Forbes Argentina
Débora Giorgi
Macroeconomía

Débora Giorgi pegó el portazo tras menos de dos meses en el Gobierno

Forbes Digital

Share

La subscretaria de Comercio Interior, número dos de Roberto Feletti, renunció tras roces con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Había asumido el 13 de octubre, pero su designación no fue publicada en el Boletín Oficial.

02 Diciembre de 2021 16.29

Débora Giorgi renunció a su cargo en la secretaría de Comercio Interior. La segunda de Roberto Feletti, que esperaba su designación oficial como subsecretaria del área, dio un paso al costado en las últimas horas, enfrentada con el ministro Matías Kulfas. 

Feletti y los empresarios

Ex ministra de Industria de Cristina Fernández de Kirchner, Giorgi se había encargado en las últimas semanas de custodiar la implementación del congelamiento de precios de alimentos y medicamentos. Otra de sus tareas en la distribución de las distintas actividades encarada por la secretaría era la de llamar y convocar a los responsables de los principales frigoríficos que se dedican a la exportación y a la faena para consumo interno. 

De excelente relación con Feletti, Giorgi pegó el portazo cansada de supuestos “destratos” de carácter burocrático por parte del ministro de Desarrollo Productivo, de quien depende el área de la Secretaría de Comercio Interior. En los casi dos meses desde que se incorporó al Gobierno, no fue publicada su designación en el Boletín Oficial.

Su portazo vuelve a poner en primeros planos las internas dentro del Frente de Todos, que tuvieron un clímax tras la derrota en las PASO y la publicación de la carta de la vicepresidenta, en la que cuestionaba la política de "ajuste fiscal" de su propio Gobierno.

Matias Kulfas

La oficina de la Secretaría de Comercio Interior es considerada una especie de ministerio dentro de la propia cartera, ya que el objetivo central de esa área es controlar la suba de precios de la canasta básica, cuyo incremento muchas veces supera incluso los niveles promedio de inflación y termina impactando en los bolsillos de las clases populares, aumentando los números de pobreza e indigencia.

loading next article