Forbes Argentina
Today
Share

Luego de una tensa reunión entre los accionistas y los representantes de la Provincia de Sata Fe en el día de ayer, el Presidente anunció la derogación del DNU 522/2020 por el cuál había dictado la intervención de la compañía. Desde Vicentin habían advertido que el llamado "plan Perotti" consistía en "una expropiación sin precio indemnizatorio".

31 Julio de 2020 13.35

A casi 60 días del anuncio de intervención de Vicentin, la situación parece haber vuelto a su estado original. Ayer, a la salida de una reunión formal entre las partes, el Gobierno de Santa Fe había dado por terminada la negociación con los directivos de Vicentin para la conformación de un fideicomiso, la "solución intermedia" mediante la cuál buscaba capitalizar las acreencias y asegurar la continuidad a la operatoria de la empresa. La respuesta de la compañía llegó de inmediato. "No hay negativa de los accionistas de Vicentin a acordar toda propuesta que sea una solución concreta y sustentable, pero no puede razonablemente pedírseles que voluntariamente claudiquen su responsabilidad y abandonen su propiedad anhelando que haya suerte", afirmaron en el comunicado, aduciendo que la propuesta de Santa Fe ofrecía "una naturaleza distinta del fideicomiso" que pretendía conformar la compañía. Según Vicentin, la propuesta de la Provincia suponía "el desprendimiento de todo derecho de los accionistas respecto de su propiedad sobre el capital social de Vicentin, en la esperanza que un plan de recuperación que la Provincia y la Nación liderarían tenga un resultado exitoso".

Esta tarde, en una serie de tweets, Alberto Fernández pateó el tablero y anunció el retiro de la intervención.

"El juez interviniente en el concurso no ha permitido hasta aquí que el Estado pudiera conocer cuál es el pasivo real de la compañía", escribió el Presidente y descartó un nuevo intento por conformar un nuevo fideicomiso: "El Estado nacional no va a comprometer recursos públicos mientras el actual directorio permanezca en la empresa, ni tampoco integrará un fideicomiso compartiendo la gestión del mismo". De esta manera, Fernández sugirió que el caso vuelve a fojas cero: "No estamos dispuestos a adoptar riesgos que podrían traer como consecuencia la estatización de deuda privada para que los argentinos y las argentinas deban hacerse cargo del irresponsable proceder de los actuales administradores".

Aunque no la esperaban, fuentes de Vicentin confiaron a Forbes que ven con buenos ojos la decisión del Presidente. De este modo, entienden, el proceso seguirá "donde corresponde", dentro del Concurso que lleva adelante el juez Fabián Lorenzini, y confían en que "podrán sacar adelante la empresa y encontrar una solución para los acreedores".

El naufragio del Plan Perotti

Horas antes de que se conociera la decisión presidencial, el secretario de Justicia de Santa Fe, Gabriel Somaglia, había adelantado la noticia en una entrevista con Radio Con Vos. El funcionario, quien lleva adelante las negociaciones con Vicentin en nombre de Santa Fe, explicó que de este modo "la idea de la expropiación queda totalmente abortada". Tanto como las gestiones para conformar el fideicomiso del Plan Perotti. Así, siguió Somaglia, solo quedará pendiente la resolución del juez de Reconquista respecto del pedido de la Provincia sobre la remoción de la actual administración de la compañía, una decisión que llegaría a fines de agosto.

La segunda pata del caso sumó un nuevo capítulo esta mañana en el juzgado federal de Julián Ercolini. El juez hizo lugar a una medida de prueba pedida por el fiscal federal Gerardo Pollicita para que la empresa Vicentin entregue documentación contable, medida que se cumplió esta mañana, tras el exhorto enviado desde el fuero porteño en la causa que investiga supuestos delitos en el otorgamiento de préstamos por parte del Banco Nación a la compañía durante el gobierno de Mauricio Macri.