Forbes Argentina
Lifestyle
Share

Los multimillonarios disfrutan de auténticas ciudades flotantes que reflejan poder y lujo.

03 Agosto de 2021 10.46

Un hotel, un casino, una cancha de tenis, varias piletas, una playa artificial, helipuerto, bares, y hasta un circuito de Fórmula 1. Se trata del ambicioso proyecto que puso en marcha Yacht Island Design: 'The streets of Monaco', un megayate de 155 metros de eslora en cuya cubierta se replica el lujo de la pequeña ciudad-estado.

Esta embarcación, que cuenta con un camarote reservado al propietario con una superficie de 1.460 metros cuadraros, cuesta US$ 800.000 millones, US$ 300.000 millones más que el megayate que el fundador de Amazon, Jeff Bezos, mandó construir para su uso y disfrute.

El empresario es un gran amante de la navegación, y su yate Flying Fox es una buena muestra de ello. Su pasión por el mar no tiene límites, por eso, decidió darse un capricho: una embarcación que está todavía en proceso de construcción y que será una de las más caras de la historia.

El yate Flying Fox de Jeff Bezos en el Mediterráneo frente a la costa de Sicilia (Italia). Foto: Vera Shcherbakova/TASS (Getty Images)
'Flying Fox' de Jeff Bezos en el Mediterráneo frente a la costa de Sicilia (Italia). Foto: Vera Shcherbakova/TASS (Getty Images).

La segunda nave más grande del mundo es propiedad del fundador de Amazon. Bezos encargó al armador holandés Oceanco la construcción de su nuevo yate, cuyo precio asciende a US$ 500 millones.

Este proyecto, del que no se publicaron fotos, se mantuvo en el más absoluto secreto hasta el pasado mes de mayo, cuando se lanzó el libro de Brad Stone Amazon Unbound Jeff Bezos and the Invention of a Global Empire, editado por Bloomberg, en el que se detallan las características de la nave.

El yate, que el astillero habría estado construyendo durante los últimos años, tiene 127 metros de eslora y tres mástiles que ocupan toda la cubierta, por lo que, el empresario podría haber encargado otro yate de apoyo en el que se instale un helipuerto. 

Los multimillonarios crean auténticas ciudades flotantes que reflejan poder y ostentación. Ejemplo de ello son estas dos embarcaciones que, cuando estén acabadas, entrarán directas en el top 10 de los yates, formado en la actualidad por las siguientes naves:

1. History Supreme: pequeño, pero matón

History Supreme Yacht. Foto: stuarthughes.com

El rey de los mares, el que se asemeja más a una joya o a un museo que a un barco, es el History Supreme. Recubierto con oro macizo y platino, su valor estimado es de 2.400 millones de euros y, aunque no se sabe con certeza, se cree que desde 2018 su propietario es Robert Kuok, el hombre más rico de Malasia.

Tres años tardó el diseñador británico Stuart Hughes en construir esta maravilla de tan solo 30 metro de eslora, cuyos metales preciosos utilizados en su construcción le convierten en el más caro del mundo.

En su interior se puede observar desde un gigantesco acuario de oro, hasta botellas de licor de diamantes, una pared de huesos de tyrannosaurus rex de uno de los dormitorios y rocas de meteorito. Porque los detalles marcan la diferencia.

2. Eclipse, desbancado

'Eclipse' es el yate del multimillonario ruso Roman Abramovich en el puerto de Gibraltar (Reino Unido). Foto: Christian Charisius/dpa (Getty Images)
'Eclipse' es el yate del multimillonario ruso Roman Abramovich en el puerto de Gibraltar (Reino Unido). Foto: Christian Charisius/dpa (Getty Images).

El Eclipse, que durante muchos años encabezó la lista de los yates más caros del mundo, tiene 170 metros de eslora y está valorado en 800 millones de euros. Y no es para menos. Cuenta con un submarino, un sistema de defensa antimisiles, estabilizadores de velocidad cero para mayor comodidad en aguas turbulentas, tres lanchas, dos helipuertos, una suite principal (con techo descapotable) y 18 para invitados, dos piletas, varios jacuzzis, boliche, sauna, cine y gimnasio. 

Su dueño, el multimillonario ruso con doble nacionalidad israelí, Roman Abramovich, e invitados pueden disfrutar de la mayor de las intimidades porque se dice que esta embarcación está dotada de un sistema antipaparazzi: un escudo basado en un sistema láser que bloquea las lentes de las cámaras digitales que estén cerca.

3. Azzam, el misterioso

'Azzam' pertenece al jeque Jalifa bin Zayed Al Nahayan. Foto: Ingo Wagner/picture alliance (Getty Images)
'Azzam' pertenece al jeque Jalifa bin Zayed Al Nahayan. Foto: Ingo Wagner/picture alliance (Getty Images).

Aunque su interior es un misterio (solo se sabe que alberga un gran salón principal de unos 30 metros cuadrados), sí se conoce su valor y el nombre de su propietario. El Azzam pertenece al jeque Jalifa bin Zayed Al Nahayan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos y Emir de Abu Dhabi, y su valoración es de 600 millones de euros.

El astillero alemán Lürssen Yachts presentó en 2013 esta embarcación de 180 metros de eslora, que puede alcanzar una velocidad máxima de crucero de 32 nudos y navegar en aguas poco profundas, cuyo casco está construido en acero y su superestructura en aluminio.

Cuenta con un helipuerto y una pileta techada, y entre sus siete cubiertas se reparten los 48 camarotes del barco, 18 de los cuales se destinan para los invitados y 30 para la tripulación.

4. Serene y Leonardo Da Vinci

El superyate 'Serene', de Mohamed Bin Salman, en el muelle Wynyard de Auckland (Nueva Zelanda). Foto: Phil Walter (Getty Images)
El superyate 'Serene', de Mohamed Bin Salman, en el muelle Wynyard de Auckland (Nueva Zelanda). Foto: Phil Walter (Getty Images).

Valorado en unos 485 millones de euros, Serene tiene guardado en su interior un gran tesoro: el “Salvator Mundi” de Leonardo Da Vinci, considerado el cuadro más caro del mundo.

Una de las características más llamativas de esta embarcación propiedad de Mohamed Bin Salman, príncipe de Arabia Saudita, es que cuenta con una suite principal con chimenea y vistas bajo el agua.

Además, dispone a lo largo de sus 133 metros de eslora de pileta cubierta, dos helipuertos, un hangar para guardar el helicóptero, un garaje para albergar otros barcos en su interior (incluido un submarino) un completo spa, una sala de cine, un teatro, una pared de escalada y un enorme horno para cocinar pizzas caseras.

5. Topaz, el real

'Topaz', el lujoso yate de Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, anclado en Marmaris (Mugla, Turquía). Foto: Sabri Kesen/Anadolu Agency (Getty Images)
'Topaz', el lujoso yate de Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, anclado en Marmaris (Mugla, Turquía). Foto: Sabri Kesen/Anadolu Agency (Getty Images).

El multimillonario Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, viceprimer ministro de los Emiratos Árabes Unidos y miembro de la Familia Real de Abu Dhabi, es el dueño de Topaz, un megayate de más de 460 millones de euros con 147 metros cuadrados de eslora.

En su interior cuenta con un garaje repleto de motos de agua, minisubmarinos, catamaranes, lanchas neumáticas, botes inflables, seabobs o paddle surf. Asimismo, dispone de dos helipuertos, un gimnasio, un salón de conferencias, una sala de cine y dos jacuzzis en la cubierta de popa. Sus ocho cubiertas se comunican a través de un ascensor y entre ellas se reparten las 26 suites.

6. Dubai, diseñado por su dueño

El superyate 'Dubai' es propiedad del jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum. Foto: Ross Land (Getty Images para DAGOC)
El superyate 'Dubai' es propiedad del jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum. Foto: Ross Land (Getty Images para DAGOC).

En 350 millones de euros está valorado el emblemático Dubai, cuyo actual propietario es Mohammed bin Rashid Al Maktoum, Primer Ministro de los Emiratos Árabes Unidos y el gobernante del Emirato de Dubai.

Esta embarcación alberga una gigantesca escalera circular con peldaños de vidrio que cambian de color, mosaicos hechos a mano y una pileta con azulejos que también son hand made.  Construido por los astilleros Blohm & Voss y Lürssen Yachts, el diseño interior de la nave corrió a cargo de su propio dueño, que puso especialmente atención a los detalles, incluyendo tres ascensores conectados con todas las cubiertas.

Sus 163 metros de eslora tienen cabida para 24 invitados (alojados en 12 suites equipadas con exclusivos balcones) que podrán disfrutar de piscina, cine, helipuerto, gimnasio, discoteca, terraza barbacoa, submarino y jacuzzi, además de spa con talasoterapia, un enorme solárium y una enorme plataforma de baño para deportes acuáticos.

7. Al Said, con nombre propio

El yate Al Said, del sultán Qaboos bin Said, de Omán, es el séptimo más caro del mundo.

El sultán Qaboos bin Said de Omán bautizó con su nombre al séptimo yate más caro del mundo, valorado en 280 millones de euros.  Esta embarcación de acero y 155 metros de eslora dispone de un amplio teatro, cuenta con unas características interiores que son todo un misterio. Aunque sí se conoce que tiene un salón de belleza, una sala de cine, un gimnasio, zona de spa con jacuzzi y una biblioteca.

Del exterior tampoco se conoce mucho, solo que cuenta con seis cubiertas, una enorme piscina y dos helipuertos. 

8. Dilbar, con farmacia y quirófano

'Dilbar' es el yate propiedad de Alisher Usmanov. Foto: Clive Brunskill (Getty Images)
'Dilbar' es el yate propiedad de Alisher Usmanov. Foto: Clive Brunskill (Getty Images).

Valorado en unos 241 millones de euros, Dilbar es la única embarcación del mundo que dispone en su interior de farmacia y quirófano.  El multimillonario ruso Alisher Usmanov es el dueño de esta nave de 156 metros de eslora, considerada la cuarta más grande del mundo.  

Puede hospedar unas 120 personas, 80 tripulantes y 40 invitados, a quienes ofrece una pileta hidromasaje en la cubierta principal, un gran cine con sillones reclinables, sala de discoteca, piscinas, helipuertos y varias lanchas auxiliares, entre otras instalaciones y características de lujo que no han sido desveladas.

9. Superyacht A: a vela, ecológico y el más grande

'A' de Andrey Igorevich Melnichenko en un puerto de Fethiye (Mugla, Turquía). Fotos: Utku Ucrak/Anadolu Agency (Getty Images)
'A' de Andrey Igorevich Melnichenko en un puerto de Fethiye (Mugla, Turquía). Fotos: Utku Ucrak/Anadolu Agency (Getty Images).

El yate más grande del mundo es propiedad de Andrey Melnichenko y su valor aproximado es de 233 millones de euros. Es el único a vela. Sus mástiles, rotatorios, rozan los 100 metros de altura, de hecho, son tan grandes que en uno de ellos se ha ubicado un camarote.

Tiene espacio para 14 invitados y hasta 37 tripulantes. Además, en sus 119 metros cuadrados cuenta con ocho cubiertas, gimnasio, piscina con spa, helipuerto para aterrizar sobre él y un submarino para navegar bajo del mar.

En su exterior, cuenta con amuras extensibles que se transforman en terrazas al mar y, cuando navega, estos balcones quedan perfectamente replegados en el casco. Puede acomodar unos sesenta pasajeros entre invitados y tripulación y contiene varias tinas, de 12 a 16 metros.

Esta embarcación, cuyo casco ofrece un puesto de observación de cristal que permite sentirse bajo el mar en la propia embarcación, sin necesidad de subirse al submarino, es súper ecológica y tiene una tecnología eléctrica muy avanzada.

10. Al Mirqab, el décimo

'Al Mirqab' es uno de los mayores yates del mundo y pertenece a Hamad bin Jassem bin Jabr Al Thani. Foto: Andia/Universal Images Group (Getty Images)
'Al Mirqab' es uno de los mayores yates del mundo y pertenece a Hamad bin Jassem bin Jabr Al Thani. Foto: Andia/Universal Images Group (Getty Images).

El top 10 de los yates más caros del mundo lo completa Al Mirqab, valorado en unos 218 millones de euros y propiedad de Hamad bin Jassem bin Jabr Al Thani, político catarí miembro de la familia real de Qatar, ex Primer Ministro de Qatar y protagonista de los titulares de los periódicos españoles en 2015 al anunciarse que había comprado el 10% de El Corte Inglés.

En su eslora de 133 metros cuadrados se distribuyen muy diversas instalaciones como una piscina cubierta, un cine, bares, discoteca y un helipuerto, además de una curiosa chimenea inclinada hacia atrás que surge del palo de antenas del buque.

La suite principal del propietario ocupa una cubierta completa y puede acomodar a diez invitados en cinco grandes camarotes, aunque la tripulación máxima es de 60 personas contando al personal de tripulación.

*Con información de Forbes España.

loading next article