Forbes Argentina
Innovacion

Covid-19 y conspiración: Videos muestran cómo imanes "se adhieren" a los brazos después de la vacuna

Bruce Y. Lee

Share

Este challenge es furor en Estados Unidos y hay muchos fanáticos que lo toman como una continuidad de las teorías sobre complot del 'chip', que también involucraron a Bill Gates al comienzo de la pandemia. Por qué esto no tiene sustento, según la ciencia.

19 Mayo de 2021 14.56

Algunas personas afirman en las redes sociales que los imanes se pegarán a su brazo después de que le hayan inyectado la vacuna Covid-19. Esto sucedería porque la vacuna de Covid-19 inyecta metal en su brazo, aparentemente lo suficiente para hacer que los imanes se adhieran a su cuerpo.

Esta serie de afirmaciones en masa incluyó fotos y videos publicados en las redes sociales. Por ejemplo, un video publicado en Instagram y Twitter mostraba a una mujer diciendo: "Acá está el imán. Este es el brazo en el que me inyectaron el Pfizer”, mientras colocaba lo que parecía un imán en su brazo izquierdo, según Angelo Fichera escribiendo para el sitio web FactCheck.org.

El Coronavirus pone en jaque a los Juegos Olímpicos de Tokio

Todo esto del imán de pegarse al brazo parece ser una extensión de las viejas teorías de conspiración del “microchip de rastreo en la vacuna” que estuvo circulando por un tiempo. Otro ejemplo fue un video de TikTok que muestra un imán de Yoda pegado al brazo de una persona. O más bien, en el brazo de una persona se pega un imán de Yoda, como se muestra en una captura de pantalla del sitio web FactCheck.org. De hecho, surgió el término "Desafío magnético de la vacuna Covid", como challenge en las redes sociales.

Antes de comenzar a creer que la vacuna del Covid-19 de alguna manera hará que su brazo sea más susceptible a un ataque de Magneto, tenga en cuenta varias cosas. En primer lugar, las vacunas tendrían que tener una buena cantidad de metal para que los imanes se adhieran a usted como lo harían en la puerta de una heladera.

El mito de que tu cuerpo podría verse así

Una dosis de la vacuna del Covid-19 es menos de un mililitro (mL), con una dosis típica para la vacuna Pfizer / BioNTech de solo alrededor de 0,3 mL. Eso no es suficiente volumen para exprimir un microchip típico. Incluso si todo el volumen inyectado estuviera lleno de un metal ferromagnético, probablemente no sería suficiente para convertir su brazo en la puerta de un refrigerador.

Las vacunas contienen principalmente lípidos, proteínas, sales y azúcares. Los lípidos, las proteínas, las sales y los azúcares son los tipos de sustancias que puede encontrar en muchos alimentos y suplementos. Y no son metales ferromagnéticos. De lo contrario, escucharía a la gente decir: "Estoy tratando de comer mi comida, pero estos malditos imanes se siguen pegando".

En tercer lugar, como ya expliqué para Forbes, no hay evidencia real detrás de estas teorías de conspiración del “microchip en la vacuna”.

 

Coronavirus: Guía para ser voluntario de una nueva vacuna

Irónicamente, muchas de estas afirmaciones se publicaron en sitios de redes sociales como Facebook.

Nadie tiene idea de lo que pueden estar usando estas personas para hacer que los imanes se adhieran, ya sea algún tipo de pegamento, cinta adhesiva, sudor, miel o zapatero de cerezas. En estos días, también es bastante fácil alterar fotos y videos. Entonces, si va a hacer un reclamo de microchip, debe contar con mucha más evidencia real.

Crean un test ultra rápido para el coronavirus que revolucionará los vuelos

La desinformación circula en varios países y ya fue verificada por Newtral, en España; Full Fact y Reuters, en Inglaterra; Snopes, AFP Factual, Lead Stories y Politifact en Estados Unidos.

En última instancia, recibir la vacuna del Covid-19 puede hacerlo más atractivo, pero no de una manera magnética. La vacuna puede ofrecer una muy buena protección contra el Covid-19 severo, lo que puede ayudarlo a sentirse un poco más relajado y devolverle un poco más de estilo. Las personas completamente vacunadas pueden tener muchas menos probabilidades de ser portadoras del virus y, por lo tanto, de infectar a otras personas. Y aunque una sonrisa infecciosa puede ser atractiva, no ocurre lo mismo con las gotitas respiratorias infecciosas.

Con información de Forbes US.

loading next article