Forbes Argentina
Negocios

Juan de la Serna, presidente de Mercado Libre: “No está bueno que los empresarios exitosos se tengan que ir del país”

Alex Milberg Director

Share

En un mano a mano con Forbes, el miembro fundador de MercadoLibre en Argentina analiza los desafíos de hacer negocios en la Argentina y cuenta sobre su relación con Marcos Galperin.

29 Agosto de 2020 11.52

¿Cómo te encontró la pandemia y cómo la estás transitando?

Como todos en el mundo, pasamos por muchas etapas. Al principio con dudas, miedos e incomodidades, pero con los meses nos fuimos acostumbrando. Hoy, lejos de sufrirla, estoy empezando a disfrutarla porque trabajamos todos desde casa. Es bastante conocido el impacto que le ha generado esta situación al e-commerce en el mundo. Argentina fue el primer país donde se dictó una cuarentena muy restrictiva y eso tuvo un impacto muy duro en nuestro negocio porque el nivel de transacciones se cayó entre un 70 y 80 por ciento de una semana a la otra. Pero, a medida que fueron pasando las semanas y la gente vio que la única forma de abastecerse era on line se empezó a recuperar el volumen y de ahí no paró de crecer hasta hoy. 

¿Cómo era la foto sobre las expectativas que tenían en 2019 y cuál es la de ahora? 

Lo que pasó es que la penetración del e-commerce sobre el retail creció en los primeros tres meses de la pandemia, más de lo que habia crecido en los últimos diez años. Esto lo que hizo fue acelerar  lo que se proyectaba para dentro de cinco años. MercadoLibre viene creciendo a lo largo de los años regularmente, pero esto fue un shock en nuestras tasas, primero tuvimos una baja y después vino la suba. En algunos países, como Chile o Colombia estamos creciendo de una manera ya casi absurda, seis veces lo que hacíamos hace un año. En los mercados maduros no son esas tasas de creimiento pero están por encima del cien por ciento. En el último trimestre, la facturación creció un 120% en moneda constante y las transacacciones y el volumen transaccionados por arriba del cien por ciento. Hay algunas métricas que son aún mayores como las operaciones en MercadoPago, los pagos QR, etc. Afortunadamente eso va a seguir ocurriendo, porque se incorporaron muchos usuarios. 

¿Cuál fue el mayor desafío?

La logística no está preparada, en ningun país, para soporar un crecimiento tan grande de una semana a la otra y eso fue un desafío. Nos veníamos preparando para esto hace mucho tiempo y la pandemia nos agarró en un buen momento. Si hubiese ocurrido dos años antes hubieramos tenido un gran problema, porque es muy dificil manejar los volumenes que se transaccionaron en los últimos cinco meses.Tuvimos cuellos de botella importante, y eso nos obligó a renfocarnos y a incorporar tecnología. Hoy es un tema superado, volvimos a los tiempos promedios previos a la crisis.

¿Cómo enfrentaste el “factor Moyano”?

No hay manual de procedimiento para una situación como esa. Nosotros habíamos tenido algunos contactos previos. Esto ya había empezado cuando inauguramos nuestro Centro de Almacenamiento en el Mercado Central. Ya veníamos preparándonos para esta posibilidad. Claro que no pensamos que iba a ocurrir cuando ocurrió. Lo que si nos generó son un montón de proyectos satelitales a aplicar en caso de un bloqueo. Esto requiere de tecnología, desarrollo? Dentro de todo el impacto fue bastante menor gracias a cierta cordura que hicieron que los bloqueos duraran 24 horas y nosotros defendimos nuestra posición que creemos que fue la correcta. A partir de ahí, surgieron algunas charlas, pero hoy la situación está controlada y lo que el sindicato reclamaba será discutido en otro ámbito y no bajo esos métodos. Lamentablemente no son cosas que pasen en el resto de los países.

Alex Milberg y Juan Martín de la Serna, presidente de Mercado Libre Argentina.

¿Tener que ocupar un tiempo de la agenda en resolver cosas que son propias de este país, relacionados con lo político, lo coyuntural, es algo que solo ocurre al hacer negocios en la Argentina?

Lamentablemente es así y ocupa más tiempo del que tendría que ocupar. Yo llevo 21 años en la empresa y nunca tuvimos un caso así. Hay que invertir tiempo en estas cosas y en los cambios permanentes de regulaciones. Argentina es importante, fue creada por un argentino, tenemos nuestros headquarters, pero es un negocio relativamente chico para lo que es el total de la compañía. Argentina representa menos del 20% del negocio y problemáticas como esta insumen demasiado tiempo y dedicación.

¿Cómo imaginabas este último trimestre? ¿Cuánto más puede crecer la acción de MercadoLibre en el 2021?

Creemos que este crecimiento vino para quedarse. La pandemia cambió por completo los hábitos de consumo. Habrá que ver en lo inmediato, en el caso de que volvamos a cierta normalidad y si eso tiene algún efecto. Yo creo que no. Para nosotros esta es la nueva normalidad y seguiremos creciendo, seguramente a tasas más razonables que las de los últimos meses pero superiores a las de 2019. Es difícil planificarlo, porque nuestro negocio es muy volátil. Tenemos expectativas pero no un plan detallado de crecimiento. La acción tiene otros componentes que nosotros no manejamos y no define nuestras expectativas y los proyectos, pero no estamos preocupados por su valor y su evolución, sino por seguir incorporando servicios, ayudando a cada país a reactivar la economía y generar empleo de calidad. Esas son nuestras preocupaciones diarias. 

Siendo vos uno de los miembros fundadores y asumiendo el liderazgo local, cómo es la relación con Marcos Galperín, cómo evolucionó después de tantos años

El top management de MercadoLibre está en la compañía hace más de 20 años. Nos conocemos todos muy bien. Eso hace muy fácil la operatoria y la toma de decisiones. En los últimos siete empecé a reportarle a Marcos y esto ha sido un triple privilegio. Es uno de los pocos iluminados que hay en la región y entender como opera, como piensa, como mira hacia adelante ilumina a toda la organización. Estando fuera de la Argentina le permite ver la compañía como un todo. Antes al estar acá terminaba más enfocado en temas locales. Su vocación por hacer las cosas con excelencia y tratar de trascender es algo que es natural para él y quienes estamos a su alrededor vamos absorviendo eso que se desparrama al resto de la organización.

¿América Latina es el techo?

Si. Intentamos en algún momento abrir operaciones en España, Portugal  Miami y Florida, (EE.UU) pero no nos da el músculo para abarcar más de lo que estamos haciendo.

¿En qué intentan replicar a Amazon y en qué ser mejores que ellos?

Queremos ser mejores que todos, mejores que las mejores compañías del mundo. Amazon obviamente es una empresa de primer nivel y creo que mucho de lo que hicimos en logística fue mirando lo que hizo Amazon. Eso nos hizo mejorar los índices de satisfacción de los usuarios, incorporando nuevos servicios. Pero. competimos con Amazon en Brasil y México, y nos va muy bien en los dos mercados. Siempre tenemos que ver lo que está pasando internacionalmente a pesar de competir con empresas locales.

¿Dónde quiere estar MercadoLibre en los próximos cinco años?

Nos imaginamos consolidando nuestro negocio, creciendo con marcas que están surgiendo y que se suman a nuestras plataformas. Somos muy optimistas con el futuro, tenemos los medios para seguir creciendo e invirtiendo. Aprendimos que podemos trabajar de otra manera y ese cambio es para siempre. Además, en este tiempo, confirme el grado de compromiso de nuestros equipos. Eso llena de orgullo y me hace ser optimista hacia adelante. También quiero continuar con algo que aprendimos este tiempo: la capacidad de adaptarnos a condiciones tan cambiantes y volátiles en el corto tiempo.

¿Tenés ese optimismo para la economía argentina?

Claramente no es el mismo que sobre MercadoLibre. No soy optimista. El panorama para lo que queda del año no luce muy bien. Más que la recuperación hay que evitar la caida y eso aún no sucedió. No llegamos al piso de la caída económica. Por ejemplo, ahora se está hablando en el Senado de una reforma judicial que no creo que mucha gente esté preocupada por eso en este momento; o se hizo a las apuradas una Ley de Teletrabajo, que no era necesaria ahora y por otra parte fue mal implementada, en vez de una ley tan importante como la de la Economía del Conocimiento que genera tantos ingresos por importaciones no son tratadas. Esas son cosas que preocupan. Hoy la pandemia permite que cualquier persona pueda trabajar desde su casa, hay una competencia global por el talento. Generar las condiciones son imprescindibles para que las empresas puedan crecer. La economía en general creo que se va a complicar. Se está pensando en subir los impuestos, cosas como esas van en contra de los principios que rigen la economía. Ojalá haya un plan que yo no esté entendiendo y que pueda permitir que la economía se recupere. Así como para nosotros fue difícil tomar decisiones en medio de la pandemia, no quiero imaginarme lo que debe ser para el Gobierno tomar decisiones en un contexto tan complejo, con tantas presiones y tantos intereses. 

¿Te suena más seductora la mirada del Presidente uruguayo que dice que de la crisis se va a salir con el sector empresario?

Es difícil no estar de acuerdo con esa mirada. El empresario argentino es un gladiador y un luchador que soporta cambios permanentes de condiciones y de rumbo. Hace más de 20 años que operamos y pasamos por varios gobiernos y situaciones económicas. Pero, en algún momento, deberíamos sentarnos como país a que todos los actores, gobiernos, empresas, sindicatos y personas influyentes puedan definir un futuro donde las empresas se puedan desarrollar, crecer y sea bien visto que a alguien le vaya bien, porque mientras tanto genera trabajo, paga impuestos, etc. No está bueno que los empresarios exitosos se tengan que ir del país.

¿Qué consejo le darías a esos “gladiadores” que están surfeando la tormenta?

Tienen que apostar a largo plazo aunque eso a veces resulte difícil. Si uno está convencido de su proyecto tiene que invertir, en el futuro llegarán los beneficios. También es importante rodearse de los mejores, tener la mejor gente, la más comprometida. La diferencia la haces si tu equipo compra la idea, no si solo cumple con su trabajo. Podrán venir las tormentas que tengan que venir pero las cosas llegan si se hacen con convicción.