Forbes Argentina
inclusion financiera
Summit

Los desafíos de responder a un segmento desatendido por el sistema financiero

Laura Mafud

Share

Pablo Pereyra Portugal, Director Comercial para América Latina de Mambu; Agustín Hidalgo, CCO de IOL invertironline; Mariano Pontnau, CEO Superdigital Argentina; y Sofia Arrobas Lassalle, Head de Todo Pago, analizaron los aspectos principales de un camino aún largo por recorrer.

21 Octubre de 2021 17.54

Las cualidades de la gran mayoría de las fintech se basan en la inclusión financiera, la flexibilidad y el rápido acceso a herramientas de medio de pagos, créditos e inversiones que de otra manera sería difícil acceder. Y esos desafíos se expresan en particular en el papel de abordar un mercado históricamente desatendido, no bancarizado o que no califica para el sistema tradicional, que requiere más acceso a productos y servicios financieros, para no sólo tener una cuenta sino también beneficios.

En la tercera edición del Forbes Revolución Fintech Summit Pablo Pereyra Portugal, Director Comercial para América Latina de Mambu;  Agustín Hidalgo, CCO de IOL invertironline; Mariano Pontnau, CEO Superdigital Argentina; y Sofia Arrobas Lassalle, Head de Todo Pago, analizaron los aspectos principales de un camino aún largo por recorrer, así como los riesgos y las oportunidades que se abren en América Latina para toda la población excluida de la banca formal.

Pablo Pereyra Portugal

Cada vez más usuarios y más servicios se suman en estas plataformas como alternativa de bancarización e inclusión financiera, en un segmento que en la Argentina está muy extendido con necesidades muy dinámicas y heterogéneas.

Para Hidalgo, hay una “fuerte necesidad de educación financiera con niveles muy bajos de personas que invierten en el mercado de capitales”, y en ese contexto que es común a la mayoría de los países latinoamericanos, “las herramientas de inversión tienen que ayudar a potenciar la planificación de como uno quiere vivir la vida. Pero tomar esas riendas requiere una cultura de ahorro e inversión sin un piso mínimo”. 

Y en el mismo sentido entendió que “hay mucha gente a la cual ayudar a cambiarle la vida pero también mucho por hacer en medios de pago, soluciones bancarias, ahorro, inversión, cualquier sea el ecosistema financiero, pero no hay que esperar”.

Agustín Hidalgo

Arrobas, por su parte, ofreció un enfoque desde el pequeño comerciante que mediante las nuevas soluciones de tecnología financiera “puede acceder a una herramienta que facilita la inclusión al comercio, al profesional, al oficio, para crecer en sus negocios con medios de pago, cuotas o incluso ofrecer planes Ahora”. Y ese espacio que se abre requiere de “soluciones suficientemente flexibles que se adapten a las necesidades de un segmento que no puede afrontar un costo fijo en la expansión de su negocio, y para el cual el ecosistema es la herramienta para incluir financieramente”.

Así, educación, inclusión y accesibilidad se asocian casi sin distinciones. También lo destacó Portugal al resaltar que “hay un mercado desatendido y hay que brindarles mas acceso a productos y servicios financieros, no solo tener una cuenta sino contar con un aliado que le brinda beneficios. El empoderamiento (de esas herramientas disponibles) hace que la gente tiene que saber usar lo que se le brinda, visto como educación financiera o alternativas para brindarle conocimiento para hacer mas efectivo su uso”. Y desde una visión más regional explicó que “cada pais tiene una problemática y las fintechs están cubriendo ese espacio y esa mirada sin tener el peso del banco tradicional, que permite moverse rápido para obtener resultados”.

Sofía Arrobas

Finalmente, Pontnau afirmó que “es clave para la industria profundizar y trabajar la inclusión financiera o económica. Hay 300 millones de semibancarizados en la región, y en la Argentina el 91 % de las personas adultas tiene una cuenta bancaria, pero la mitad no sabe que la tiene”. Entonces se impone a la industria “educar financieramente al usuario para que el producto le agregue valor en su día a día en sus pagos diarios, o en el acceso al ahorro e inversión. La región se merece una oportunidad porque esas 300 millones hoy no tiene la posibilidad de capturar ese conocimiento”.

Mariano Pontnau

En conjunto, hubo coincidencias entre los especialistas en que la industria tiene la responsabilidad de tomar decisiones que ayuden a las personas y brindarles soluciones en su vida, a lo que se debe sumar la promoción del uso responsable con una buena experiencia del usuario. Más allá de las intereses particulares, las empresas del mundo fintech no se identifican competidoras sino que el único competidor de este proceso de inclusión financiera es el efectivo, y es necesario dar las herramientas para esa lucha para el pequeño comercio y las personas.

loading next article