Forbes Argentina
Vehículos autónomos
Innovacion

Vehículos autónomos: por qué no aceleran

Walter Duer

Share

Estímulos y obstáculos que encuentra una industria 100% innovadora de la que participan grandes empresas tecnológicas y automotrices tradicionales.

24 Agosto de 2021 07.00

La perspectiva al volante como especie en vías de extinción. Los vehículos autónomos salieron desde hace años del mundo de la ciencia ficción para ingresar en el de las expectativas razonables. Paradójicamente, estos automóviles capaces de conducirse solos, que hasta hace apenas unos años parecían imposibles, hoy se muestran demorados: los anuncios optimistas de la industria daban a entender que por estas fechas las calles estariían infestadas con esta novedad: Uber, sin ir más lejos, había estimado que su parque automotor de 2020 prescindiría mayormente de seres humanos. 

Hoy los pronósticos son más conservadores: se habla de que aún hay un par de décadas por delante para que los vehículos sin chofer sean la norma más que la excepción, y hasta se afirma que la asistencia humana será necesaria para lidiar con entornos difíciles o climas demasiado hostiles. Por el momento, circulan en laboratorios y espacios de investigación.

Los jugadores

Si hubiera que asociar los vehículos autónomos con una marca, esa sería Tesla: su atípico líder, Elon Musk, combina los sacudones al mundo de las criptomonedas con la presentación de la quinta computadora más poderosa del mundo, utilizada por la empresa para entrenar su inteligencia artificial. 

En el medio, la compañía hizo los testeos de un Autopilot que, según voces expertas, habría logrado una efectividad muy elevada. Pero Tesla no está sola: tanto en el mundo de la alta tecnología como en el de las automotrices están muy interesados por el devenir de los vehículos autónomos. Apple permite que circulen los rumores sobre un lanzamiento de un automóvil eléctrico con estas características para 2024 mientras Google continúa trabajando con Waymo, su unidad especializada en esta área.

Intel adquirió Moovit, una compañía de soluciones de movilidad como servicio, por unos US$ 900 millones para sumarla a su estrategia Mobileye, que busca acelerar la autonomía vehicular, incluyendo el lanzamiento de un servicio de robotaxis que representan, según la compañía, una oportunidad de US$ 160.000 millones para 2030. Microsoft anunció inversiones por US$ 2.000 millones en Cruise, la unidad de vehículos autónomos de General Motors.

El origen de todo

Desde las automotrices, GM presentó a principios de 2020 el Origin, desarrollado en colaboración con Honda: una suerte de SUV diseñada para viajes compartidos y con puertas que no se abren hacia afuera para que los ciclistas que siempre pasan cerca estén más seguros, según la compañía. Si bien el modelo está listo para ser producido, no puede ser utilizado en ámbitos públicos porque carece de las aprobaciones regulatorias correspondientes.

Waymo.

La pandemia entregó también su aporte en este sentido: en China, Kentucky Fried Chicken lanzó a las calles unos pequeños camiones de reparto completamente autónomos que se desplazaban por las calles y vendían pollo frito de manera contactless.

Hoy la industria se debate entre el freno y el acelerador. Sin embargo, todo hace prever que, más temprano que tarde, finalmente logrará arrancar.

En números

Las automotrices son cada vez más empresas de tecnología: la consultora PwC afirma que el software es un factor diferenciador para los vehículos modernos y que la inversión en ese sentido se incrementará de 181 millones de euros de hoy a 331 millones de euros en 2030. El 45% del total corresponderá a funciones de conducción autónoma.

El freno ético

Quedan aspectos clave por resolver, como la decisión ética de un automóvil que, ante un accidente inevitable, deba “elegir” contra qué chocar. Este aspecto ganó relevancia a partir de un episodio en 2018 en Arizona, EE.UU., cuando un Uber autónomo (con un conductor de respaldo que debía tomar el control en caso de emergencia, pero que en el momento clave se encontraba mirando un programa de TV en su celular) atropelló a un ciclista y provocó la primera muerte registrada relacionada con este tipo de vehículos.

loading next article