Forbes Argentina
Today

¿Quien ganó el debate Trump-Biden? 7 conclusiones clave del primer round por la Presidencia de Estados Unidos

Forbes US

Share

El primero de los tres debates presidenciales fue más o menos lo que la mayoría de la gente anticipó: un caos.

30 Septiembre de 2020 09.50

El presidente Trump y el exvicepresidente Joe Biden intercambiaron insultos y chicanas, y el moderador Chris Wallace no pudo evitar que los dos candidatos se hablaran entre sí. El resultado fue una noche que reveló poco, pero golpeó el espíritu de la nación.

¿El debate presidencial realmente significó algo? Más que diferencias estilísticas y una sensación general de vergüenza nacional por la debacle, hubo siete conclusiones clave que los votantes pudieron extraer del debate de 90 minutos.

El presidente Trump es el "Interrumpidor en Jefe" (Interrupter-in-Chief).  Trump pasó la mayor parte del debate hablando no solo de su rival demócrata, sino también del moderador Chris Wallace. Durante el curso del debate, Trump no dudó en interrumpir a Biden, a menudo castigándolo sin ningún sentido de decoro y luciendo como un matón que quería controlar el debate. Al final, el estilo de Trump parece estridente e implacable, pero no particularmente convincente o presidencial.

Biden resistió la tormenta, pero no sin algunos daños.  El exvicepresidente se mantuvo firme frente al ataque de Trump y pudo articular su agenda hasta que fue interrumpido. A pesar de algunos pasos en falso (por ejemplo, decirle al presidente que "se calle" y tratar de articular algunos comentarios confusos sobre los impuestos), el estilo de Biden de hablar directamente a la cámara fue efectivo y convincente. Al final, Biden hizo lo que tenía que hacer: parecía presidencial, incluso en medio del ataque de Trump.

Asistencia sanitaria, asistencia sanitaria, asistencia sanitaria. El segmento de apertura del debate fue posiblemente uno de los momentos más efectivos de Biden, ya que el exvicepresidente defendió con fuerza el Obamacare mientras criticaba los ataques de Trump en su contra. Fue uno de los debates políticos más claros de la noche y posiblemente uno de los más importantes para millones de estadounidenses que dependen de Obamacare para su atención médica. Biden parecía informado y convincente, mientras que Trump, desafiado por Wallace, fracasó sin poder hacer referencia a su propio plan para reformar la atención médica en Estados Unidos. Podría haber sido la discusión más memorable de la noche para aquellos que pudieron prestar atención a la discusión real.

Ganó el miedo.  Al negarse a condenar a los supremacistas blancos y a las milicias, y al negarse a decir si pediría a sus partidarios que se abstengan de la violencia después de las elecciones, el presidente Trump aumentó la presión sobre una campaña ya incendiaria. Los comentarios del presidente fueron notables no por lo que dijo, sino por lo que evitó decir. Al negarse a condenar la violencia y al abstenerse a aceptar una elección pacífica, el presidente Trump marcó lo que quizás sea uno de los momentos más oscuros en la historia del debate presidencial estadounidense.

El medio ambiente perdido.  Al acercarse al final del debate, la discusión sobre el cambio climático se perdió en la cacofonía de un debate que salió mal. Las discusiones serias se perdieron entre los ataques personales y la fatiga general de los espectadores. En otras palabras, uno de los problemas más críticos del futuro de Estados Unidos y el mundo se perdió en la confusión partidista. Otra vez.

Trump tiene munición, pero Biden tiene empatía.  El presidente Trump intentó herir a Biden con ataques contra su hijo, Hunter Biden. Pero a pesar del asalto de Trump, Biden pudo abordar el tema y la nación al hablar ante la cámara sobre su hijo superando la adicción a las drogas. Fue uno de los momentos más poderosos del debate, y un recordatorio de los desafíos y la tragedia que la familia Biden ha superado, y los desafíos que enfrentan cada día muchas familias estadounidenses que lidian con las drogas y el alcohol.

Algo debe cambiar. El debate fue vergonzoso: una vergüenza para los candidatos, una vergüenza para los espectadores y una vergüenza para la nación estadounidense. A pesar de que las campañas han acordado dos debates más, si esto es lo que Estados Unidos tiene que esperar, algo debe cambiar.

Autor: Seth Cohen

Nota publicada en Forbes US.