Forbes Argentina
Mandy Len Catron
Lifestyle

Contratos de pareja: solución ultra práctica o fin del romanticismo

Forbes Digital

Share

Mandy Len Catron es la autora de la muy célebre pieza del New York Times "Las 36 preguntas que conducen al amor" y de "Enamorarse, firmar en la línea punteada".

06 Agosto de 2021 10.18

Mandy Len Catron es la autora de la muy célebre pieza del New York Times "Las 36 preguntas que conducen al amor", y también de un hermano menor de otra un poco más difamada, "Enamorarse, firmar en la línea punteada". 

En uno le da a los lectores una llave brillante para potencialmente desbloquear su propio y feliz "para siempre", y el otro ofrece una solución ultra práctica, aunque aparentemente poco romántica, para el mantenimiento del amor: los contratos de relación. 

"Creo que la gente tiene la idea de que lo vas a imprimir y dirá, '¡Dijiste que ibas a lavar la ropa esta semana!' ", ejemplifica Catron, pero eso es en gran parte perder el punto. 

"Toda relación es contractual, simplemente estamos haciendo los términos más explícitos", dice. A pesar de su apodo que suena legal, un contrato de relación no es un acuerdo vinculante. 

Más bien, es una herramienta para que las parejas expresen sus necesidades y trabajen juntas para elaborar los parámetros de su propia hoja de ruta de relación única: que incluye todo, desde la salud y las tareas del hogar, hasta el sexo y la intimidad. 

Mandy Len Catron



"Si en cambio lo replanteas como un acuerdo o el establecimiento de metas", enfatiza Catron, "entonces es solo una forma de decir ... 'Estoy comprometido con esta relación y esta persona. Por lo tanto, lo voy a hacer a mi mejor manera'. " 

El poder de este ejercicio, dice Catron, es que aleja a las parejas de esas nociones pasivas y problemáticas del romance y las lleva a la agencia y la consideración en nuestras vidas amorosas. 



Expectativas elevadas 


Gracias a una serie de influencias sociales, los sociólogos y psicólogos han descubierto que nuestras expectativas para nuestras parejas románticas son más altas ahora que nunca . 

"Realmente estamos buscando no solo a alguien con quien se repartirá la carga de pagar las facturas y criar a los hijos", dice Catron, citando el libro del investigador Eli Finkel, "The All or Nothing Marriage", "sino que buscamos a alguien que vaya a ser una gran pareja doméstica, una gran pareja sexual, alguien que sea nuestro compañero intelectual, alguien que nos ayudará a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos". 

"Es una tarea increíblemente difícil! Pero también lo es desprogramar ese pensamiento, dice. 



"Creo que vivimos en una cultura y una época que tienen estos valores. Es muy difícil dejarlos ir. Es muy difícil no querer tanto de tu pareja", afirma Catron. 



Una forma de corregir esta pesada carga es "distribuirla un poco más uniformemente", señala. Eso podría significar recurrir a amigos en lugar de solo a su pareja para obtener apoyo emocional, o incluir a otros miembros de la familia en las tareas de crianza de los hijos cuando tenga demasiado en su plato. 

 

Ocean Pleasant y su pareja



Parámetros funcionales 


Nada debería estar fuera de los límites, dice Catron. Usted y su pareja pueden decidir qué se debe abordar y con qué frecuencia revisar su contrato. 
Recomienda pensar tanto en grande como en pequeño: desde cómo espera que sea la vida cotidiana hasta preguntas más importantes, por ejemplo, cómo define la intimidad o sus objetivos personales y profesionales. 

Está bien ser idealista en algunas áreas (¿quieres contribuir más a la comunidad local? ¿Lograr la libertad financiera juntos?) E hiperpráctico en otras (¿Se distribuyen las tareas del hogar de manera uniforme? ¿Quién es responsable de sacar la basura los martes? ) 



La escritora y su pareja comenzaron con un contrato de seis meses inspirado en el libro "The New I Do: Reshaping Marriage for Skeptics, Realists and Rebels" , y ahora lo revisan una vez al año. Es importante tomarse el tiempo para plasmar sus pensamientos y sentimientos en un papel porque permite volver a eso, sostiene. 



"Creo que realmente hay algo que decir seis meses después, 12 meses después, cómo quiera que lo haga, verificar si tiene los mismos objetivos, si sus necesidades cambiaron, porque inevitablemente lo han hecho", sostiene Mandy Len Catron.  



Un contrato también proporciona una "ocasión incorporada" para sentarse con su pareja y hablar sobre lo que funciona y lo que no, sin tener que sentirse "como si estuviera siendo quisquilloso o quejándose". 



Es un espacio de discusión y negociación, además de creatividad. Cad vez que se comienza a redactar el contrato, no hay que tener miedo de pensar fuera del molde. Ella y su pareja, por ejemplo, tienen una sección dedicada al ocio, completa con un plan de juego para las citas mensuales y un entendimiento escrito de que ambos necesitan y merecen tiempo a solas. 

Únicamente tomarse el tiempo para verbalizar y recordar esos pequeños puntos de necesidad puede ayudar a eliminar las conjeturas y la fricción de su relación. 



No se trata de perfección 


Un contrato de relación no resolverá todos los problemas. "No siempre habrá un término medio perfecto" para cada tema de la lista, y probablemente se encontrarán algunas áreas más incómodas para hablar que otras. El sexo y las finanzas, por ejemplo, son puntos de fricción comunes para muchos, afirma. 



Pero la belleza de un contrato de relación es que proporciona un espacio seguro para expresar deseos o temores difíciles de discutir, que de otra manera podrían simplemente quedar asumidos, no dichos o sin resolver. Hay mucho poder en eso. 



Ser abierto y honesto con la pareja no siempre es fácil, pero el resultado, con suerte, es una pareja más fuerte formada por personas que se ven y escuchan mejor entre sí: esa fue la experiencia de Catron. 



"Realmente me hizo sentir como una cocreadora en este proceso, a diferencia de alguien que simplemente está sentado y dejando que la relación vaya adonde vaya y esperando lo mejor", termina diciendo. 

* Escrito por Rubén Chorny para NA

loading next article