Forbes Argentina
Pobreza.
Macroeconomía
Share

Según un informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, el 43,8% de los argentinos está debajo de la línea de pobreza. Esa cifra aumenta más entre los niños, donde apenas 35 entre 100 escapan a ese flagelo.

07 Diciembre de 2021 18.39

En la Argentina hay un índice social que supera porcentualmente a la inflación. El 65% de los niños está bajo la línea de pobreza, una cifra ostensiblemente mayor que en otras franjas etarias. En total, el 43,8% de los argentinos es pobre, según el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. En tanto, el 8,8% es indigente.

El dato representa una leve baja respecto de 2020, cuando la pobreza arrojaba 44,7%, pero sigue por encima del 39,8% de 2019. Sin los planes sociales, la pobreza subiría del 43,8% a 48,9%, de acuerdo con el estudio, que relevó el tercer trimestre de 2021.

Los niveles de indigencia se encuentran en valores relativamente similares a los de la prepandemia. En tanto, la pobreza por ingresos es superior a la que se registraba en 2019, cuando llegaba al 39,8%.

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social, señaló que los planes son "fundamentales para evitar que se dispare la indigencia", y sostuvo que sin estas ayudas, ese índice subiría del 8,8% al 18%.

Los expertos de la UCA alertaron que la franja etaria de los más jóvenes es la única en la que la pobreza volvió a subir, al presentar los nuevos datos del barómetro de la deuda social.

Pobreza infantil

El impacto sobre la niñez

 

El relevamiento estimó que en 2021 el 64,9% de los niños y adolescentes vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza, y el 14,7% en viviendas con ingresos por debajo de la frontera de la indigencia.

En 2020, la pobreza había llegado al 44,7%, y no escaló más allá por el impacto de medidas como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), con tres bonos de $10.000 para 9 millones de personas.

Salvia alertó que a la Argentina le tomará varios años volver a los niveles de pobreza del 2017, cuando el indicador estaba en 28%. Según el relevamiento, entre el tercer trimestre de 2021 y el mismo período del 2020, la pobreza se redujo del 44,7% al 43,8%, mientras el desempleo retrocedió del 14,2% al 9,1%. 

Por el efecto del confinamiento severo que generó la pandemia, entre 2019 y 2020 la tasa de desocupación se incrementó de 10,6% a 14,2%.

Tanto en 2020 como este año, impactó fuerte el "efecto desaliento", de desocupados que abandonaron la búsqueda de empleo al ver que disminuían las chances de conseguir trabajo.

La UCA estima que sin ese fenómeno la desocupación se habría incrementado a niveles cercanos al 28,5% en 2020, y al 12,5% en 2021.

*Con información de NA.

loading next article