Forbes Argentina
NASA.
Lifestyle

Así es el telescopio James Webb: su lanzamiento fue el más peligroso intentado por la NASA

Forbes Digital

Share

Tiende dos misiones centrales: explorar las primeras edades del Universo y estudiar exoplanetas, es decir, planetas alrededor de estrellas distintas de nuestro Sol,

28 Diciembre de 2021 10.49

Tras una espera de 30 años y superar innumerables problemas, el telescopio James Webb, el instrumento de observación más grande y potente jamás construido, fue lanzado el sábado pasado al espacio, con el objetivo de escrutar los orígenes del universo y explorar exoplanetas parecidos a la Tierra. El lanzamiento previsto para el martes pasado, fue aplazado debido a las "malas condiciones meteorológicas", había anunciado la NASA. 

Esclarecer dos preguntas esenciales de nuestra existencia 

El telescopio James Webb seguirá los pasos del mítico Hubble, con la ambición de esclarecer dos preguntas esenciales: "¿De dónde venimos?" y "¿Estamos solos en el universo?", resumió Amber Straughn, astrofísico de la NASA, en una conferencia de prensa a inicios de diciembre. 

Concebido en 1989 y bautizado "JWST" (James Webb Space Telescope, en honor de un ex dirigente de la NASA), este telescopio fue diseñado en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Cala Canadiense (CSA). Su desarrollo estuvo marcado por innumerables problemas que aplazaron su lanzamiento durante años y que cuadruplicaron los costos iniciales hasta alcanzar los 10.000 millones de dólares.

 

En detalle: el telescopio espacial James Webb 

Para quienes tengan aún apetito de saber más en detalle sobre el telescopio, presentamos a continuación un resumen de esta joya de la ingeniería: 

  • Su pieza central es su enorme espejo principal, de 6,6 metros de diámetro y formado por 18 espejos hexagonales más pequeños. Están hechos de berilio y recubiertos de oro para reflejar mejor la luz capturada desde los confines del Universo.
  • El observatorio también cuenta con cuatro instrumentos científicos: generadores de imágenes para tomar fotografías del cosmos y espectrómetros, que descomponen la luz para estudiar las propiedades químicas y físicas de los objetos observados.
  • El espejo y los instrumentos están protegidos por una enorme visera, formada por cinco capas superpuestas. Son del tamaño de una cancha de tenis, delgados como un cabello, y fabricados en kapton, un material elegido por su resistencia a las temperaturas extremas: un lado estará expuesto a más de 110 °C y el otro a -235 °C.
  • También habrá a bordo un módulo de servicio que contiene el sistema de propulsión y comunicación. En total, el observatorio pesa el equivalente a un autobús escolar. El telescopio se colocará en órbita a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, cuatro veces la distancia de nuestro planeta a la Luna.

James Webb, en órbita alrededor del Sol

A diferencia del telescopio Hubble que gira alrededor de la Tierra, James Webb estará en órbita alrededor del Sol. Evolucionará en constante alineación con nuestro máximo astro y la Tierra, "detrás" de esta última. Su espejo estará constantemente de espaldas a nuestra principal estrella.  Llevará alrededor de un mes alcanzar esta posición, denominada punto de Lagrange L2. A esta distancia, no se puede prever ninguna misión de reparación tripulada, como había sido el caso del Hubble.

El despliegue más peligroso jamás intentado

Dado que el telescopio era demasiado grande para caber en un cohete, fue doblado sobre sí mismo. Una limitación técnica que genera la parte más complicada de la misión: su despliegue en el espacio, el más peligroso jamás intentado por la NASA. Aproximadamente 30 minutos después del despegue, se desplegaron la antena de comunicaciones y los paneles solares que le suministran energía.   

Entonces, la extensión de la visera solar, hasta ahora plegada como un acordeón, comenzará el sexto día, mucho después de haber pasado la Luna. Sus delgadas membranas serán guiadas por un complejo mecanismo que involucra 400 poleas y 400 metros de cable.

El ingeniero Ernie Wright observa cómo se preparan los seis primeros segmentos del espejo primario del telescopio espacial James Webb, listos para el vuelo, para comenzar las pruebas criogénicas finales en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA.

Durante la segunda semana, finalmente llegará el turno del espejo. Una vez en su configuración final, los instrumentos deberán enfriarse y calibrarse, y los espejos deberán ajustarse con mucha precisión. Después de seis meses de aprontes y procedimientos, el telescopio estará listo.

Explorar las primeras edades del Universo     

James Webb tiene dos misiones científicas importantes que juntas representarán más del 50 % de su tiempo de observación. Primero, explorar las primeras edades del Universo, que se remontan a unos pocos cientos de millones de años después del Big Bang ?la Gran Explosión, base de la teoría de la evolución universal?. Los científicos quieren observar las primeras galaxias y estrellas del Universo.

Estudiar exoplanetas    

Su segunda gran misión será estudiar exoplanetas, es decir, planetas alrededor de estrellas distintas de nuestro Sol, en busca de un entorno habitable, en particular mediante el estudio de su atmósfera.

La gran novedad de James Webb es que solo operará por medio del infrarrojo cercano y medio. Podrá ver a través de nubes de polvo impenetrables para el Hubble, que tiene una pequeña capacidad de infrarrojos pero opera principalmente en luz visible y ultravioleta. También se planean observaciones más cercanas, en nuestro sistema solar, de Marte o Europa, una luna de Júpiter.

Cuando comience a operar, el telescopio realizará parte de sus observaciones fuera del Sistema Solar y los exoplanetas, por ejemplo, serán uno de los pilares de esta misión, según explicaron científicos de la Agencia Espacial Europea la pasada semana.

Proyecto de más de 30 años 

Este proyecto se puso en marcha en la década de 1990, y su construcción se inició en 2004. Su despegue se ha pospuesto muchas veces, inicialmente en 2007 y luego en 2018, en particular por la complejidad de su desarrollo.

El observatorio es el resultado de una inmensa colaboración internacional e integra también instrumentos canadienses y europeos. Más de 10.000 personas trabajaron en el proyecto, cuyo presupuesto se ha disparado, a un costo que finalmente se acerca a los 10.000 millones de dólares.

Funcionará durante al menos cinco años y, potencialmente, hasta más de 10 años.

Con información de DW.

loading next article