Forbes Argentina
SARA DU.
Innovacion

Recaudó US$ 27 millones tras abandonar Harvard y cofundó una empresa de software: la historia de Sara Du

Steven Li

Share

Alloy Automation ayuda a marcas como Burberry, Italic y los Denver Broncos a integrar todas las herramientas que necesitan para el comercio electrónico, actuando como un panel de control desde el que pueden configurar el funcionamiento de sus aplicaciones.

02 Marzo de 2022 10.14

Durante la primera mitad de la escuela secundaria, entre 2014 y 2016, Sara Du dedicó la mayor parte de su tiempo al básquet, la natación y el golf. “Nunca pensé que entraría en ciencias de la computación”, dice en esta entrevista con Forbes.

Sara aprendió a programar por sí misma. Los primeros meses fueron duros: fallaba y volvía a empezar una y otra vez. Hasta que un día comenzó a agarrar la lógica de la codificación, al punto de lograr hacer pasantías como ingeniera de software en varias empresas emergentes antes de graduarse de la escuela secundaria.

Resulta que la programación jugaría un papel descomunal en su vida. Gracias a sus habilidades para codificar logró ingresar a Harvard para seguir la carrera de Ciencias de la Computación. Sin embargo, sus sueños de crear software también la llevaron a dejar la Universidad tan solo un año después de haber ingresado.

Tan solo unos meses después de dejar Harvard, Sara y su viejo amigo Gregg Mojica fundaron Alloy Automation, una empresa de software que ayuda a marcas como Burberry, Italic y los Denver Broncos a integrar todas las herramientas que necesitan para el comercio electrónico, actuando como un panel de control desde el que pueden configurar el funcionamiento de sus aplicaciones. 

Gold House Founder Spotlight: Sara Du, Co-Founder of Alloy Automation ?  Comcast NBCUniversal LIFT Labs
Gold House Founder Spotlight: Sara Du, Co-Founder of Alloy Automation ?  Comcast NBCUniversal LIFT Labs

Recientemente, tuve la oportunidad de profundizar en la historia de Alloy con Sara, quien comparte por qué y cómo se involucró en la creación de software de comercio electrónico, los desafíos clave que enfrentó el equipo, las estrategias que implementó como directora ejecutiva para superarlos y su visión a largo plazo.

Steven Li: Llevabas un año en la carrera de Ciencias de la Computación en Harvard y decidiste ausentarte. Según tengo entendido, sentías que la escuela no encajaba muy bien con vos en ese momento y estabas analizando algunas ideas, finalmente optando por la idea de Alloy Automation. ¿Podés ayudarme a desglosar qué era lo que no encajaba bien en la escuela y qué, de todas las ideas en las que estabas trabajando o en las que podrías haber trabajado, te entusiasmó más para trabajar en Alloy Automation?

Sara Du: Ingresé a Harvard por mi experiencia en informática. Irónicamente, aprender a codificar me hizo darme cuenta de que crezco más rápido cuando estoy construyendo y experimentando. Me divertí en Harvard, y aún extraño tanto la escena social como las clases de historia que tomé, pero decidí irme porque no quería desperdiciar años críticos en un entorno que no era óptimo para mí. 

No dejé la escuela con una idea clara de lo que quería hacer, solo que quería construir herramientas que a otras personas les encantaran. El panorama de API ya estaba bastante maduro en 2019, y estaba fascinada con las herramientas de automatización basadas en RPA y API. Sentí que las opciones existentes todavía eran demasiado difíciles de usar para las personas, o si eran accesibles, demasiado elementales. Estaba emocionada de probar y diseñar una herramienta de automatización que realmente pudiera ser utilizada por las masas. 

Li: Tengo entendido que vos y Gregg pasaron unos meses trabajando en Alloy Automation antes de lanzar Product Hunt, que fue el primer salto de Alloy. ¿Podés explicarme cómo fueron los primeros días para llegar a ese lanzamiento? 

Du: Comenzamos con una opinión sobre el producto, en lugar de un plan de negocios elaborado. Probablemente esto fue para mejor porque pudimos concentrarnos en crear el mejor producto de automatización de flujo de trabajo de su clase, que luego atrajo el interés de una amplia gama de clientes. Desde entonces, nos hemos vuelto mucho más inteligentes con respecto al posicionamiento y nos hemos centrado en las personas de la marca y las características específicas del comercio electrónico; pero si nos hubiéramos preocupado por otras cosas demasiado pronto, probablemente no hubiéramos llegado tan lejos. A veces la ingenuidad es ventajosa. 

Li: ¿Qué dirías que es lo más importante que el equipo aprendió del lanzamiento?

Du: Alloy es como un juego de Lego. Por mucho que a la gente le guste jugar con Legos, la mayoría de la gente todavía necesita ideas y guías para poder usarlos. Nos dimos cuenta de que necesitábamos sembrar algo de creatividad en nuestra comunidad, lo que nos llevó a construir un sólido mercado de plantillas. 

Li: Poco después del lanzamiento, Alloy participó en el lote W20 de YC. Al final, había recaudado una semilla previa de US$ 1 millón de varios inversores. ¿Podés hablar un poco sobre cómo pasaste esos tres meses en YC y el progreso que había hecho el equipo para conseguir esa recaudación de fondos al final?

Du: Pasamos los tres meses programando y jugando al conserje VIP para nuestros primeros clientes, mientras estábamos escondidos en un pequeño apartamento en San Francisco. Encontramos un poco de amor por parte de los clientes, pero aún estábamos lejos de encajar en el mercado de productos cuando planteamos nuestra semilla previa.

Hoy, Alloy es un equipo de 21 empleados de tiempo completo. Ha recaudado US$ 27 millones de personas como Andreessen Horowitz, Bain Capital y Y Combinator.

Li: Leí que te saltaste el Día de demostración de YC. ¿Cuál fue el proceso de pensamiento detrás de esta decisión y cuáles terminaron siendo los beneficios de hacerlo?

Du: Fue un momento extraño. Se suponía que nuestro día de demostración tendría lugar en marzo de 2020. Pero la semana anterior, el COVID acababa de comenzar a propagarse por los EE. UU. y nadie sabía cómo lidiar con él. Los mercados se estaban desplomando y los inversores estaban cerrando tiendas temporalmente. Elegimos no hacer el día de la demostración porque pensamos que nadie invertiría una diapositiva de PowerPoint en una presentación de cientos. Resulta que en su mayoría teníamos razón. Creo que nuestro lote tuvo la mayor cantidad de 'muertes de empresas' de todos los tiempos.

Li: Uno de los mayores desafíos para las nuevas empresas en etapa inicial es contratar a los mejores talentos cuando el capital es limitado y compiten contra empresas más grandes. ¿Cómo ha estado navegando Alloy ese desafío y cuál es su filosofía general sobre la contratación?

Du: Hicimos nuestra primera contratación durante la pandemia y crecimos tanto de forma remota como internacional. La mayoría de las nuevas empresas aún no son muy buenas para identificar talento internacional, por lo que hemos tenido una gran ventaja en otros mercados. Dado que nuestro equipo abarca seis zonas horarias, también hemos adaptado nuestro estilo de trabajo para que sea muy asincrónico y esté orientado a la documentación. 

Nuestra cultura define en gran medida a quién contratamos. Amamos a las personas curiosas e intrínsecamente motivadas. No necesitan estar enamorados del comercio electrónico, pero deben tener un fuerte sentido de cuál es su oficio y cómo quieren aplicarlo en Alloy. Realmente disfruté ver a algunos de los miembros de nuestro equipo subir de nivel a lo largo de los años.  

Li: Noté que el precio de Alloy puede estar en el rango de US$ 200 por mes y, en algunos casos, puede ser más de US$ 1000. ¿Puede explicarme cómo Alloy aborda la adquisición de clientes y cómo es el ciclo de ventas típico para los clientes más grandes?

Du: Siempre hemos querido que Alloy sea accesible para la mayor cantidad de personas posible, para que cualquiera pueda comenzar con un plan gratuito. Los precios más altos se correlacionan con la complejidad y el uso del flujo de trabajo, por lo que el precio que alguien paga depende del valor que obtiene de la automatización. 

Vendemos a cualquier marca con una configuración de comercio electrónico, independientemente de la plataforma subyacente que utilicen. Cualquier persona en marketing u operaciones puede usarnos para unificar datos o automatizar acciones en sus herramientas. Esto a menudo significa casos de uso en torno a la personalización de marketing o la lógica de cumplimiento. 

Por lo general, los miembros del equipo eligen Alloy por su cuenta y crecen en planes más altos, por lo que los ciclos de ventas varían. Una vez que estamos con alguien en una marca, sus flujos de trabajo a menudo se cruzarán con el dominio de otro equipo, por lo que la automatización comienza a impregnar lentamente a toda la organización. Se trata en gran medida de un crecimiento basado en productos, de abajo hacia arriba.

Li: ¿Cuáles son las tres decisiones comerciales, de ingeniería o de productos más importantes que vos o su cofundador han tomado en Alloy? ¿Por qué fueron críticos, qué hiciste y cuáles fueron los resultados?

Du: Elegimos construir un equipo de contenido interno porque creemos en el juego largo de brindar educación tecnológica de alta calidad para los comerciantes. La mayor parte del contenido que producimos no tiene nada que ver con la automatización y está orientado a ayudar a los propietarios de marcas a crear pilas de comercio electrónico de alto rendimiento. Poco a poco estamos generando confianza en Alloy como centro de contenido. 

Otra decisión que tomamos fue invertir mucho en nuestros socios tecnológicos desde el principio. Creamos integraciones internamente para que nuestros socios no necesiten dedicar recursos de ingeniería para trabajar con nosotros, y colaboramos con ellos para diseñar API de mayor rendimiento. Nuestro ecosistema de socios es tan fuerte hoy en día debido al esfuerzo que ponemos en esas relaciones.

También elegimos ser una empresa impulsada por el diseño porque creemos que una gran UX reduce la fricción del aprendizaje; somos un nuevo tipo de producto para el mundo del comercio electrónico, por lo que esto es especialmente importante. Los usuarios, que de otro modo se habrían sentido nerviosos por probar la automatización, se sienten atraídos por la interfaz hermosa y accesible.

Li: ¿Cómo serán los próximos años para Alloy y qué tipo de problemas serán los más emocionantes de resolver?

Du: Estamos entusiasmados de invertir mucho en el crecimiento del equipo y obtener la potencia de fuego adecuada para construir un centro de contenido de clase mundial y una plataforma que realmente se sienta como el sistema operativo para el comercio electrónico. Tenemos un largo camino por recorrer, y el dinero no resolverá todas las cosas, pero al menos podemos avanzar más rápido con él.

Nota publicada en Forbes US.

Traducción: Nicolás Della Vecchia.

loading next article