Forbes Argentina
Pampa Smart: Foto de Juan Martín
Negocios

Río Cuarto ya tiene su fondo de inversión para proyectos agtech y agrifood

Leandro Africano

Share

Se trata de Pampa Start VC que en su roadmap tiene previsto reunir más de 6,5 millones de dólares en sus dos primeras rondas antes de fin de año. Y un total de 100 millones para 2035. La mayoría de los inversores son productores de la zona con un ticket que va entre 50 y 100 mil dólares por cada uno.

09 Julio de 2024 16.00

Uno de los últimos relevamientos de la Secretaría de Desarrollo Económico, Comercial e Industrial de la municipalidad de Río Cuarto, en la provincia de Córdoba, indica que la ciudad se constituye como “clave a la hora de hacer crecer la industria agroalimentaria global con el fin de que sea más segura, ágil, rentable y sostenible”. 

Es una ciudad que alberga más de 80 empresas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) agrupadas bajo el clúster tecnológico, y más de 20 startups locales; esto se explica por la gran oferta académica que existe con la Universidad Nacional de Río Cuarto a la cabeza, dictando más de 40 carreras de grado y posgrado, pero además con la representación de muchas otras Universidades del país (Siglo 21, UCASAL, Univ. De Mendoza), el INTA; el INTI; el Conicet; FADA, la Sociedad Rural de Río Cuarto y un Estado que acompaña este desarrollo.

Además, según los datos de la Bolsa de Cereales de Córdoba, la campaña 22/23 alcanzó un área sembrada en el departamento Río Cuarto de 1,4 millones de hectáreas. Al mismo tiempo, es responsable de la mayor producción de maíz, entre otros cultivos a nivel nacional. Esta ciudad forma parte también del corredor bioceánico contribuyendo en conectividad y ubicación estratégica. 

Todas estas características fueron motivos suficientes para diseñar un fondo de Inversión para startups enfocado en proyectos de agrifood y agtech. Así nació Pampa Start Venture Capital que ya realizó dos rondas de recaudación de fondos: Pampa I que recaudó US$ 1,5 millones y Pampa II que tiene un objetivo de US$ 5 millones y lleva recaudado más US$ 1 millón. 

La historia de esta empresa de venture capital muestra cómo el capital de riesgo puede ser un motor esencial para la innovación y el desarrollo en el sector agropecuario. Antes de convertirse en socios de Pampa Start, Manuel Ron, Federico Cola, Gerardo Roccia, Luciano Nicora, Rafael Ibañez, Teresa Cañete y Juan Martín Ninfea provenían de diferentes trayectorias, acumulando diversas experiencias y conocimientos en ámbitos de innovación, administración, sistema, producción, Derecho y empresas privadas. 

Pampa Smart: de izq. a der.: Juan Manuel Ninfea, Manuel Ron, Luciano Nicora, Federico Cola, Gerardo Roccia y Rafael Ibañez.
De izq. a der.: Juan Manuel Ninfea, Manuel Ron, Luciano Nicora, Federico Cola, Gerardo Roccia y Rafael Ibañez.

El portafolio de los fondos conformados hasta el momento refleja una colección de empresas emergentes que están impulsando la innovación y la tecnología en el sector agropecuario y otros campos relacionados. 

1. Genganar: Esta plataforma se centra en la promoción de remates y la venta de planes, actuando como una tienda digital para cabañas. Su modelo de monetización se basa en ingresos por servicios, facilitando la comercialización de ganado de manera eficiente y efectiva.

2. SIMA: Ofrece una plataforma para el monitoreo de lotes agrícolas, geolocalización de datos y generación de órdenes de trabajo para diversas labores. Con integraciones a softwares como Albor y Finnegans, SIMA proporciona una herramienta robusta para la gestión agrícola, permitiendo a los agricultores optimizar sus operaciones a través de tecnología avanzada.

3. AgriRed: Funciona como un mercado B2B de insumos agrícolas, facilitando la conexión entre empresas. Este enfoque ha permitido a AgriRed expandirse significativamente en Argentina y Brasil, destacándose como una plataforma esencial para el comercio de insumos agrícolas.

4. DeepAgro: Una empresa de inteligencia artificial que ha desarrollado un sistema para la detección de malezas y la aplicación selectiva de herbicidas en cultivos de soja y maíz. Este sistema permite ahorros significativos en agroquímicos, optimizando el uso de recursos y reduciendo el impacto ambiental.

5. Nippy: Plataforma de beneficios para trabajadores independientes, dirigida a colaboradores de empresas como Rappi, PedidosYa y Uber. Nippy facilita el acceso a beneficios y servicios, mejorando la calidad de vida de los trabajadores independientes y promoviendo un modelo de trabajo más sostenible y justo.

6. Eiwa: Desarrolla plataformas y algoritmos para mejorar la adquisición, análisis y visualización de datos en la producción de semillas e insumos agrícolas. Su tecnología permite a los productores optimizar sus procesos y tomar decisiones informadas basadas en datos precisos y actualizados.

7. Nutrico: Empresa foodtech que utiliza machine learning para mejorar recetas de alimentos nutritivos y sostenibles. Su objetivo es democratizar el acceso a alimentos saludables a precios accesibles, integrando tecnología avanzada para optimizar la producción alimentaria.

8. Circular: Ofrece software como servicio para optimizar la gestión logística de las empresas, simplificando procesos y creando una comunidad de camioneros. Su modelo de negocio se centra en atraer clientes corporativos, proporcionando soluciones eficientes para la logística empresarial.

El portafolio de empresas de Pampa Smart demuestra un compromiso con la innovación y la sostenibilidad en diversos sectores, principalmente en la agricultura y la alimentación. “La integración de estas tecnologías en el sector agropecuario es crucial para enfrentar los desafíos actuales y futuros, como el cambio climático, la escasez de recursos y la necesidad de aumentar la eficiencia y sostenibilidad de la producción agrícola. Al proporcionar herramientas que permiten una gestión más precisa y eficiente de los recursos, estas empresas contribuyen a la creación de un sector agropecuario más resiliente y adaptable”, explicó Juan Martín Ninfea en diálogo con Forbes Argentina. 

Además, la diversificación de modelos de negocio muestra la amplitud de enfoques innovadores que están siendo desarrollados. “Esta diversidad no solo impulsa la competitividad de las empresas individuales, sino que también fortalece el ecosistema emprendedor en su conjunto, fomentando la colaboración y el intercambio de conocimientos”, agregó Ninfea.

Según explicaron desde Pampa Start, los inversores son productores de la zona que cuentan con un excedente de su producción y que en promedio destinaron US$ 50.000 cada uno a los fondos sabiendo que se trata de una inversión de largo plazo y riesgo alto a la hora de determinar la expectativa de retorno. El éxito de estas empresas emergentes puede servir como modelo para futuras iniciativas en la región al tiempo que Pampa Start subraya la necesidad de un enfoque colaborativo que incluya a agricultores, empresas, gobiernos y universidades para construir un futuro sostenible para la industria agrícola en Argentina.


 

loading next article
10