Forbes Argentina
Jefe
Negocios

¿Es buena idea decirle a nuestro jefe que queremos su trabajo?

Manuel Xirau

Share

Con ambiciones corporativas, llega el punto de enfrentar al superior para charlar acerca de nuestro futuro.

15 Febrero de 2022 17.21

Hay muchos tipos de jefes, puede que sea un mal gestor o que no lo sea. Pueden pensar que sos un desagradecido, pero igual es verdad y sos incluso más capaz que tu jefe a la hora de realizar un trabajo. Obviamente, no es lo normal cuando entrás a un trabajo, pero puede suceder, entonces la mayoría de nosotros nos bloqueamos.

Da igual que lleves trabajando solo seis meses en tu empresa, probablemente hayas detectado que tu jefe tiene ciertas virtudes, pero quizás muchos defectos que entorpecen tu trabajo y el de todos sus empleados, y vos no sabés qué hacer.

Jefe

Igual tenés la mala suerte, en el sentido emocional, de que tu jefe es brillante como persona, te aconseja y te da más y más responsabilidades porque aprecia tu valía, pero precisamente por esto, vos ves que sos capaz de hacer su trabajo y como todo ser humano, querés ascender en tu carrera. Su puesto es el mejor de todos, y vos querés supervisar ese departamento en un futuro.

En esos momentos desearías ser como todos tus compañeros de trabajo, los cuales no tienen ambición más allá que la de conservar su puesto, mientras vos querés más. A vos te gusta supervisar, y la verdad es que deberías hacerlo.

Jefe

Pero claro, sin duda, la mejor forma es arropándote por tu jefe actual, hablando con él y dejando claro que no es una amenaza, que es una perspectiva de futuro. Pero tenés que tener en cuenta muchos factores:

  • Tu jefe puede tomárselo mal, pensá que seguramente vos harías lo mismo. Tenés que estar muy seguro antes de tomar la decisión.
  • A lo mejor en tu empresa la gente no asciende así como así, eso es algo que hay que valorar.
  • Necesitás otro juez que evalúe tus capacidades, a veces tendemos a infravalorarnos, pero otras, por el contrario, nos creemos de más, y eso no es bueno nunca.

*Nota publicada en Forbes España

loading next article