Forbes Argentina
Innovacion

Cómo estas startups dirigidas por mujeres buscan resolver la crisis de la leche de fórmula para bebés en EE.UU.

Alexandra Sternlicht

Share

Aunque faltan años para la aprobación de la FDA, Helaina y BioMilq confían en la voluntad de los padres de alimentar a sus recién nacidos con un producto desarrollado en un laboratorio.

29 Mayo de 2022 15.55

La escasez de fórmula para bebés es un problema que Laura Katz y Michelle Egger imaginaron cuando decidieron por separado desarrollar alternativas sintéticas a la leche materna.

Helaina, la startup de Katz, y BioMilq de Egger han recaudado cada una más de US$ 20 millones de inversores entusiastas que incluyen, en el caso de BioMilq, a Bill Gates. Aunque es probable que sus productos estén a años de la aprobación de la FDA, las respectivas fundadoras de 29 años confían en que sus innovaciones científicas brindarán a los cuidadores alternativas más saludables que serán más fáciles de obtener para las familias modernas que la leche materna real. La pregunta que deben responder: ¿Serán suficientes los padres que den el salto a los sintéticos?

Para Katz, la idea de Helaina surgió a los 23 años, mucho antes de que se le pasara por la cabeza la maternidad. Había dejado su clase de nutrición global en el programa de Maestría en Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Nueva York y abordó el tren N, poniendo el podcast Reply-All de Gimlet Media para distraerse. Fue cuando el presentador describió a una nueva mamá que conducía horas y pagaba a personajes dudosos de Internet por leche materna para amamantar a su bebé que Katz se dio cuenta de que nadie había comercializado con éxito la leche materna sintética. Katz decidió que ella sería la primera. Estableció Helaina para utilizar la fermentación de precisión, el proceso de programación de levadura para fermentar en proteína de leche materna, para producir y comercializar leche materna científica.

Mamadera
 

“La escasez nos muestra cuán crítico es impulsar la innovación en este espacio, para brindar más y mejor acceso a los padres que necesitan alimentar a sus hijos con algo que no sea leche materna”, dice Katz. “Estamos humanizando la fórmula infantil y acercándola a la leche materna en términos de las propiedades que la leche materna aporta a los bebés que la beben”.

Actualmente, los cuidadores tienen la opción de alimentar a los bebés con leche materna extraída naturalmente o fórmula infantil, que es leche de vaca alterada científicamente para parecerse a la leche humana.

Katz ha recaudado US$ 25 millones en fondos de patrocinadores como Spark Capital y Siam Capital. Ella y su equipo de 30 personas operan en un laboratorio de la ciudad de Nueva York donde experimentan con la fermentación de precisión y sus usos para bebés y consumidores mayores. Actualmente se encuentra en las primeras etapas de los ensayos clínicos. Katz se negó a ofrecer una estimación de cuándo estará disponible Helaina para llenar los pasillos de nutrición infantil, pero dice que su debut estabilizará los precios, ofrecerá a los cuidadores una alternativa a la leche sin costo de tiempo y romperá el oligopolio de las cuatro empresas: Abbott, Nestlé, Perrigo y Reckitt Benckiser, que en conjunto representan el 90 % del mercado estadounidense.

Leche de fórmula
 

A pesar de lo que puede ser una renuencia inicial a amamantar a sus bebés con leche hecha en un tubo de ensayo, Stefani Bardin, quien enseña tecnología y diseño de alimentos en la Universidad de Nueva York y la Escuela de Diseño Parsons, dice que habrá interesados. 

“Creo que la tecnología puede ser realmente útil para abordar las brechas en el sistema alimentario”, dice Bardin, quien fue una de las instructoras de Katz en la Universidad de Nueva York, pero no ha vuelto a tener contacto con ella desde entonces. “Mi única preocupación sobre este tipo de reemplazos es que las empresas [necesitan] observar el cuerpo de manera integral”. Bardin cita Soylent, una bebida de reemplazo de comidas que tuvo que retirar su producto varias veces debido a consecuencias no deseadas.

Desde el punto de vista del mercado, las empresas de nutrición infantil ven un pequeño crecimiento, lo que ayuda a explicar la falta de innovación y consolidación en el espacio. “La leche sintética podría proporcionar una solución”, dice Shagun Singh, director de investigación de RBC Capital Markets. “Estoy seguro de que podría tener un futuro”.

Fotos de stock gratuitas de amanecer, beber, bebida
 

BioMilq es otra empresa que espera capitalizar esta visión del futuro. Con el respaldo de US$ 25 millones de inversionistas como Gates, Novo Holdings y Breakthrough Energy Ventures, Egger, CEO y cofundador de BioMilq, planea lanzar la leche humana sintética en los próximos tres a cinco años. En lugar de fermentar la levadura, como hace Helaina, BioMilq toma leche materna y tejido mamario, donados por mujeres que reciben tarjetas de regalo de Target como agradecimiento, y cultiva células humanas que pueden secretar leche.

BioMilq todavía está en investigación y desarrollo, dice Egger, y no estará listo para comercializarse hasta dentro de 18 meses a dos años. “La nutrición infantil realmente no ha interesado a los empresarios e inversionistas tradicionales porque durante la última década fue relegada a un tema de mujeres”, dice Egger. “No cualquiera de la calle puede lanzar un producto de nutrición infantil, en cierta medida por una buena razón. Eso ha bloqueado la innovación porque no es un proceso fácil llevar un producto al mercado. Requiere mucho capital y experiencia científica”.

Cuando BioMilq obtenga la aprobación para salir al mercado, Egger comenzará vendiéndolo directamente a los consumidores a un precio superior para compensar el alto costo de producción de la tecnología. Ella cree que su producto ayudará a las mujeres a lograr la igualdad en el lugar de trabajo sin comprometer la nutrición infantil. “La leche materna es la mejor fuente de nutrición”, dice ella. “La realidad es que la lactancia materna exclusiva para la mayoría de las familias modernas está circunstancialmente fuera de su alcance”.


*Publicada en Forbes US