con “el tema sanitario, el tema político y el tema de la política económica", lo que configura un contexto en el que “es muy difícil ser miembro del equipo económico hoy, buscando pistas políticas".

“Se ve una parálisis operativa monstruosa, que es entendible en función de la crisis política, junto a lo cual tenés iniciativas que están casi al borde del chiste", manifestó, en referencia, entre otras iniciativas al reciente anuncio de precios fijos por seis meses dispuesto en el programa “Súper cerca”.

En ese sentido, dijo que en el Gobierno “laburan un mes para 90 productos, laburan unos 24 tipos”, que luego dicen que “como los vamos a congelar, voy a mirar para el costado y vos (por los empresarios) aumentá los precios'" Asimismo, pidió “no tratar de racionalizar” la decisión de hacerles pagar retroactivo a los monotributistas, que luego se dejó sin efecto.

“Ni ellos saben qué van a hacer antes de las elecciones”, aseguró, al tiempo que se preguntó “qué van a hacer” luego de los comicios. Al respecto, reconoció que “no hay pistas, nada. Alguien podría decir que si pierden las elecciones se preparan para irse, como Alfonsín en 1987. La otra alternativa es que dinamiten todo porque se van”, especuló.

En cuanto al incremento de las dietas de los legisladores, sostuvo que debe tener “alguna relación con lo que ganaba antes de ser legislador, si queremos futuros legisladores que no sean hijos de ricos o corruptos”. “No podemos crear certezas donde no puede haber certezas, y la intención del Gobierno es esa. Si les sale o no, ya verán”, concluyó.