Forbes Argentina
Millonarios

El ganador del Masters, Hideki Matsuyama, podría desatar un boom de sponsors en un Japón obsesionado con el golf

Justin Birnbaum

Share

Quien se lleva todos los flashes es un joven de 29 años con ganancias de más de US$ 50 millones al año. Según los especialistas, ese número podría duplicarse.

14 Abril de 2021 11.14

Con solo un golpe, Hideki Matsuyama garantizó una vida llena de riquezas. La sensación del golf japonés de 29 años derrotó a Will Zalatoris por un tiro el último domingo para ganar el Masters 2021 en Augusta National Golf Club. La victoria, la sexta de Matsuyama en el PGA Tour, fue la primera de un jugador japonés en cualquier carrera de golf masculina, consolidando su estatus como uno de los campeones más venerados del país.

Japón es conocida como una nación que venera a sus atletas, y estrellas del tenis como Naomi Osaka y Kei Nishikori cosecharon los beneficios. Osaka se convirtió en la atleta femenina mejor pagada de la historia el año pasado, con 34 millones de dólares en ganancias fuera de la cancha producto de acuerdos con Nike, MasterCard, Nissan y Sony, por nombrar algunos.

Por su parte, Nishikori apareció en la lista anual de Forbes de los atletas mejor pagados del mundo en los últimos cinco años con al menos US$ 30 millones en patrocinios a pesar de nunca haber ganado un evento de Grand Slam.

Ese tipo de pago podría ser solo un punto de partida para Matsuyama. "No hay nadie más como él", dice Phil de Picciotto, fundador y presidente de Octagon. "Ningún otro jugador japonés ganó el Masters".

Y el golf ofrece un atractivo aún mayor que el tenis. Japón ocupa el segundo lugar en el mundo detrás de Estados Unidos por el número de cursos, con poco más de 3100 en más de 2000 instalaciones, más que en Corea del Sur, China, Tailandia, India, Malasia, Indonesia, Filipinas, Myanmar, Taiwán y Singapur combinados, según la Fundación Nacional de Golf.

El equipo de golf se vendió más que el equipo de béisbol y sóftbol, según un informe técnico del Instituto de Investigación de Yano, y aunque el interés se había desvanecido en los últimos años, la pandemia renovó el fervor con 170.000 nuevos jugadores retomando el juego en solo cinco meses. el año pasado.

"Japón es una nación del golf y las empresas siempre están buscando nuevas estrellas", dice Tomoya Suzuki, fundador y presidente de la empresa de marketing deportivo Trans Insight Corporation, centrada en Japón. Suzuki recuerda que cuando el fenómeno del golf adolescente Ryo Ishikawa se convirtió en profesional en 2008, los patrocinadores hacían cola para ficharlo, y varios medios informaron que Ishikawa obtuvo alrededor de US$ 10 millones en tarifas de patrocinio durante los primeros años de su carrera. Ishikawa nunca ganó un evento del PGA Tour.

Durante casi una década, Matsuyama llevó el peso del golf japonés sobre sus hombros, encontrando éxito gradualmente, obteniendo cinco victorias de 2014 a 2017 y alcanzando el puesto número 2 en el Ranking Mundial Oficial de Golf, la marca más alta para un japonés masculino.

La combinación del poder de estrella de Matusyama y el atractivo global de ganar el Masters es tan fuerte que de Picciotto de Octagon dice que podría ganar más del doble de la cantidad que está ganando hoy en días, a más de US$ 20 millones al año, además de su US$ 33 millones en premios de carrera.

"Depende de la relevancia que tenga en la sociedad japonesa", dice de Picciotto, señalando que si Matsuyama se mantiene en la cima y tiene acuerdos a corto plazo, tiene la oportunidad de renegociar mejores términos en el futuro. Matsuyama también tiene el beneficio del tiempo, con carreras de golf que duran mucho más que en otros deportes.

"Dependerá de cuántos otros golfistas japoneses ganen el Masters en los próximos 20 años", dice de Picciotto. "En el peor de los casos, será el primero durante el resto de su vida y, en el mejor de los casos, será el único".

Con información de Forbes US.

loading next article