Forbes Argentina
-
Millonarios

¿Cómo pueden Tesla y Nikola establecer el futuro de los vehículos eléctricos si no poseen las baterías?

Forbes US

Share

La empresa de Elon Mask todavía se asocia con Panasonic para innovar y fabricar la mayoría de las baterías; mientras que la compañía fundada por Trevor Milton lo hace con GM.

18 Septiembre de 2020 10.32

Tesla se está preparando para un gran evento la semana que viene. El 22 de septiembre, a las 4:30 pm hora del este, Estados Unidos, transmitirá en vivo su Día de la BateríaCar and Driver espera que Tesla anuncie una batería que se puede usar durante un millón de millas y que de más información sobre alcances y reducción de costos.

Todo esto suena fantástico, pero debemos preguntarnos: ¿Son éstas innovaciones y avances que Tesla deba promocionar? ¿Por qué todavía no puede fabricar baterías propias? ¿Debería acreditarse a Tesla o a cualquier fabricante de vehículos eléctricos (EV) por la parte eléctrica del vehículo si no fabrica el corazón de ese EV?

Tesla todavía se asocia con Panasonic para innovar y fabricar la mayoría de las baterías. Ambas acaban de firmar otra enmienda de tres años a su acuerdo en junio. Electrek, un sitio web de la industria,  insiste en que Tesla se está preparando para fabricar sus propias celdas de energía en Fremont, California, pero que parece estar en la fase de planificación y prueba, en el mejor de los casos. Además, esa batería de un millón de millas sobre la que escribieron Car and Driver es aparentemente una creación de una  colaboración con Contemporary Amperex Technology Ltd. de China.

Ahora, podemos esperar grandes anuncios de Elon Musk en el evento del 22 de septiembre, tal como hemos escuchado antes. El año pasado, fue una camioneta EV conceptual llamada Cybertruck . Hace tres años, Tesla anunció un vehículo eléctrico de 18 ruedas  y un nuevo roadster. Hace cuatro años, promocionó las tejas solares  y el Powerwall 2, una nueva batería residencial para el hogar. De estos lanzamientos, solo Powerwall 2 ha sido utilizado por varios consumidores hasta ahora. Por lo tanto, es mejor tomar cualquier anuncio del 22 de septiembre con al menos un poco de escepticismo.  

De todos modos, la afirmación de una batería más barata y duradera sería una gran noticia. (Tenga en cuenta que esto significa un millón de millas para la vida útil de la batería. Aún requeriría una recarga regular). Tesla probablemente se beneficiará con otro salto en el precio de sus acciones, pero no podemos asumir que las noticias son solo de Tesla. 

Empresas de pilas de combustible e hidrógeno

Nikola, un fabricante de camiones eléctricos no relacionado que hizo una OPI esta primavera, anunció un acuerdo con GM la semana pasada que elevó el precio de sus acciones en un 40%. 

GM ha invertido mucho en su propia batería y tecnología eléctrica sin la fanfarria y el beneficio del precio de las acciones de las brillantes empresas emergentes. También firmó un memorando de entendimiento para proporcionar parte de esa tecnología a Honda. 

Nikola se asocia con GM para fabricar sus baterías. Incluso Honda tiene la intención de obtener las baterías de GM para su línea de vehículos eléctricos. Mientras tanto, el precio de las acciones de Tesla ha subido más del 800% en un año, el de Nikola sube un 40% tras el anuncio de un acuerdo. Las acciones de Panasonic han subido un poco más del 10% durante el año, y el precio de las acciones de GM ha bajado durante el año. Sin embargo, si los precios se basan en el potencial a largo plazo de los vehículos eléctricos, tal vez haya un problema aquí. 

Las empresas de vehículos eléctricos más llamativas no proporcionan sus propias baterías. En otras palabras, no proporcionan la parte eléctrica del vehículo eléctrico. Sin embargo, reciben todo el crédito por ello. GM, Panasonic y otros fabricantes de baterías deben hacer un mejor trabajo al promover su trabajo, y debemos considerar quién dominará realmente la industria si los vehículos eléctricos se hacen cargo. ¿Será la marca o la empresa la que pueda construir el corazón de las máquinas?

Autor: Ellen R. Wald.

La nota original aquí.