Forbes Argentina
Donald Trump es investigado por un supuesto fraude que habría cometido con su hi
Millonarios

Donald Trump y su hija Ivanka son investigados por fraude inmobiliario

Dan Alexander

Share

26 Enero de 2022 11.30

En su libro de 2009, The Trump Card, Ivanka Trump se jactó de cómo compró su propio departamento después de graduarse de la universidad. Claro, era una unidad en Trump Park Avenue, propiedad de su padre Donald Trump, pero ella “no se benefició de un precio de amigo", según escribió. 

Excepto que Ivanka sí obtuvo un precio bajo, convenido con su padre Donald Trump, según un análisis de registros de propiedad y documentos judiciales publicados recientemente en relación a una investigación en curso del fiscal general de Nueva York sobre la Organización Trump, dirigida por el ex presidente.

Donald Trump y su hija Ivanka son investigados por un posible fraude inmobiliario

El primer acuerdo, del que Forbes informó anteriormente, involucró un apartamento de dos habitaciones que Ivanka compró por US$ 1,5 millones a su padre Donald Trump, unos meses después de la universidad. Ella pagó US$ 968 por pie cuadrado (0,09 m2 aproximadamente), mientras que otros compradores en el edificio pagaban un promedio de aproximadamente US$ 1.670. Extendido sobre 1,549 pies cuadrados (143 m2 aproximadamente), eso sumó un descuento de alrededor de US$1,1 millones.

Nuevas presentaciones judiciales revelan un segundo acuerdo. En 2011, Ivanka y su esposo Jared Kushner, heredero de otra fortuna inmobiliaria, tuvieron un hijo. Ese mismo año, Ivanka comenzó a alquilarle a su padre Donald Trump una unidad más grande, un ático en el mismo edificio. Como parte del acuerdo, ella también obtuvo una opción para comprar el lugar por US$ 8.5 millones, según un documento publicado la semana pasada. Ella no parece haber ejercido nunca la opción.

Donald Trump al borde del abismo: qué revela el informe secreto que salió a la luz

Pero la oferta le dio la oportunidad de aprovechar un segundo gran descuento. Los registros judiciales sugieren que la unidad exacta era el penthouse 28, un apartamento de 4164 pies cuadrados (386 m2 aproximadamente). Otro penthouse con la misma dimensión se vendió por US$ 10.2 millones en el edificio unos meses antes. Si asume que el apartamento de Ivanka valía la misma cantidad que la otra unidad, entonces la opción aparentemente le daba derecho a comprar el lugar a su padre por US$ 1.7 millones menos que su valor real.

Vale la pena señalar que, según los registros judiciales, los propios documentos de la Organización Trump valoraron el apartamento en US$ 20,8 millones, lo que habría hecho que la opción de Ivanka fuera aún más dulce. Pero la verdad es que el lugar probablemente no valía tanto dinero, como lo dejan en claro otras ventas en el edificio. La cifra de US$ 20.8 millones parece ser un número inflado en línea con otros que Donald Trump lanzó para parecer más rico de lo que realmente es.

Trump Park Avenue, la torre de Donald Trump donde se habría cometido el fraude

Más datos que demostrarían el fraude de Donald Trump y su hija Ivanka 

En 2017, el penthouse 28 se vendió por US$15,9 millones. Ese precio estuvo muy por debajo de las cifras que Trump había incluido en su hoja de balance, pero aún estaba muy por encima de las tarifas normales para el edificio. De hecho, desde 2005 nada más se había vendido en Trump Park Avenue. 

El acuerdo, que se cerró solo un mes después de que Donald Trump asumiera el cargo, generó preocupaciones sobre conflictos de intereses. La compradora era una mujer llamada Angela Chen, que dirigía una empresa que ayudaba a las empresas a expandirse en China y se jactaba en su sitio web de su “amplia red de relaciones con los más altos niveles de funcionarios gubernamentales”.

Sobre el papel, la venta no parecía involucrar a Ivanka. Los registros de propiedad enumeraban al vendedor como Trump Park Avenue LLC, una empresa en la que Donald Trump tenía una participación del 99,9%. (General Electric Pension Trust, un propietario anterior de la entidad, vendió todo menos el 0,1% de su participación en 2004, manteniendo la última astilla por motivos fiscales, según un portavoz de GE). Donald Trump contó el producto total de la venta como sus propios ingresos en un informe de divulgación financiera personal que presentó ante los funcionarios del gobierno.

Uno de los penthouse en la torre de Donald Trump, investigado por supuesto fraude

No fue hasta 2019 que alguien pareció darse cuenta de que Ivanka y Jared tenían una conexión con esa unidad en particular. Incluso entonces, parecía que se lo habían alquilado a Donald Trump. El hecho de que Ivanka aparentemente tuviera un interés en la propiedad, a través de la opción, se mantuvo en secreto hasta la semana pasada, cuando el fiscal general de Nueva York presentó nuevos documentos judiciales.

El acuerdo recientemente revelado hace que el trato con Chen sea aún más misterioso de lo que ya era. Si Ivanka tenía la capacidad de comprar el apartamento por US$ 8,5 millones y Chen accedió a comprarlo por US$ 15,9 millones, ¿por qué Ivanka no ejerció su opción, le pagó a su padre $8,5 millones y luego se lo vendió inmediatamente a Chen por una ganancia de $7,4 millones? Para una familia que busca transmitir una fortuna multimillonaria a la próxima generación, tal movimiento parecería una obviedad. Sin embargo, los registros indican que fue Donald Trump quien vendió el apartamento a Chen en lugar de Ivanka Trump.

Tal vez la opción había expirado en 2017. O tal vez hubo algún tipo de acuerdo oculto, por el cual Ivanka compartió las ganancias de la venta, aunque la documentación sugiere lo contrario. Ni Ivanka Trump ni la Organización Trump respondieron a una lista de preguntas sobre la transacción.

Ivanka Trump, en problemas por un supuesto fraude que habría cometido con su padre Donald

Hay un giro extraño en todo este asunto relacionado con los apartamentos de Ivanka. Los dulces tratos que Donald Trump le concedió a su hija se han agriado en los últimos años. Las políticas del ex presidente alejaron a tantos neoyorquinos que el valor de los condominios en sus edificios se ha desplomado. Desde mediados de 2015, cuando Trump anunció su candidatura a la presidencia, los precios en Trump Park Avenue bajaron aproximadamente un 68 %, aunque las ventas de condominios en el resto de Manhattan aumentaron aproximadamente un 10 %.

Eso significa que el primer apartamento de Ivanka ahora tiene un valor estimado de US$ 2.4 millones, US$ 900 mil más de lo que pagó por él, pero alrededor de US$ 200 mil menos que su valor en el momento de la compra. El penthouse tiene un valor estimado de US$ 9.2 millones, US$ 700 mil por encima del precio de la opción, pero aproximadamente un millón menos de lo que valía cuando Ivanka recibió esa opción por primera vez.

En otras palabras, si Ivanka hubiera llegado a acuerdos a precios justos del mercado, como sugirió en su libro, probablemente habría perdido dinero en su apartamento inicial. Y la opción de comprar el ático, incluso si todavía pudiera ejercerlo, ahora no tendría valor.

loading next article