Forbes Argentina
Lin Qi.
Millonarios

La misteriosa muerte de Lin Qi, el magnate chino de los videojuegos

Forbes Digital

Share

29 Diciembre de 2020 14.00

Según informó el portal de noticias Sixth Tone, el magnate chino de los videojuegos Lin Qi murió en Navidad tras ser supuestamente envenenado por un directivo de la subsidiaria cinematográfica de su compañía Yoozoo Games.

Lin, de 39 años y consejero delegado de la empresa, fue hospitalizado el pasado miércoles, cuando la Policía de Shanghái detuvo a un compañero de trabajo de 39 años llamado Xu, sospechoso de haberlo envenenado. Según fuentes del sector citadas por el diario digital privado Caixin, el arrestado es Xu Yao, un antiguo directivo de Yoozoo que actualmente estaba encargado de la adaptación a la gran pantalla de la popular novela de ciencia ficción 'El problema de los tres cuerpos', elogiada por figuras públicas como Barack Obama o Mark Zuckerberg.

Yoozoo había adquirido los derechos para el cine de ese libro en 2014, año en el que creó la filial en la que trabajaba Xu y en el que estableció un presupuesto de US$ 30,6 millones para producir las cintas. Desde entonces, y pese a que el gasto se incrementó, las películas sufrieron reiterados retrasos. En febrero de este año, Yoozoo anunció un acuerdo con Netflix para que esa plataforma produjese una serie basada en la trilogía de 'El problema de los tres cuerpos' en inglés.

Misterioso asesinato: envenenaron a un multimillonario empresario chino que  iba a trabajar con Netflix

Aunque las autoridades todavía siguen investigando el caso y no se divulgaron más detalles sobre el envenenamiento, la prensa china alude al empeoramiento de los resultados económicos de Yoozoo en los últimos años debido a la gran competencia en su sector, aunque con la pandemia del coronavirus sus cuentas habían mejorado por el aumento del uso de videojuegos durante los confinamientos.

Lin controlaba un 24 % de Yoozoo después de haber ido vendiendo porciones de su participación como parte de sus intentos de reducir la carga de deuda a la que se enfrentaba su empresa. El empresario figuraba en el puesto 870 de la lista de personas más ricas de China elaborada por la revista Hurun, con una fortuna estimada en US$ 1.041 millones de dólares.

Desde que se conoció la noticia de su hospitalización, las acciones de la empresa -cotizadas en la bolsa de Shenzhen- perdieron casi un 13 %, y ahora valen un 60 % menos que en su pico de este año, vivido a principios de febrero.