Forbes Argentina
Lácteos.
Lifestyle

Semana mundial sin lácteos: el 75% de la población adulta es intolerante a la lactosa

Forbes Digital

Share

Del 22 al 29 de agosto se lleva a cabo la Semana Mundial sin Lácteos, impulsada en la Argentina por Fundación Vegetarianos Hoy. Cuál es la idea de esta campaña y en qué datos se apoyan para incentivar a los consumidores a que eviten estos tipos de alimentos.

26 Agosto de 2021 10.00

La campaña Semana Mundial Sin Lácteos, que lleva a cabo en su 4ta edición entre los días 22 y 29 de agosto de este año, es una iniciativa que se realiza a nivel mundial e impulsada en la Argentina y otros países de Latinoamérica por Fundación Vegetarianos Hoy. Esta organización internacional con presencia en nuestro país desde 2021 busca incentivar a los consumidores a probar durante siete días una alimentación libre de lácteos, con foco en la salud, los animales y el planeta, especialmente tomando en cuenta la relación de su producción y consumo en el calentamiento global, considerando el reciente informe de IPCC.

Los lácteos se encuentran entre los productos de origen animal más consumidos a nivel mundial. Frente a las consecuencias de su producción y consumo, “invitamos a las personas a que se animen a explorar esta alternativa durante solo una semana, para que comprueben los beneficios de esta alimentación por sí mismos", dice Kerstin Reichmann, jefa de Cambio de Alimentación de la ONG y Coordinadora de la campaña.

"A quienes se inscriban, los acompañaremos virtualmente con recetas, sugerencias, datos nutricionales, y toda la información necesaria para probar esta alternativa y disfrutar el proceso”, agrega.

Semana Mundial Sin Lácteos: al menos el 75% de los adultos es intolerante a  la lactosa | Bioguia

Desde el punto de vista del impacto en la salud humana que tiene el consumo de lácteos, un informe entregado por The Food Tech indica que al menos el 75% de la población mundial adulta sufre de intolerancia a la lactosa.

Frente a esta información, la nutricionista Carina Villegas comenta que "los productos lácteos contienen pesticidas, hormonas y antibióticos. Estas sustancias son tóxicas y se concentran en los tejidos y fluidos que segrega el animal como es el caso de la leche, por lo que pasan al consumidor. Los alimentos que dan a los animales explotados por la industria láctea están contaminados por pesticidas. Debido al estrés que padecen los animales ante el abuso al que son sometidos y para maximizar la producción láctea, a menudo se les da hormonas y antibióticos que se acumulan en su estructura orgánica”.

Otro punto para tomar en cuenta es la contribución de la industria láctea con el cambio climático, ya que solo su producción representa el 20% de las emisiones de la agricultura animal y alrededor del 4% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Según datos de la FAO, la producción lechera mundial ha aumentado en más del 50% en los tres últimos decenios, pasando de 500 millones de toneladas en 1983 a 769 millones de toneladas en 2013. Su nivel de destrucción de tierras y biodiversidad es enorme e invaluable, dejando consecuencias irreversibles en nuestro medio ambiente.

Intolerancia frente a alergia - Tengo AlergiaTengo Alergia

El consumo de lácteos también tiene una alta implicancia moral tomando en consideración el uso y abuso que sufren las vacas por la industria en la producción de leche, donde mediante inseminación artificial son embarazadas constantemente durante toda su vida productiva, aunque pueden vivir en promedio veinte años, muchas de ellas son enviadas a un matadero a penas a los cuatro o cinco años, cuando disminuye su producción de leche.

Las vacas son fundamentales para la salud del planeta | Azul Zero


“Desde pequeños se nos ha enseñado que la vaca nos 'da' leche de forma constante, pero lo cierto es que -al igual que todas las hembras de las especies mamíferas- la vaca produce leche solo cuando ha sido madre y tiene un ternero que alimentar. Para ello la industria la mantiene constantemente en etapa de lactancia para que su producción no cese. Mientras que al ternero se le separa de su madre tan pronto nace, y se le priva de la leche que ella produce para él. Esto genera estrés y sufrimiento para ambos. Creo que ninguna madre debería pasar por un proceso así de doloroso para que nosotros podamos agregarle queso a un sándwich”, finaliza Reichmann.

loading next article