Forbes Argentina
Liderazgo
Share

Pasó de ser un tema aislado a estar en el board de dirección en muchas compañías. Incluso algunas buscan regionalizar para aumentar el impacto de sus acciones y lograr una mirada 360. Lo importante: el cambio es urgente y requiere del compromiso de todas las partes.

22 Abril de 2022 13.42

En el 85% de las empresas creció la visibilidad de la gestión sostenible hacia el interior de la organización. Sin embargo, casi el 70% de las firmas destinan menos del 5% del presupuesto anual al área que la gestiona. En un contexto en el que ya no hay tiempo para perder, las empresas transitan el cambio hacia una actividad más verde y social, pero, aunque el 50% de los directores del área reportan directo al CEO, aún hay estructuras tradicionales que muestran resistencia a lo nuevo. 

Estos datos, revelados por el informe “Compañías con propósito: la gestión de la sostenibilidad” –una iniciativa de la Red de Profesionales de Sostenibilidad de IDEA–, dejan en claro que la fortaleza que está tomando el área se sustenta con las alianzas, y también con la agenda marcada por los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. “Cada vez son más las organizaciones que se alejan de la idea de que la única forma de compensar el impacto negativo generado es a través de la responsabilidad social o ambiental empresarial, para empezar a trabajar en la generación de impacto positivo mediante estrategias de sustentabilidad integrales, con objetivos a cumplir a 2025, 2030 o 2050”, dicen desde la consultora Kolibri, especializada en el tema. 

“En los últimos años se posicionó con mayor relevancia la gestión de la sostenibilidad. Las empresas operan en una sociedad que demanda cada vez mayor compromiso y transparencia con la sostenibilidad y, asimismo, representan el motor de ese cambio en el mundo corporativo”, relata Jorge Figueroa, director de Public Affairs y Sostenibilidad de Randstad Argentina. Esto –indica el experto– se potenció aún más con las expectativas y preferencias de las partes: inversores, empleados, clientes, cadena de valor, socios estratégicos, entre otros, que buscan empresas comprometidas con el impacto social, económico y ambiental que generan en las comunidades donde operan. “Este escenario representa un gran desafío para las organizaciones y, al mismo tiempo, una oportunidad para acceder a la licencia social que garantiza mejores resultados, cuestión íntimamente ligada con usuarios y clientes que día a día evolucionan hacia un consumo responsable”, refuerza Figueroa.

Especial sustentabilidad
 

Alejandro Lastra, director de Regulación y Asuntos Públicos de Telefónica Movistar, es claro al definir la mirada actual: “En el mercado ya se está manifestando la intención de que, a partir de 2030, se van a considerar solamente a aquellas compañías que tengan en cuenta la sostenibilidad en sus procesos. Y de cara a eso es que venimos preparándonos y poniendo la sostenibilidad en el centro de nuestras acciones”. Así, para la compañía la estrategia tiene tres partes: “Promover una conectividad inclusiva, un futuro digital y más verde para ser parte de las soluciones al cambio climático, y liderar con el ejemplo”, enumera Lastra. 

“La sustentabilidad está en el centro de todo lo que hacemos. Sin una cultura de negocios sostenible, no hay prosperidad posible”, define Mara Leonardi, líder de Comunicaciones en Sanofi, firma que tiene como objetivo eliminar todos los envases de plástico preformados (blísters) de sus vacunas para 2027 y ecodiseñar sus nuevos productos para 2025. “Además, buscamos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% a 2030, y este año también esperamos poder utilizar 100% de energías renovables”, agrega la ejecutiva. 

Diego Buranello, director de Asuntos Corporativos de Danone Cono Sur, describe cómo la estrategia de sustentabilidad se vio impactada por los consumidores que hoy están mucho más comprometidos. “Nos impulsa a estar en constante innovación y desarrollo para ser día a día más eficientes. Nos convertimos en la primera empresa en Argentina en desarrollar un envase hecho 100% de otras botellas (plástico reciclado) en la categoría de aguas. También trabajamos en pos de una revolución alimentaria por la salud de sus consumidores, la salud de nuestro planeta y todo el ecosistema, de las generaciones actuales y futuras”, añade Buranello. 

En esta revolución que las compañías describen, Naranja X también hace lo suyo. “De un área de Responsabilidad Social Empresaria nos convertimos en un equipo de Innovación Social”, indica Pablo Bocco, Social Innovation & Sustainability Lead de la fintech, que adelanta lo que viene: “Cambió el nombre, pero también la mirada y la forma de trabajar. Nos gusta definirnos como un equipo interno de consultores y consultoras que acompaña a toda la empresa en la adopción y monitoreo de criterios de triple impacto. Nuestro foco está en identificar oportunidades de adopción de criterios de triple impacto en las distintas direcciones de la empresa y, luego, diseñar propuestas para garantizar su adopción”, añade Bocco.

Especial sustentabilidad
 

Volverla integral

Uno de los objetivos que tienen quienes hoy gestionan la sustentabilidad dentro de las organizaciones es integrar el área al core del negocio. Y para esto hay diferentes estrategias. Sandro Cosentino, gerente de Desarrollo de Talento, RR.II., Sustentabilidad y MASH de Los Grobo, resalta que “a partir de 2022 se engloba Sustentabilidad y Medioambiente dentro de una misma dirección que se une a la de Talento, al entender que están interrelacionadas, y esta depende del CEO de la empresa”. Asimismo se crea una nueva Gerencia de I+D que claramente tiene foco en temas de sustentabilidad. En Mercado Libre, por caso, el equipo reporta directamente a Pedro Arnt, CFO & Executive Vice President. “Toda la estrategia forma parte de la mesa de toma de decisiones y nos permite tener una visión transversal directamente vinculada con el modelo de negocios. Esta transversalidad del impacto de Mercado Libre y nuestro propósito de crecer generando impacto positivo es visible en nuestro Reporte de Impacto Integrado, lanzado recientemente, que consolida la información financiera y la perspectiva del negocio a largo plazo”, detalla Guadalupe Marín, directora de Sustentabilidad del unicornio que está incorporando perfiles técnicos que deben responder a los desafíos ambientales de la actualidad.

En este punto, en Transportadora de Gas del Norte (TGN) trabajan con un grupo interdisciplinario para identificar riesgos y planificar líneas de acción destinadas a mitigarlos. “Muchas áreas, desde su rol, siguen esta agenda: ambiente, integridad de ductos, responsabilidad social, prevención de daños, gestión de riesgos, seguridad, higiene, salud, asuntos públicos, desarrollo de negocios son los procesos que uno puede encontrar tanto en los reportes como en las prácticas de gestión. Contamos con una Oficial de Cumplimiento que actúa en forma coordinada con los referentes de sustentabilidad de distintas áreas de la empresa”, dice Claudio Moreno, jefe de Responsabilidad Social Empresaria de TGN. En el caso de Bimbo, el equipo reporta directamente al gerente de Operaciones. Sin embargo, en la nueva estrategia de Sustentabilidad cada uno de los pilares tiene un sponsor encargado de las iniciativas. “Toda esta estructura conforma el Comité de Sustentabilidad, que se reúne de manera trimestral para revisar los avances en las metas”, describe Martín Ferrara, Marketing Director.

En 2020, AES Argentina presentó una nueva identidad corporativa que representa el compromiso de AES en asumir su responsabilidad como líder en la transición mundial hacia energías renovables. Esto se traduce en que la corporación tomó la decisión de basar su crecimiento solo en energías limpias, donde las inversiones se canalizan en proyectos renovables. "En este sentido, en 2021 celebramos el primer aniversario de la entrada en operación de los parques eólicos Vientos Neuquinos y Vientos Bonaerenses", cuenta Lucio Nuñez, Gerente de Medio Ambiente en AES Argentina. Además, la compañía presentó su primer Reporte de Sustentabilidad local en el que refleja la gestión de 2020 y que representa el inicio de su compromiso de presentarlo anualmente, siguiendo los lineamientos del estándar GRI. En los últimos dos años hubo, también, una redefinición de la estructura. En primer término, se creó la Gerencia de Medio Ambiente para todos los negocios de la empresa, generando una posición corporativa y transversal en la organización que reporta al Director de Medio Ambiente de la Unidad de Negocios AES Andes -integrada por Colombia, Chile y Argentina- que tiene una relación de staff con el Director de Operaciones de AES Argentina. "Hemos acelerado nuestros objetivos de dejar de generar energía en base a carbón para finales de 2025. Esta decisión se materializará de diferentes formas, como la conversión de las plantas a fuentes de combustible menos intensivas en carbono, el retiro o la venta de activos. Y reafirmamos nuestro compromiso de ser carbono neutral para los ámbitos comerciales en miras a 2050", adelanta Nuñez.   

“Las decisiones se toman en lo más alto de la organización: el management team, teniendo en cuenta lo desarrollado y llevado a cabo por las diferentes áreas que tienen incidencia en el tema, que en el caso de Argentina son Asuntos Externos, Marketing, Operaciones, Agronomía y Personas & Cultura”, aclara Matías O'Farrell, vicepresidente y director de Asuntos Externos de Massalin Particulares, dejando en claro que, cuanto más alto llegue el tema, mejor para todos. A esto Valentina Rodríguez, gerente de Sustentabilidad y Asuntos Públicos de ManpowerGroup Argentina, suma la importancia de formarse para la toma de decisiones con mirada ampliada. “El Comité de Dirección, que a su vez es el Comité de Sustentabilidad, define la estrategia de la empresa con la mirada puesta en el crecimiento del negocio y su impacto en las personas y el ambiente. Anualmente todos sus miembros reciben capacitaciones donde se abordan temas como tendencias en ESG, la evolución de la estrategia, los nuevos indicadores y objetivos de acción climática, entre otros”, resalta la ejecutiva, dejando en claro que todos deben reconvertirse hacia un perfil de 360 en materia ambiental y social. 

Especial sustentabilidad
 

“El director de Sustentabilidad siempre tuvo un rol transversal que afectó a los sectores del negocio. Su tarea es la de ayudar a detectar oportunidades, establecer cursos de acción concretos y no solo asegurarse del cumplimiento de los objetivos sustentables que se acuerdan en cada área del negocio, sino también acompañar a los equipos en cada región para garantizar que puedan adaptar y alcanzar sus metas”, especifica Daniel Hoe, director de Marketing de Salesforce para América Latina. Así, el rol del director de Sustentabilidad es “cada vez más integrador, ya que debe tener una mirada 360, incluyendo todos los interlocutores del negocio, del área de personas y experiencia del cliente, entre los más importantes. La sustentabilidad atraviesa toda la organización; cada parte tiene una responsabilidad específica, y se reporta en el informe anual de sustentabilidad”, detalla Mariana Coluccio, responsable de RR.II., Prensa y Sustentabilidad de Banco Itaú

Josefina Schaer, Corporate Affairs Senior Manager de Despegar, que tiene a su cargo la gestión de la sustentabilidad, sostiene que su rol es pensar, proponer e intercambiar nuevas propuestas, iniciativas y productos con todo el equipo y diversas áreas. “Es un ambiente colaborativo donde el intercambio de ideas es lo que lleva a los grandes proyectos. Es un área que se dedica sobre todo a estar atenta a aquello que surge como necesidad en la sociedad. Incorporar a las políticas de la empresa las conversaciones y preocupaciones que tienen hoy en día las personas para así estar actualizados en la materia y poder llevar a cabo acciones con un impacto significativo”, dice. “Fue importante formalizar la sustentabilidad como una política corporativa y brindar señales claras, tanto hacia adentro como hacia afuera de la organización, respecto del valor que le asignamos como norte de nuestra gestión a mediano, corto y largo plazo. A su vez, la preparación de toda la compañía para afrontar el proceso de publicación de su primer reporte fue otro hito importante que contribuyó a la toma de conciencia respecto de la importancia de gestionar y reportar nuestro desempeño en materia sostenible”, declara Carolina Langan, jefa de Sustentabilidad de Genneia.

Nuevos objetivos

La sustentabilidad es cada vez más integral dentro de las estructuras, pero también en su concepción misma. Y esto se traduce en las definiciones que las organizaciones van tomando para su gestión. “Buscamos crear valor para el medio ambiente, la sociedad y los negocios a través de nuestros productos, soluciones y tecnologías. Por eso aumentamos la relevancia de la sustentabilidad en nuestro gobierno corporativo, e integrándola en el modelo de negocio. Esto nos posiciona como socios estratégicos para nuestros clientes, generando sinergias para la innovación a lo largo de múltiples cadenas de valor”, relata Mara Yael Schlein, coordinadora de Relaciones Gubernamentales y Sustentabilidad de BASF. Por su parte, Ana Cacace, gerente de Comunicaciones y Sustentabilidad de Torneos, es clara al asegurar que, a medida que las empresas amplían su agenda, su función adquiere mayor complejidad. “Debemos garantizar el compromiso del liderazgo con la estrategia de sustentabilidad, promover la transversalidad de la gestión, identificar los cambios del entorno, anticipar riesgos y ser agentes de cambio para impulsar las transformaciones necesarias para avanzar en el camino de la sustentabilidad”, describe, en tanto que añade el desafío que implica, a nivel externo, interpretar dichos cambios y riesgos junto a las expectativas de sus grupos de interés para desarrollar un plan de trabajo.

“Nos compete a todos: sin planeta, sin recursos, no hay negocio posible. Implica a quienes generan la materia prima, producen los alimentos, los distribuyen y los consumidores, así como al Estado (para que establezca un marco que fomente la sustentabilidad y nos ayude a generar los acuerdos necesarios) y a las ONG”, detalla Verónica Rosales, directora de Comunicaciones y Asuntos Públicos y líder de sustentabilidad en Nestlé. A esto se suma Yamila Scollo, gerente de Sustentabilidad y RSE de Carrefour. “La convicción de mirar a las futuras generaciones y saber que se debe actuar ahora para poder dejarles un mundo mejor en todos los sentidos es uno de los principales motores. Se trata de una ola de transformación que las compañías no podemos desatender”, asegura. 

Especial sustentabilidad
 

Matías Campodónico, director de Asuntos Públicos, Gobierno y Sostenibilidad de Dow para América Latina, destaca que el mundo se encuentra en una coyuntura crítica y necesita liderazgo ambiental en todos los sectores. “Fomentar las conductas de reciclado en los consumidores, integrar al proceso productivo materiales reciclados para impulsar la economía circular y contribuir a la protección del clima y el medio ambiente son ejes fundamentales”, afirma el ejecutivo. 

Además las compañías buscan ampliar su territorio de influencia en materia de sustentabilidad para concretar un plan de acción fuerte y parejo. Para esto, por ejemplo, en 2021 Avon anunció la creación de la Gerencia Regional de Sustentabilidad. “El objetivo es dar soporte a los países de Latinoamérica de habla hispana, apoyar la realización de la Visión de Sustentabilidad de Avon y la concreción de las metas establecidas en el Compromiso con la Vida 2030 del Grupo Natura &Co”, refleja Claudia Restrepo, gerenta de Sustentabilidad en la firma de cosméticos. Consultada sobre en qué consiste ese plan integral, responde: “Es para abordar algunos de los problemas mundiales más urgentes, como la crisis climática, la defensa de los derechos humanos y la garantía de igualdad e inclusión en toda su red, la generación de una economía circular y la regeneración para 2030”. En Coca-Cola, por caso, cuentan con una estructura de sustentabilidad a nivel global, regional y local con funciones específicas. Además, existen aspectos de sustentabilidad a nivel operativo o de ejecución que forman parte de las responsabilidades de otros roles en todas las áreas. “Los objetivos de sustentabilidad son compartidos por todos”, describe Mariale Álvarez, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad para Argentina y Uruguay. 

La transición hacia una economía e industrias más verdes será entre todos, o no será posible. El desafío hoy es sumar a los rezagados.

loading next article