Forbes Argentina
eolico
Negocios

Cuáles son las empresas que apuestan por un modelo de negocios verde

Isabel Contreras

Share

EBay es pionera en la economía circular. Desde 2017 redujo sus emisiones de carbono. Ocupa el puesto Número 11 en la lista Forbes Green Growth 50. En tanto, el gigante de la electricidad AES quedó en el lugar 22 de la lista.

16 Noviembre de 2021 18.37

EBay es pionera en la economía circular, que consiste en encontrar un nuevo hogar para tesoros que, de otro modo, habrían acabado en el basural. "Evitar que los artículos sean deshechos es muy importante para nuestros clientes", dice Steve Priest, director financiero de eBay. "Impulsar la economía circular forma parte de todo lo que hacemos". Pero encontrar nuevas estanterías para los Beanie Babies es sólo un pequeño componente en los esfuerzos de sostenibilidad de eBay, que priorizan la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso de eBay, estas están vinculadas principalmente a la electricidad utilizada para alimentar vastos centros de datos. Desde 2017, eBay ha reducido sus emisiones de carbono en un 29%, hasta las 88.000 toneladas anuales. El gigante del comercio electrónico se convirtió en carbono neutral este año, y tiene como objetivo lograr un suministro de electricidad 100% renovable para todas sus oficinas y centros de datos en 2025.

Este objetivo podría ser realmente alcanzable en los próximos años, ya que los mayores proyectos de energía limpia de eBay están en marcha. El proyecto eólico White Mesa en Texas (una empresa conjunta con Apple, Sprint y Samsung) empezó a funcionar este año, produciendo 75 megavatios pico para las cuatro empresas, suficientes para abastecer a 20.000 hogares. Por su parte, el proyecto Ventress Solar de Luisiana, un acuerdo de compra de energía virtual entre eBay, McDonalds y la división Lightsource de BP, generará 345 MW. "Colaboramos con nuestros colegas del sector tecnológico cuando surgen algunos problemas de sostenibilidad, en los que la unión tiene más sentido", dice la directora de sostenibilidad de eBay, Renee Morin.

ebay-creador


Estos esfuerzos le han valido a eBay el puesto nº 11 en nuestra lista inaugural de Forbes Green Growth 50. Utilizando los datos de emisiones de Sustainalytics y los datos financieros de FactSet Research Systems, nos centramos en las empresas estadounidenses con una capitalización de mercado superior a 5.000 millones de dólares, que empezaron con más de 100.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono equivalente en 2017 y que desde entonces han reducido con éxito sus emisiones al tiempo que han aumentado su rentabilidad (medida por un aumento absoluto de los ingresos netos o de los ingresos de explotación entre 2017 y 2020). 

Al principio, pensamos que estos criterios darían lugar a una lista de más de 100 empresas. Pero el crecimiento ecológico es más difícil de lo que parece: tanto Weyerhaeuser como Edison International, que ocupan el puesto n.º 21 y el n.º 10 en nuestra lista, son empresas con un crecimiento de rentabilidad superior al de las demás. 21 y 10 en nuestra lista, aumentaron sus ganancias menos del 2% desde 2017.

¿Existe una conexión entre la reducción de las emisiones de carbono y el aumento de los beneficios? Priest, de eBay, cree que hemos llegado a un punto en el que a las empresas que no se preocupan por lo ecológico les resultará casi imposible ofrecer crecimiento. "Los clientes quieren que se les asocie con empresas que se toman muy en serio sus responsabilidades medioambientales. Las que lo hagan seguirán fidelizando a su base de clientes".
 

Este es un énfasis estratégico del que se hace eco Stephan Tanda, director general de Aptar, que ocupó el puesto número 1° en la lista Green Growth 50. Aptar fabrica un sinfín de sistemas de administración de medicamentos y productos de dispensación para bienes de consumo, especialmente alimentos y cosméticos. "Miramos todo lo que hacemos a través de una lente de sostenibilidad". La mayoría de las instalaciones de Aptar en Europa ya están certificadas como libres de vertidos. 

Para finales de año, Aptar quiere conseguir "evitar el 80% de los vertidos". Se trata de un negocio que implica conciliar contradicciones: la mayoría de sus productos son de plástico, que, según él, tiene una huella de carbono bastante baja en relación con los envases alternativos. Un nuevo producto de Aptar es una bomba de loción "monomaterial" sin partes metálicas, totalmente reciclable.

green thumb industries

La demanda de los consumidores de este tipo de productos es posiblemente más impactante que el tipo de circo político gubernamental que se exhibió en las recientes reuniones de la COP26 en Glasgow (Escocia). "Los gobiernos no influyen tanto en lo que hacemos. Los consumidores, los pacientes y los clientes exigen lo que hacemos", afirma Tanda. Pagarán por la transición del carbono porque es lo que quieren". Escuchando a los consumidores es como Tanda pretende "preparar nuestro negocio para el futuro".

Ese planteamiento ha funcionado para el gigante de la electricidad AES, que ha entrado en el número 15 de la lista Green Growth 50 tras reducir las emisiones en un 22%, sustituyendo las centrales de carbón por energía eólica, solar y baterías, "una combinación ganadora que puede descarbonizar el 90% de la red", dice Chris Shelton, presidente de AES Next. 

Como los costes de las energías renovables seguían bajando, pudieron cambiar a los clientes con un programa "verde, mezcla y extensión".
 

AES también lleva a cabo una especie de operación interna de capital riesgo. Su empresa conjunta de baterías a escala de servicios públicos Fluence, con Siemens, salió a bolsa recientemente y ahora tiene una capitalización bursátil de 6.000 millones de dólares: es la empresa que está detrás de algunas de las mayores instalaciones de baterías del mundo.

cop26

Antes había un gran grupo de empresas que se negaban a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. "Ese grupo está desapareciendo rápidamente", y las empresas se están pasando al grupo "negociador", en el que quieren saber lo mínimo que tienen que hacer para salir adelante y mantener a los activistas alejados de su espalda: esa es la idea de Chris Romer, cofundador del Proyecto Canary, que instala sensores basados en láser en centros industriales para controlar las fugas de metano. 

Según Romer, el momento histórico en materia de ASG fue la asamblea anual de ExxonMobil del año pasado, en la que los accionistas votaron a los miembros del consejo de administración más respetuosos con el medio ambiente.  No hay vuelta atrás. Romer afirma que los fabricantes ya pueden ganar múltiplos de sus costes de control y certificación vendiendo productos "verdes" con una prima.

Incluso en la lista Green Growth 50, algunas empresas son menos entusiastas que otras. El gigante de la nicotina Altria, por ejemplo, situado en el puesto 35 de nuestra lista, parece estar haciendo lo justo, ya que ha reducido las emisiones en un 10% en el periodo estudiado. Pero, según su informe de sostenibilidad más reciente, el uso de energía renovable de Altria es sólo el 2,3% de su total, una proporción sorprendentemente escasa. 

Altria también demuestra lo difícil que puede ser cumplir un programa bien intencionado. La empresa estaba haciendo grandes progresos para reducir la cantidad de residuos que enviaba al vertedero. En 2018 casi alcanzó su objetivo de 21 millones de libras. Pero 2019 echó por tierra la tendencia, cuando Altria entregó 87 millones de toneladas al basural, en su mayoría escombros de una renovación de la sede. Su siguiente reto: reducir la basura de las colillas.


Entre los mejores resultados se encuentra Eli Lilly, que ocupa el octavo lugar de nuestra lista después de que la empresa farmacéutica cambiara las viejas bombillas por LED en tres plantas, ahorrando 330 mwh al año. Y Bristol Myers Squibb, que calienta su edificio de oficinas de Múnich (Alemania) con un 100% de energía geotérmica, se situó en el puesto 13. Church & Dwight, empresa matriz de Arm & Hammer, se ha colocado mientras tanto en el tercer puesto de la lista, al haber alcanzado sus objetivos de no utilizar más PVC en los envases, y compensar las emisiones de carbono plantando millones de árboles en el valle del río Misisipi.

loading next article