Forbes Argentina
Los pro y los contras de un asesor financiero
Money

Los mejores y peores consejos para saber qué hacer con el dinero

Emily Guy Birken

Share

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de exponerse a la opinión de un asesor financiero. Concepción de riesgo, tipos de fondos y necesidades personales: qué hay que saber.

17 Mayo de 2021 15.08

¿Cómo sabe que el consejo de su asesor financiero es lo mejor para usted? Si bien muchos asesores son fiduciarios que deben anteponer sus intereses financieros, eso no siempre lo protege de consejos inapropiados, desactualizados o simplemente malos.

Siempre que obtenga asesoramiento financiero, la mejor política es utilizar su sentido común y siempre hacer preguntas. El hecho de que un asesor ofrezca un consejo no significa que sea perfecto para su situación. Hay que pedir seguimientos porque, en última instancia, es tu dinero, no el de ellos, el que se verá afectado.

Para ayudarlo a comenzar a reconocer los consejos cuestionables y profundizar en las soluciones, acá hay cuatro recomendaciones de asesores financieros no infrecuentes que son incorrectas o engañosas, además de ejemplos de lo que un asesor debería haberle dicho.

Mal consejo: "Esta inversión tiene poco o ningún riesgo"

Según Walter Russell, presidente de la firma de servicios financieros Russell & Associates, que un asesor le diga que una opción de inversión tiene “poco o ningún riesgo” es una señal de alerta importante. “Con cada inversión, existen múltiples niveles de riesgo”, dice Russell. "Cualquier asesor que intente minimizar ese riesgo está tratando de venderle algo".

Entonces, ¿qué hace si su asesor dice algo que minimice el riesgo inherente de invertir?Termine la relación y busque un nuevo asesor”, dice Russell.

Mejor consejo: toda inversión implica riesgo

Reconocer que invertir siempre implica riesgos debe ser una parte fundamental del plan de su asesor financiero para usted y su dinero. Además, siempre debe tener en cuenta sus propias evaluaciones personales sobre el riesgo de una inversión.

¿Cómo? Russell sugiere mirar al pasado para averiguar cómo le habría ido a su cartera actual en diferentes circunstancias adversas, un proceso llamado backtesting. “Por ejemplo, si nos fijamos en 2000, 2008 o 2020, el mercado cayó entre un 30% y un 40% en ocasiones durante esos años”, dice Russell. "Los clientes pueden hipotéticamente preguntarse cómo habrían manejado sus inversiones durante esos años de inactividad". Y aunque el rendimiento pasado no es garantía de ganancias futuras, puede darle una idea general, especialmente cuando se combina con información sobre el estado actual del mercado.

Sin embargo, aquí está la lección clave: su asesor debe ser honesto con usted, especialmente cuando se trata de cuestiones de riesgo. Puede sentirse mejor al escuchar que no tiene que preocuparse por el riesgo, pero sus finanzas no se beneficiarán de esta actitud. Necesita un asesor que siempre se nivele con usted.

Mal consejo: "Cambie a fondos basados en bonos a medida que se acerque a la jubilación"

A los inversores se les enseñó durante mucho tiempo a cambiar hacia los fondos de bonos a medida que se acercan a la jubilación, dice John Stoj, fundador de Verbatim Financial. “Esta idea una vez tuvo sentido tanto intuitivo como práctico. Los bonos generan ingresos en forma de pago de intereses y son más estables que las acciones”, dice Stoj.

El problema se reduce a cómo funciona la inversión para la jubilación: hay una fase de acumulación y una fase de distribución. “La acumulación ocurre cuando las personas están trabajando, ahorrando e invirtiendo activamente. La distribución ocurre cuando las personas se jubilan y dejan de obtener ingresos de un trabajo”, dice Stoj.

El problema con el consejo que le indica que invierta en acciones durante la fase de acumulación y cambie a bonos a medida que se acerca a la fase de distribución es que lo deja expuesto al riesgo de inflación. Si su cartera de bonos rinde menos de lo que suben los precios de las tasas, puede terminar quedándose sin dinero mucho antes de lo planeado.

Es importante tener algunos bonos en su cartera porque pueden minimizar la volatilidad del mercado de valores, pero evitar por completo las paradas y arranques del mercado de valores a corto plazo tiene el costo de una protección mucho menor contra la inflación. 

Mejor consejo: invierta a largo plazo, incluso durante la jubilación

El objetivo de una cartera de jubilación es que el dinero dure más que el jubilado, por lo que cumplir con una regla práctica desactualizada podría privarlo de los ingresos de por vida que necesita.

"Los asesores deben mostrar buenas razones para sus recomendaciones", dice Stoj. Idealmente, su asesor lo ayudará a ver cómo un cambio a los bonos podría afectar su cartera en una serie de escenarios para que pueda tomar las mejores decisiones para sus necesidades de jubilación. Mantener algo de dinero en inversiones más riesgosas como acciones, incluso cuando se acerca a la jubilación, puede ayudarlo a evitar la trampa del bajo rendimiento de una cartera de bonos.

No importa  la asignación de activos que sugiera su asesor, asegúrese de que la recomendación se basa en sus necesidades específicas de cartera y renta. Eso requiere una inmersión profunda en su plan financiero para que pueda determinar cómo crear una cartera que llegue hasta el final.

“Esta es a menudo la parte más compleja de la planificación financiera”, dice Stoj. Puede ser más fácil recurrir a las reglas generales, pero eso no crea necesariamente una cartera que pueda capear la volatilidad en el momento equivocado.

Mal consejo: elija fondos gestionados activamente

Los fondos mutuos administrados activamente son siempre una opción costosa. Ciertamente, tienen su lugar en algunas estrategias de inversión, y algunos asesores pueden decir que los fondos activos ofrecen una buena forma de reducir la volatilidad de la cartera.

“Para los clientes que buscan retornos consistentes o necesitan acceder a su dinero en un período de tiempo corto, las cuentas administradas activamente pueden proporcionar retornos menos volátiles que las inversiones pasivas”, dice Brenton Harrison, CFP , asesor financiero.. En mercados bajistas, Harrison dice que "los gerentes pasivos generalmente no mitigan las pérdidas tan bien como un gerente activo que opera con más frecuencia".
 

El problema es que los fondos administrados activamente generalmente cobran tarifas más altas y potencialmente pueden generar ganancias imponibles debido a las operaciones más frecuentes que requieren las estrategias activas.
 

“Los estudios demostraron que, a largo plazo, los fondos indexados administrados pasivamente a menudo superan a los de la administración activa”, dice Harrison. "El enfoque de no intervención de los gerentes pasivos generalmente conduce a tarifas más bajas y, cuando el mercado está en alza, también a mayores retornos".

Acá está la conclusión: los inversionistas de jubilación regulares rara vez requieren los beneficios que ofrecen los fondos administrados activamente, considerando los costos potenciales más altos, según Harrison.
 

Mejor consejo: elija el estilo de gestión que se adapte a sus necesidades

¿Deberían los clientes evitar que un asesor sugiera fondos gestionados activamente? No necesariamente.

"Un asesor puede preferir inversiones activas y poder articular por qué, pero también debe tener suficiente experiencia para saber cuándo es apropiado y cuándo no". Comprender sus propias necesidades, el horizonte temporal y la tolerancia al riesgo puede ayudarlo a determinar si los beneficios de los fondos administrados activamente superan los costos potenciales. Cualquier asesor que insista en fondos activos probablemente no sea la mejor opción para los inversores habituales.

Mal consejo: su casa es una inversión
 

Algunos asesores todavía sugieren que los clientes traten su casa como una inversión. Si bien ciertamente hay algunos propietarios afortunados que utilizaron el valor líquido de su casa para ayudar a financiar su jubilación, Taylor Kovar, director ejecutivo de Kovar Wealth Management y The Money Couple, advierte contra este consejo. “El mayor problema que veo con los asesores que les dicen a los clientes que su casa es una inversión es que confunde a la gente sobre lo que es una inversión real”, dice Kovar.

De hecho, Kovar incluso prefiere no referirse a su hogar como un activo. “Los activos te hacen ganar dinero”, explica. "Entonces, a menos que haya comprado su casa con el único propósito de venderla para obtener ganancias en un par de años, no es un activo".

Mejor consejo: su casa no debe ser parte de su estrategia de inversión o jubilación
 

Entonces, ¿cómo encaja su casa en su cartera de inversiones general? Según Kovar, debe ver su hogar como un lugar para vivir, y también su asesor financiero. El enfoque de Kovar es pragmático. "Siempre que esté pagando dinero todos los meses sin que ingrese dinero, su casa es un pasivo". él dice.

Tratar su casa como una inversión, o incluso como un activo valioso, puede darle una idea falsa de su salud financiera. Es mejor sacar su casa de sus cálculos de inversión. Entonces puede sorprenderse gratamente si lo vende para obtener una ganancia, y no estar en un aprieto si no lo hace.

La línea de fondo
 

Verificar el asesoramiento experto de un asesor financiero puede resultar intimidante, pero no tiene por qué serlo. A través de Internet, hay una gran cantidad de información disponible para los inversores que sus padres y abuelos no tenían. Educarse a sí mismo puede ayudarlo a saber qué consejos seguir y cuáles ignorar.

“Se dice que vivimos en una época dorada de la inversión”, señala Stoj. “La disponibilidad de información hace que invertir sea más fácil que nunca. Y mientras las personas hagan un plan rudimentario para su jubilación, estarán mejor que quienes no lo hagan".

loading next article