Forbes Argentina
José Luis Alonso, Mirgor
Negocios

José Luis Alonso, CEO de Mirgor: "No nos sirve salvarnos solos"

Pablo Wahnon

Share

La ingeniería local aprovechó el régimen de Tierra del Fuego para diseñar productos electrónicos destinados al mercado internacional. El ejecutivo revela los negocios para exportar por US$ 250 millones en 2021.

06 Julio de 2021 07.55

Guillermo Aranguren ya no tenía esperanzas. La falta de un respirador le quitaba las últimas posibilidades de tratarse con el prometedor suero equino hiperinmune. Era solo cuestión de contar con algo más de tiempo para ganarle la batalla al Covid-19 pero ya no había caso. Su suerte estaba sellada.

Si la noticia anterior es una fake news se debió a que la Argentina cuenta con algo que no todos los países tienen: inteligencia en fabricación nacional. Y a ello se suma un aspecto crucial: que esa fabricación sea escalable aún más allá de las necesidades de la Argentina.

Mirgor es una empresa dedicada a la fabricación de productos tecnológicos que tiene prácticamente los mismos años que la democracia. Radicada en Tierra del Fuego aprovechó el régimen para desarrollarse y con los años fue logrando agregar valor más allá de lo que suele imaginarse. El desafío para ingresar en una nueva era dentro de un escenario de competencia global se favoreció con la llegada de José Luis Alonso; el actual CEO de la compañía fue nombrado hace 4 años y medio para impulsar una máquina de fabricación con ingeniería argentina.

Muchas veces se ve a las empresas de Tierra del Fuego como meras etiquetadoras de productos ¿Qué pueden decir al respecto?

Es una visión completamente equivocada. Hay que venir a Tierra del Fuego para entender lo que estamos haciendo. Quienes vienen y nos visitan se sorprenden con la gran cantidad de valor que generamos. Y sin que tengamos que ni siquiera abrir la boca. Es sólo cuestión de entrar a las fábricas. En Mirgor, aprendimos de cada una de las marcas internacionales con las cuales trabajamos. Toda esta experiencia además se condensó en un proceso de fabricación propio que está patentando. Por ejemplo, fabricamos celulares para Samsung. Pero no sólo eso, sino que estamos entre las fábricas más eficientes de Samsung en el mundo y la nuestra de Tierra del Fuego es la única que no es propia de ellos. O sea, cuando nos miden contra el resto de sus fábricas estamos segundos o terceros con relación a eficiencia y calidad. Entonces competimos dentro del mundo Samsung donde todo es top y no estamos primeros porque la fábrica de Corea fabrica 300 millones de celulares al año y entonces cualquier pequeño error nuestro se disimula mucho menos que en el caso de ellos. Y logramos todo esto sin perder nuestro compromiso con el lugar de origen.

Mirgor

Estamos en Río Grande y hacemos todo lo posible por colaborar y mejorar oportunidades para todos nuestros colaboradores. Hace poco tuvimos un incendio que ni era en nuestra planta y ahí estuvimos junto agradeciendo y apoyando a nuestros bomberos incluso hasta haciendo eventos para ellos. Hay cosas que se invisibilizan en Buenos Aires, por eso es importante que la clase política entienda el valor, no sólo a nivel nacional, sino ahora también internacional que generamos. Había poco interés por entender el verdadero valor de una compañía como Mirgor. Y eso es lo que ahora vemos que si está ocurriendo gracias a la visita del presidente Alberto Fernández y el Ministro de Industria Matías Kulfas. Tenemos mucho para mostrar. Los que vienen siempre se sorprenden porque nadie imagina el alto nivel en tecnología que fuimos desarrollando.

¿La pandemia terminó siendo una oportunidad para mostrar la importancia de contar con inteligencia nacional para la fabricación a escala?

Cuando sucedió la pandemia lo primero que hicimos fue formar un comité especial para identificar todas las áreas en las que podíamos ayudar. Así dimos con el tema de los respiradores diseñados y fabricados en Córdoba por Leistung. Se trata de una compañía pequeña con un producto de muy alta calidad lo cual es justo lo que sinergiza perfecto con nuestro ADN. Ellos por una cuestión de tamaño podían fabricar 200 respiradores al año. Nosotros llegamos a fabricar 300 en una semana. Y esto no es sólo cuestión de tener una línea de montaje con más gente. Es poder realizar nuevos diseños en el proceso de fabricación. Por ejemplo, el testeo de estos equipos es crítico: claramente no pueden fallar.

También nos lanzamos con Toyota y el ITBA para automatizar un respirador manual que lo hicimos y lo donamos al ministerio de defensa para hospitales de campaña. Fue una reingeniería a partir de componentes que ya teníamos pero nadie se había puesto a pensar en utilizarlos para armar un producto completamente diferente. No tuvo tanta publicidad, pero fue muy meritorio. Mirgor hizo toda la lógica, todo el software y todo el sistema de plaqueta electrónica del controlador del respirador. Este desarrollo fue aprobado por el AAA que es la Sociedad Argentina de Anestesiología.

Desarrollamos también un sistema que se llama OxiTemp que registra utilizando un dispositivo que se comunica via bluetooth con el celular, y registra y almacena datos de temperatura y saturación de oxígeno, el cual puede ser monitoreado por el doctor desde su propio celular. Hoy está en implementación en el Hospital Austral.

Es muy importante destacar que la Argentina pudo contar en una situación crítica con un valor que se genera desde la capacidad industrial. La gente de Leistung quedó azorada de lo que vio. En Leistung tomaron nuestros desarrollos y se los llevaron a Córdoba gratuitamente. Nuestro director industrial les dio capacitación semanalmente en forma gratuita a todo su equipo de trabajo.

Mirgor

Nosotros aprendimos de ellos, conocimos su tecnología y su gran potencial de desarrollo. Trabajamos en equipo y mejoramos de un modo de 360°. Por ejemplo, tenían cuellos de botella que ayudamos a eliminarlos. Testeaban las válvulas más importantes del respirador y eso demoraba 38 minutos por válvula. Nosotros desarrollamos un dispositivo que realiza ese testeo en 30 segundos y ese dispositivo se lo cedimos. Ellos como estaban iban a suministrar el 10% de lo que iba a consumir la Argentina y ahora lograron suministrar el 50% y exportar a 10 países. Entraron a un mundo que les era impensado. Fabricamos con ellos mas de 2000 respiradores. Y exportaron US$ 15 millones en 2020.

Todo esto sirvió para mostrar el valor estratégico de una empresa como Mirgor. Incluso esta es una nueva unidad de negocios donde los respiradores no están bajo la ley 19640; no tuvimos ningún tipo de beneficio promocional y aun así los fabricamos con un costo menor que en Córdoba. La intención ahora es que en la medida que vayan apareciendo estos dispositivos irlos presentados como un valor para la provincia. En la nueva ley que se está discutiendo sería interesante ir hacia la electrónica especializada en automotriz y en medicina.

Pese a un entorno difícil para los negocios lograron comprar dos empresas: Famar y Brightstar. ¿Cómo tomaron esa decisión y en qué los favorecía? ¿Les permitió realizar negocios de exportación? 

La compra de Famar era un desafío en el sentido de ser una empresa muy complicada a nivel financiero, pero recibimos el pedido del gobierno de la provincia y acudimos a su ayuda para evitar que 200 familias quedaran sin trabajo. También vimos un enorme potencial en su equipo de investigación y desarrollo. Ese es el mérito de nuestra empresa, encuentra en cada desafío, un potencial negocio, y lo lleva a cabo. A nivel técnico era una de las pocas que tenía hasta mejores palmares que nosotros. El valor de sus 40 ingenieros de I+D era algo que la Argentina no debía perder. Además, Famar, tiene su propia tecnología de infotainment, y eso nos permitió mostrarles a los clientes más de una opción.

Mirgor

Ahora estamos muy involucrados en todo lo que es el desarrollo de módulos electrónicos que exportamos a Brasil. Se trata de la famosa computadora de a bordo del auto que rige el motor y el resto de los sistemas de comando de la unidad. Es una placa electrónica con un software embebido que controla tanto los parámetros de performance del motor como los de seguridad del vehículo. Esto no se lo ve mucho desde el régimen, pero es de gran relevancia ya que es una tecnología propia que nos permite adaptarnos a las necesidades de diversos fabricantes como Peugeot o Volvo. Además, hay un mercado en el cual se requieren 10.000 unidades al año donde los fabricantes chinos no quieren entrar porque no les da la escala.

Tenés que tener tecnología de alto nivel y además capacidad de satisfacer volúmenes menores a un costo adecuado para el fabricante. Este tipo de productos los estamos mandando a Europa.

En cuanto a Brighstar, fue una situación parecida. 500 familias quedaban en la calle. No había ningún incentivo en quedarse con la compañía, ya que sabíamos que Samsung no tenía otra opción que fabricar con nosotros porque somos los únicos que cuenta con los estándares de calidad que ellos requieren. Ahora eso iba a aumentar la desocupación, los problemas sociales, que a nuestros empleados también le llegan, ya que sucede que con un sueldo tienen que ayudar al primo, al tío, etc. Miramos todo el entorno porque necesitamos agregar valor y además ser sustentables socialmente. No nos sirve que nuestros colaboradores vengan en una situación donde ven que sus familias no pueden sostenerse.

Pero como con Famar, vimos que una parte de Brighstar sí era de nuestro interés. Revisamos el área de servicios, y vimos que es complementaria con nuestra área comercial y la fusionamos. Nos agrega algo nuevo aunque es un negocio pequeño comparado con el de fabricación. En Brighstar desarrollaron un servicio de trade in donde reciben el usado por el cual se le da un crédito para comprar uno nuevo, y este usado se le da a un vendedor especializado.

¿Qué sucede si se acaba el régimen?

Mirgor hace 10 años atrás era una compañía que dependía 100% del régimen. Hoy en día tenemos nuestra división agroindustria, puntos de venta de retail, servicios, y distribución. 

Con lo cual, si bajásemos la palanca de la fabricación, inmediatamente, levantaremos la de la importación y seguimos operando. Solo voy a perder 2 puntos que da la fabricación pero nos vamos a liberar de la complejidad de gestionar más de 2000 empleados. En realidad, el mayor perjudicado sería nuestro país y sus habitantes que quedarían sin trabajo. Se despilfarraría un activo enorme que es la industria de Tierra del Fuego. El que no la conoce la verdad es que no puede opinar sobre eso.

José Luis Alonso, CEO de Mirgor

Por ejemplo, la industria automotriz es de las industrias más valoradas de la Argentina. Esa industria tiene mucho más carácter ensamblador que la industria electrónica. ¿Qué automotriz fabrica cada pieza del auto que comercializa? Ninguna. ¿Sin embargo, alguien puede negar el valor de la industria automotriz Argentina? Compran piezas a 200 o 300 proveedores de suministros y lo ensamblan en su línea de producción obteniendo bienes de alto valor y desarrollando actividades fabriles complejas y profundas. El 99.99% de las industrias son ensambladores. 

Mi línea de producción de Samsung es la misma que la de Tailandia. La misma cantidad de operadores, las mismas actividades, las mismas hojas de proceso de producción, los mismos testeos, los mismos controles, las mismas pruebas de calidad. Usamos los mismos dispositivos y sistemas. Samsung mira en tiempo real que teléfono estoy produciendo y en qué posición de la línea. Por lo tanto, remitirse a que Tierra del Fuego pega estampillas es muy pobre es muy chiquito. Dicen que es difícil resistirse a un archivo. Bueno, es muy difícil irse de Tierra del Fuego pensando que se pegan estampillas, una vez que fuiste y lo viste. Por eso comenzamos a invitar periodistas para que vean lo que hacemos.

¿Cómo aparecen los nuevos negocios?

Somos una empresa muy enfocada en el cliente. Esta es mi cuarta experiencia en diferentes empresas de este nivel. Y muy pocas veces vi una política de priorización del cliente como la que tiene Mirgor. Mirgor es capaz de resignar resultados económicos con tal de satisfacer a sus clientes. Mirgor va con propuestas de reducción de costos de fabricación sin que el cliente lo pida. Hacemos una mejora de productividad en la planta y le compartimos la mejora. Logramos que nos vean como un socio estratégico. Nos gusta lograr relaciones a largo plazo. El cliente nos va proponiendo más cosas y así aparecen nuevos negocios. Nosotros a Samsung le comenzamos fabricando. Después nos dijeron: ¿Se animan a distribuir? Nunca lo habíamos hecho, hoy IATEC (subsidiaria de Mirgor) es una de las tres distribuidoras mas grandes de la Argentina. Después nos propusieron que implementemos el negocio B2B. Y abrimos un departamento para atender empresas. Luego dijeron: ¿Se animan a llegar a los clientes? Se armó un debate grande dentro de Samsung: que una fábrica llegara al punto de venta. Hoy Mirgor fabrica, distribuye, da el servicio en el punto de venta, repara el teléfono, gestiona canales online y hace la logística inversa, si fuese necesario. Y así el cliente te sigue pidiendo de hacer más cosas. Esto nos pasa también con Toyota, con Mercedes, con Volkswagen. Nuestros clientes nos llevan a nuevos negocios.

Mirgor

Otro ejemplo de relacionamiento estratégico es Toyota, que es uno de los fabricantes de automóviles más prestigiosos del mundo. A través de los años, han entendido que somos su músculo estratégico para el desarrollo de productos electrónicos. Con ello, colaboramos no solo en los productos que fabricamos, si no en todos los desafíos que nos hacen parte. Estamos siempre tratando de seguir las iniciativas de nuestros clientes. Y esto termina generando que otras marcas se te acerquen para proponerte cosas: apoyamos a las telefónicas fabricándoles módems, o módulos electrónicos a un cliente automotriz para exportarlo al mercado europeo.

¿Tienen iniciativas de fabricación también en el continente?

Estamos en un proceso muy ambicioso de establecer nuevas actividades fabriles en el continente. Buscamos asociaciones estratégicas, donde Mirgor invierte en Argentina, y el partner estratégico transfiere la tecnología. Acabamos de anunciar junto al presidente Alberto Fernández y Ezequiel Vallejos Meana de Toyota Argentina nuestra inversión por US$ 71 millones en siete años para construir una nueva planta de autopartes en Baradero, provincia de Buenos Aires. Se trata de un predio de 12 hectáreas donde no solo vamos a crear fuentes de trabajo, sino que será nuestra plataforma para atraer clientes de la industria automotriz de cara a la mayor transformación que tendrá la industria en las últimas décadas.

Estamos muy entusiasmados con nuestro proyecto ONTEC donde comenzaremos fabricando piezas de gran envergadura, y de difícil producción, sumando acabados superficiales inéditos para la industria argentina. Estas piezas plásticas de alta calidad se combinarán luego con sensores y módulos electrónicos de alta complejidad, producidos en las plantas de Mirgor en Río Grande, Tierra del Fuego. El montaje final de ambas partes y la entrega a terminales automotrices se hará desde Baradero. La primera etapa se ejecutará entre 2022 y 2023 en las cuales invertiremos US$ 16 millones. ONTEC permitirá además ahorrar divisas por sustitución de importaciones por hasta US$ 25 millones anuales.

Todo esto forma parte de un modelo exitoso donde logramos que este contento el desarrollador de la tecnología, y así, también contentos nuestros clientes y Mirgor continua su senda de crecimiento. No podemos dar nombres por los convenios de confidencialidad firmados. Pero para que se entienda la idea, una vez que el cliente ve cómo fabricamos un componente por ejemplo de electrónica automotriz (cuyo desarrollador original era otra empresa suministradora de nuestro cliente a nivel internacional) nos muestra como caso de éxito en su casa matriz. Entonces cuando hay necesidad de desarrollar otros productos las demás empresas suministradores de esa marca saben que pueden confiar en nosotros. Para ellos es cobrar el royalty y desentenderse de todos los problemas.

Se supone que el auto del futuro tendrá cada vez más componentes electrónicos. ¿Esto les sumará más negocios o puede quitarlos del mercado?

El auto del futuro tendrá un gran peso lo electrónico. Hoy en día en una camioneta posee del 10 al 15% de su valor en piezas electrónicas. En 2025 será superior al 50%. Si sos capaz de generar un expertise local en fabricación de electrónica automotriz tenés un diferencial. Hay solo 15 países en el mundo que fabrican electrónica automotriz. Y nosotros somos uno de esos países gracias al régimen industrial de Tierra del Fuego. Perder ese valor no tiene sentido. Hoy en día el cliente nos pide fabricar muchas más piezas en el futuro cercano, solo necesitamos tener previsibilidad, y Mirgor invertirá en nuevas líneas de fabricación y ampliaciones de las plantas de producción de plaquetas electrónicas. Esta es una línea estratégica de crecimiento como país, es mucho más que solo hacer negocios.

¿Esto significará que Samsung tenga menos peso como negocio dentro de Mirgor?

Esa proporción siempre fue cambiando. Antes Samsung era el 30% del negocio y ahora es el 70%. Esto va a volver a cambiar por la electrónica de alta complejidad. Hacemos nuestro propio software en muchas de las cosas que fabricamos.

¿El régimen ahorra divisas?

Queremos ser una empresa que pueda exportar valor agregado. Un teléfono que vale US$ 10 si se importa, solo cuesta 8 si se compran las piezas y se fabrica en Argentina. La Argentina deja de pagar dólares en el exterior. Además, nuestras empresas le dan trabajo a pymes locales que nos suministran los materiales nacionales. Es una cadena de valor de alto impacto. Ya durante el gobierno anterior, teníamos precios más bajos que Chile y Brasil. Podemos mostrar que ahorramos entre un 20 a 30% de divisas, que además generamos valor agregado y dándole trabajo a la gente. No hay razón para terminar con el régimen. 

Una forma de ver también el valor agregado es buscar cuantas empresas argentinas tienen 250 ingenieros electrónicos en su plantilla como Mirgor. Elegí del rubro que quieras y verás la magnitud del valor de Tierra del Fuego. Comento lo de los ingenieros porque hoy en día podemos entrar en todo tipo de negocios. Podemos exportar plaquetas con la más alta tecnología posible. Hemos evaluado que podemos aplicar para tener como clientes a Lockheed Martin y otros proveedores de la NASA. Si tenemos que invertir US$ 15 millones para lograrlo no nos va a temblar el pulso. Y eso es algo que debemos al régimen que nos permitió desarrollarnos y alcanzar este punto que hoy nos deja con la posibilidad de darle retornos a la Argentina en todo sentido: exportación, creación de talento, alto valor agregado, y aumentar nuestra capacidad industrial estratégica en tecnología. Lo vimos con la pandemia, y si Argentina nos vuelve a necesitar volveremos a estar.

Siempre se menciona a Nicolás Caputo lo cual da lugar a interpretaciones políticas de todo tipo. ¿Cómo lo viven en el día a día? 

Esto surgió porque Mirgor nació como una asociación entre las familias Macri y Caputo. Pero eso ocurrió 30 años atrás. De la familia de Macri no quedó nadie luego de los 90. En 1994 la compañía salió a la bolsa de valores, y Nicolas Caputo, desde entonces solo tiene aproximadamente el 10% por ciento de la compañía. El Anses por ejemplo tiene 23% de las acciones. Es
nuestro accionista más importante por lejos. Y si te soy sincero Nicolás Caputo nunca vino a vernos ni tuvo injerencia en la
compañía. El chairman de la compañía tiene nombre y apellido se llama Roberto Vazquez y es un profesional intachable, con perfil muy bajo, y que jamás se metió en política. Es un ingeniero que ha llevado a Mirgor a ser lo que es hoy. 

Mirgor

Por otra parte, en 1997 se decidió que ningún familiar de los accionistas trabaje en la compañía. Desde entonces, no hay ningún familiar ni de Caputo, ni de ningún accionista en los cuadros de decisión. Incluso Roberto Vazquez tiene 4 hijos, los cuales son profesionales exitosos incluso en el exterior y no están en Mirgor. Él fue quien tuvo la visión de que Mirgor necesitaba transformarse para darle continuidad a su proyecto de empresa. Nosotros vinimos para eso para darle vuelo a la compañía. Cómo suele decirnos: “En Mirgor fabricamos la calidad”.

En 2020 Mirgor fue la acción del panel líder que más creció pese a ser uno de los años más complejos de la historia ¿Si estuvieras fuera de la empresa aún comprarías la acción de Mirgor?

Personalmente creo que, si tomara la decisión de atesorar valor en acciones de compañías argentinas, lo haría solo en 3 de ellas, una es Mirgor. Y eso es por la visión estratégica de la compañía, no por lo que pase cada año. En la última asamblea de accionistas el directorio propuso resignar prácticamente el 100% de sus honorarios que antes se pagaban cash. Lo hicimos para liberar el máximo posible de nuestro cash para destinarlo a nuevos negocios.

Y propusimos crear un esquema de compensaciones para directores y retención de talento vía acciones. Nuestro propio
personal demanda el papel de Mirgor. Eso es tener una perspectiva de generación de valor sobre nuestra acción. Vamos a recomprar además hasta el 5% de la compañía. 

También quiero destacar al gran equipo de colaboradores que tenemos. Para trabajar en Mirgor, es mandatorio ser buena gente. Acá no hay lugar para la gente que no quiere construir y trabajar en equipo. La gente compra el proyecto más que la acción. Es una compañía que decidió desendeudarse, no toma ninguna decisión para agradar a ningún accionista en particular y siempre piensa en su comunidad. Es una empresa que tiene un perfil parecido a las escandinavas.

¿Es inviable la Argentina?

Por el contrario, Argentina tiene todas las condiciones para crecer. Pudimos reestructurar la deuda. Tenemos la renegociación del FMI. Creo que la Argentina con cuatro o cinco consensos básicos tiene todo para salir adelante. Tenemos que entender que la Argentina es una sola. Salimos con todos adentro o no salimos. Podemos crecer en forma sostenida en el tiempo. No necesitamos consensos muy sofisticados. Los gremios están absolutamente concientizados que es más importante mantener la fuente de trabajo que ir a buscar una locura en un ajuste salarial. Hay que sacarse el sombrero porque mucho de los dirigentes gremiales tienen una coherencia que la Argentina la necesita en estos momentos. Tanto oficialismo como oposición, con diferentes caminos y acciones, van en busca de lo mismo, por ello, si pudiésemos generar una gran mesa de diálogo y consenso, podríamos tener políticas claras de estado. 

La Argentina es capaz de producir 1.200.000 autos. Puede producir 14 millones de celulares, y 4 millones de TVs. Con algunas cosas básicas podríamos despegar rápidamente. Para 2021 esperamos un mercado de 500.000 autos, 8,2 millones de celus y 2,5 millones de TV. En automotriz, las tres líderes están exportando el 85% de lo que producen. Hoy en día es lo que genera mas divisas junto con el agro. Y nosotros estamos para aportar a la Argentina. Mirgor es una empresa que reinvierte para que se generen nuevas oportunidades. Mirgor quiere crecer junto con Argentina. No nos sirve salvarnos solos.

Si se convierten los pesos que salen los celulares fabricados en Argentina a diferentes tipos de dólar se observa que tienen precios competitivos comparados con la región y EEUU. Además, los programas de facilidades con cuotas aumentan aún más la brecha del cuadro. La comparación se hace pasando el precio local al dólar solidario para compararlo contra el costo de compra con tarjeta en el exterior; y también con el dólar bolsa (MEP) que sería el equivalente de dólares que se podrían llevar al exterior para pagar el celular en efectivo.

 

US$SOLIDARIOMEPCHILEURUGUAYBRASILPARAGUAYEEUU
S21 ULTRA 256GB1.0821.1021.7631.7501.5981.3691.200
A12 64GB175178226280252202180
A02S 64GB151154183225202195150
S20FE 128GB423505677710656766700
A02  32GB115117141159168131115
CANASTA1.9462.0552.9903.1242.8772.6642.395

Fuente: Precios oficiales de Samsung en cada país

loading next article