Forbes Argentina
educación ejecutiva diverse-hands-touching-white-paper
Innovacion

Eduación ejecutiva: del clásico MBA a micromasters, los programas para líderes de negocios

Marysol Antón

Share

Con clases presenciales y virtuales en plena convivencia, las universidades se esfuerzan para adaptar sus currículas a lo que el mercado y los talentos demandan. La oferta se diversifica y se adapta constantemente.

04 Noviembre de 2021 11.15

Lejos de ser solo de negocios, hoy los posgrados se diversifican, tal como el mercado laboral lo demanda, en todas las dimensiones de este concepto. La educación ejecutiva busca brindarles a los talentos las herramientas para colocar a las empresas en la economía 4.0. Al mismo tiempo, dota a los estudiantes de herramientas para empoderar su empleabilidad, en un mundo cada vez más competitivo.

"En educación ejecutiva se aceleró un proceso de cambio que ya veníamos vislumbrando, como en la modalidad de dictado y en el tipo de acercamiento que requieren las diferentes temáticas", asegura Silvina Miceli, directora de Programas Corporativos de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica Argentina (UCA). Por otro lado, la pandemia puso el foco en las metodologías, además de los nuevos contenidos. "Es cada vez más difícil mantener disciplinas en compartimentos estancos. Se aprendió a trabajar por problemas, comprendiendo las situaciones desde diferentes disciplinas. Implica desarrollar habilidades para comprender que una realidad es multicausal", añade Miceli. 

Betty Vandenbosch - VP ejecutiva de Contenido y Credenciales de Coursera

En este sentido, Juan Pablo Manzuoli, director del MBA de la UCA, detalla que "se potenciaron los temas que ya veníamos desarrollando para la virtualidad y la educación híbrida. Los MicroMasters cobraron mayor dinámica, entre ellos el de Profesionalización de Empresas Familiares, el de Gestión de la Experiencia del Cliente, el de Finanzas Patrimoniales y el de Planeamiento Estratégico para la Sustentabilidad". 

"Se ha convertido en un must de la formación ejecutiva incluir, de forma transversal, temáticas relacionadas con transformación digital, pero no solo desde un enfoque tecnológico, sino también cultural. Es decir, la tecnología se puede adquirir, pero el proceso de transformación implica un cambio cultural dentro de las organizaciones. Para eso, es necesario que los profesionales desarrollen una serie de competencias soft, como la capacidad de adaptación a escenarios dinámicos, resiliencia y foco en el cliente, entre otros", suma Miceli. Y continúa: "Los profesionales deben 'aprender a desaprender', dado que el contexto nos desafía constantemente. Por eso se vuelve necesario desarrollar la creatividad para resolver problemas nuevos de formas diferentes. Obviamente, en 2020 tuvieron muchísima importancia las temáticas relacionadas con trabajo con equipos remotos y comunicación".

Juan Pablo Manzuoli, director del MBA-UCA. 

"La formación especializada es crítica. Las empresas tienen que estar capacitando y recapacitando constantemente, los trabajadores deben estar aprendiendo y desaprendiendo, y eso lleva una alta demanda. Las bajas de estudiantes del interior o exterior del país no han sido una constante en Siglo 21, debido a que nuestro modelo asincrónico de mediación tecnológica, que se desarrolla para asegurar un proceso de aprendizaje sólido, sostenido y de calidad, está en marcha desde hace más de 10 años", afirma Leonardo Medrano, vicerrector de Innovación, Investigación y Posgrado de Universidad Siglo 21.

Y analiza una realidad del mercado: "Hay tres componentes principales que a partir de la pandemia empezaron a ser altamente demandados. Uno son los aspectos vinculados a la innovación, porque muchas organizaciones tuvieron que pensar nuevas formas de afrontar el problema de este escenario incierto. Otro aspecto está vinculado al liderazgo y al management, fue un año que exigió mucho a los líderes de cualquier organización para hacer que sus equipos se adaptaran, pero también para cuidar el bienestar de las personas. Un tercer factor tiene que ver con el mundo de los negocios y la tecnología en un sentido amplio, desde el marketing digital hasta la inteligencia de datos, pasando por el campo de los negocios, mercados de capitales o blockchains". 

En la Universidad de San Andrés (Udesa) registraron al inicio de la pandemia una ligera contracción de la demanda de los Executive MBA, pero ya recuperaron el movimiento e incluso crecieron un 10%. Uno de los puntos destacados es el lanzamiento del MBA Salud. "Todas nuestras aulas se volvieron híbridas. Las clases empezaron a grabarse y se invirtió en un sistema de búsqueda inteligente que permite al alumno encontrar los momentos claves en que la o el docente refiere al tema sobre el que se quiere estudiar. Además, incorporamos mucho material asincrónico de estudio, previo y posterior, como videos y cuestionarios de aprendizaje. Pero lo más interesante es que enriquecimos la propuesta académica con profesores internacionales y organizamos seminarios sincrónicos con alumnos de distintos países. Ahora que volvió lo presencial, tenemos sin dudas una mejor oferta educativa", detalla Daniel González Isolio, director del MBA de Udesa. 

Alejandra Falco, directora de la Maestría en Dirección de Empresas de Ucema.

En el aula y en la pantalla

¿Cómo serán ahora los posgrados? Mariano Luna, director del Departamento de Posgrados de la Universidad CAECE, es claro para responder: "Las instituciones educativas estamos en un momento de amalgamar las decisiones gubernamentales de nueva presencialidad con el mencionado cambio de modelo, en el que la demanda ve en la virtualidad una forma de acercarse al training ejecutivo, ya que de otra manera le resulta difícil".

"Además ?agrega Luna?, la posibilidad de capacitación remota acerca al estudiante lejano geográficamente. Todo esto rompe barreras interprovinciales e internacionales. Es un fenómeno extremadamente interesante, que debe ser fortalecido y que al contar con diferentes realidades en el aula enriquece los debates y las perspectivas".

Por su parte, Héctor Dama, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad del Salvador (Usal), asegura que están trabajando en desarrollar el MBA en modalidad a distancia, al igual que la mayoría de los demás posgrados. "Registramos un fuerte interés de cursar nuestros programas por estudiantes del interior del país y de la región. Por eso estamos asignando prioridad a este propósito: ya se presentó a acreditación en modalidad a distancia a la Maestría en Administración Pública y próximamente a la Maestría en Coaching y Cambio Organizacional. Del mismo modo, las Especializaciones en Liderazgo y Desarrollo Personal, en Gestión de Negocios Electrónicos, Comercio Internacional, y la Maestría en Dirección de Empresas (MBA)", suma Dama. 

Leonardo Medrano, vicerrector de Innovación, Investigación y Posgrado de Universidad Siglo 21. 

Está claro que la modalidad virtual les abrió a muchas personas la oportunidad de cursar. "Antes hubieran demorado o cuestionado su participación, ahora se suman y prueban la modalidad online. También vimos en el aula un mix más diverso en cuanto a cargos y tipos de empresas. Hubo un aumento en la edad promedio y en el porcentaje de perfiles directivos", explica Paula Rodríguez Etchard, directora de Executive Education del IAE Business School.

"Notamos una mayor diversidad de perfiles profesionales en las aulas: todos buscan capacitarse en nuevas dimensiones. En la Universidad Di Tella (UTDT) ofrecemos dos programas de MBA que apuntan a un público diferente: el MBA con inicio en abril, y el Executive MBA con inicio en septiembre", dice Melani Machinea, directora académica de la Maestría en Dirección de Empresas de la entidad educativa. 

En la UTDT se exigen años de experiencia laboral "para que puedan aprovechar al máximo el programa y que aporten con su perspectiva. El promedio de edad es de 32 años, y nuestros alumnos cuentan con un promedio de 10 años de carrera profesional. En cuanto al Executive MBA, apuntamos a un público mucho más senior, que ya se encuentra en posiciones de liderazgo y alta dirección. Tienen un promedio de edad de 39-40 años, y 15 años de experiencia laboral", detalla Machinea. 

"Los MBA son muy valorados porque ofrecen una formación generalista que permite al estudiante tener una visión estratégica de su organización. Es una maestría todo terreno", define Alejandra Falco, directora de la Maestría en Dirección de Empresas de Ucema, al mismo tiempo que recuerda que en 2020 muchos alumnos pedían consideraciones por cursar prácticamente con sus hijos pequeños.

Nuevos temas

Sin importar la modalidad elegida para cursar, es cierto que la emergencia sanitaria despertó aún más el interés local por la capacitación. "En 2020, en total, más de 30 millones de estudiantes se unieron a Coursera, un aumento interanual del 65%. Al 31 de diciembre del año pasado, había más de 900.000 estudiantes argentinos registrados, un aumento interanual del 138%", ejemplifica Betty Vandenbosch, VP ejecutiva de Contenido y Credenciales de Coursera.

EDUCACION EJECUTIVA

"La pandemia aceleró la demanda en temas digitales, poniendo más que nunca sobre la mesa el desafío del upskilling y reskilling de los equipos de trabajo, lo que nos impulsó a incluir tracks digitales en Data Science y Web Development. En alianza con la escuela de programación Le Wagon, de Francia, se pueden cursar módulos digitales intensivos que permiten adquirir nuevas habilidades para liderar la disrupción tecnológica", cuenta Rodríguez Etchard. 

En este sentido, Mariela Zoppi, directora comercial de la Escuela de Innovación del ITBA, asegura que los cursos que mayor interés están presentando "son los relacionados con tecnología pura, como Big Data, Deep Learning, Blockchain y Ciberseguridad, pero también las aplicadas, como People Analytics y Fintech, y las de gestión, como Metodologías Ágiles, Future Thinking y Design Thinking. De todas maneras, los cursos tradicionales también tuvieron un aumento en sus matrículas como OKR, Project Management y Gestión Gerencial". Y analiza: "Las empresas focalizaron las capacitaciones en dos sentidos. Por un lado, buscaron capacitar a niveles de mayor jerarquía en la organización en temas de innovación, diseño de futuros y ciencia de datos. Y, por otro lado, en materia de ciberseguridad, liderazgo y habilidades blandas de gestión, como agilidad y project management". 

Hoy se vuelve esencial preparar a los alumnos para el futuro del trabajo. "Por ejemplo, el MBA de la Universidad de Palermo enseña marketing digital, desarrollo de producto y business analytics, junto con habilidades blandas, como estrategia empresarial y liderazgo. En proyectos de negocios del mundo real y simulaciones de juegos de roles, los estudiantes practican estas habilidades, que según el Informe de Impulsores de Calidad de Coursera pueden promover tasas un 30% más altas de desarrollo de habilidades", cuenta Vandenbosch. 

A su vez, en la Universidad de Belgrano (UB) ampliaron la mirada en la creación propuesta educativa. "Este contexto incierto y volátil llevó a la imperiosa necesidad de responder con una maestría cuyo eje central es la competitividad sostenible. Se suman las iniciativas globales como la Agenda 2030, y la economía digital y la inteligencia en redes, que comprende el impacto humano en la gestión de empresas para coconstruir un contexto positivo y transformador. Ya contamos con una nueva maestría en Administración de Empresas, con énfasis en sostenibilidad y acreditada por la CONEAU", detalla Jorge Barrientos, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UB.

Hoy los profesionales deben tener "habilidades blandas que permitan la gestión del talento humano y organizacional para innovar en las economías verdes, naranjas y azules. Competencias que apunten a lo glocal, es decir, lo global y lo local como perspectiva innovadora. Por dar algunos ejemplos: desde los negocios internacionales de la mano de analítica de negocios hasta prospectiva en la era digital", opina Barrientos. 

Por su parte, en CAECE poseen un plan estratégico para desarrollar y expandir fuertemente todo el Departamento de Posgrados. "Hemos formalizado cuatro especializaciones que en breve estarán en el mercado: Bioestadística, Agilidad Organizacional, Innovaciones Educativas y Negocios Digitales. Como se puede observar, con propuestas innovadoras que expresen la realidad de los nuevos modelos de negocio", aclara Luna.

En cuanto a 2022, Falco cree que "la demanda será sostenida. La pandemia cambió formas de trabajar, de hacer las cosas. Se hace necesario, más que nunca, actualizar competencias".

En la Usal las expectativas son las mismas. "Esperamos un incremento en la matriculación, pero con un cambio en la modalidad de la cursada. El dictado remoto funcionó muy bien; tanto docentes como alumnos lo han adoptado de forma exitosa. Por ese motivo estamos iniciando la acreditación ante CONEAU para que la carrera pueda ser 100% a distancia. Esto permitirá que alumnos del interior del país accedan a la especialización sin necesidad de trasladarse", resalta Dama.

loading next article