Forbes Argentina
Victoria Torterola, Haulani
Negocios

Un viaje a Hawaii la inspiró a crear una marca de helados veganos: este año llegará a Brasil y crecerá con franquicias

Laura Mafud

Share

A los 27 años, Victoria Torterola fundó Haulani, una compañía con la que elabora y comercializa helados, yogures y dulce de leche a base de plantas. Exporta a Uruguay y este año llegará al mercado brasileño.

19 Junio de 2022 15.00

Convencida de que la diversificación de hábitos de consumo es una manera de generar impacto, Victoria Torterola comenzó a dar forma en 2016, en Buenos Aires, a Haulani, una firma con la que elabora y comercializa helados, yogures y dulce de leche a base de plantas, emplea a 16 personas y estima cerrar 2022 con una facturación anual de $ 100 millones solo en la Argentina. Entonces, la joven tenía apenas 27 años, pero no era una novata en el mundo culinario: había abierto dos restaurantes familiares de comida orgánica, uno en Pilar (GooD & Green) y otro en Miami (Lilikoi), y también había viajado trabajando como camarera por Inglaterra, Hawaii y Australia.

“Estaba ya inmersa en el universo gastronómico alternativo con los restaurantes orgánicos de mi familia, había trabajado también con una amiga que importaba aceite de coco y lo introducíamos al mercado local, y durante un viaje por Hawaii surgió la idea de hacer 'helados que hacen bien', que fue el primer slogan de Haulani, y arrancamos haciendo helados con superalimentos que fueron después evolucionando junto con la demanda y el surtido”, recuerda Torterola.
 

Punto de encuentro


En palabras de Torterola, el viaje en el que surgió la idea de Haulani fue una suerte de experimento para cortar con la rueda de trabajar sin parar para ganar dinero y probar cómo era renunciar a su trabajo, gastarse todos los ahorros y quedarse sin plata para, al menos, transformar al fantasma de la escasez en una realidad sobre la que poder accionar.

paletas haulani
 

Durante ese viaje, dice, tuvo una epifanía y se dio cuenta de que “eso que nos da miedo, por lo general, es la puerta de entrada hacia algo que deseamos mucho que atravesar o enfrentar los miedos puede ser un portal hacia la libertad, o al menos hacia la certeza de que no se trata de vivir sin miedo, sino de no dejar que el miedo nos detenga o impida avanzar hacia lo que deseamos”. 

En ese momento, Torterola se encontró con alguien que elaborada helados a base de leche de coco y se entusiasmó. “Sentí que si elaboraba helados con leche de coco, los endulzaba con miel y los saborizaba con superalimentos como la cúrcuma, la maca y la espirulina, podía hacer 'helados medicina' y que, si lograba que el helado haga bien, podía intentar a través de eso, comunicar que el miedo puede ser un aliado hacia lo que profundamente deseamos, los fracasos pueden ser una oportunidad para aprender y resurgir, las pérdidas nos pueden enriquecer y todo en la vida puede ser nutritivo para crecer. Ese punto de encuentro entre una idea concreta y un propósito personal tan profundo me dieron el entusiasmo, determinación, ambición y perseverancia que necesitaba para animarme a emprender”.

Victoria Torterola, Haulani
Victoria Torterola, creadora de Haulani.


Los inicios


Haulani comenzó una máquina de mesada de US$ 1.000 y una cuenta de Facebook. Torterola lo financió con dinero que aportó su padre a cambio de un porcentaje de la empresa. “A los dos años, entró una inversión de US$ 30.000 para comprar una fabricadora industrial y acondicionar una fábrica para poder registrar los productos y entrar en grandes superficies”, comparte.

Según Torterola, desde su incio, Haulani fue muy bien recibida como marca y como producto. Sin embargo, también debió aprender a superar algunas barreras propias de todo comienzo. “La traba fue siempre cómo crecer sin inversión. Cómo lograr contratar gente para vender más o para profesionalizar la operación sin el dinero para financiarlo, o cómo aumentar la capacidad productiva sin tener que vender un gran porcentaje de la empresa para financiarlo. El potencial de Haulani era enorme, pero su valor estaba sujeto a la venta, que estaba limitada por falta de capacidad productiva y de recursos humanos. De a poco, fui creciendo orgánicamente”, sostiene la emprendedora.

Haulani feria de brasil
Haulani, durante una feria en Brasil.

Asimismo, a lo largo de estos años, la producción siempre estuvo corriendo detrás de la demanda. "Con la entrada a las grandes superficies, vino el nuevo modelo de negocios, cerramos nuestra fábrica y terciarizamos la producción; ahí el crecimiento fue exponencial, justo en el momento de la pandemia cuando el consumo aumentó muchísimo”, dice.

De hecho, justo antes de la pandemia estaba negociando con fasonadores para tercerizar la producción. En junio de 2020, en pleno ASPO, arrancaron la producción de helados en la fábrica de Guapaletas y, de la mano de ellos, pudieron responder a una demanda con fuerte crecimiento. También empezaron a vender a través de su propia tienda online y lograron una llegada muy fuerte gracias a la disponibilidad de los clientes para recibir pedidos en sus casas todo el día. 

“Inicialmente, el impacto fue muy positivo, aunque ahora se siente la caída del consumo; no solo porque la gente diversificó nuevamente su consumo con salidas a comer y entretenimiento, sino porque también vemos el impacto sobre el consumo de productos no esenciales como un helado de la mano de la crisis económica”, sostiene Torterola.

Victoria Torterola, Haulani
Victoria Torterola, Haulani


 

Helados veganos


El consumo de alimentos plant based, es decir, elaborados solamente con productos de origen vegetal, crece en la Argentina y en el mundo. De hecho, esta industria en nuestro país ya tiene su sello de certificación internacional, de la mano de International Vegan Certificate y de la Asociación de Productores de Alimentos a Base de Plantas en Argentina. Se estima que en nuestro país hay más de 1.000 marcas que elaboran este tipo de productos. 

En la Argentina, el 12% de la población es vegana o vegetariana, de acuerdo a un informe de Kantar Worldpanel, y el 78% de la población argentina estaría dispuesta a subir su consumo de productos a base de plantas, según un informe de la compañía Ingredion junto a la consultora Opinaia.

Haulani
 

“El crecimiento del sector es notable, la llegada de góndolas especializadas en productos plant based en grandes superficies es un claro ejemplo de esto. No son solo los veganos los que eligen diversificar sus hábitos de consumo, hay un gran interés desde la salud y el fitness por productos alternativos, de mejor calidad de ingredientes y propuestas más actualizadas en cuanto a ingredientes y concepto. La gente tiene mayor información, y con esta viene una demanda más informada y exigente”, comparte Torterola.

Haulani elabora helados, yogures y dulce de leche a base de plantas. Su principal canal de venta hoy en día son las grandes superficies y dietéticas: vende en más de 100 comercios de manera directa y luego otro gran volumen a través de 30 distribuidores alrededor del país más canales como Jumbo, Disco, Carrefour, Walmart, Libertad.

Haulani
Yogures Haulani.

 “Para este año pensamos poner más energía en heladerías propias y franquicias para capitalizar el consumo impulsivo de helado que es realmente el que opera en nuestro país, seguir desarrollando el mercado uruguayo y también desembarcar en Brasil”, adelanta la emprendedora. 

Recientemente, participó de la Naturaltech en Sao Paulo y estableció contacto estrecho con cadenas de supermercados locales brasileños como también distribuidores, importados e inversores. “El foco está en regionalizar la marca en Mercosur, desarrollar una nueva heladería con cafetería y bakery para franquiciar y el lanzamiento de quesos untables a base de castañas de cajú”, concluye.

loading next article