Forbes Argentina
Innovacion

Nicotina y combustión: ¿sabemos realmente qué es lo que hace mal?

Forbes Digital

Share

Según una encuesta publicada por Philip Morris Internacional, la demanda para que haya información sobre alternativas al cigarrillo es cada vez mayor.

23 Diciembre de 2021 10.30

A pesar de que el objetivo de toda política pública relacionada al tabaco es que los fumadores dejen de serlo, los datos y la experiencia demuestran que muchos de ellos no lo consiguen y otros simplemente no quieren dejar de fumar. 

En esos casos, las herramientas de reducción del daño por tabaquismo podrían ser una alternativa para disminuir el riesgo asociado con fumar. Estas alternativas, como el tabaco calentado, eliminan la combustión y el humo de la ecuación. En este sentido, investigadores y científicos han indagado durante años para llegar a la conclusión de que el mayor problema del tabaquismo es la combustión. Cuando se enciende un cigarrillo llega a temperaturas de alrededor de los 900°C. A este nivel, se generan más de 6.000 sustancias químicas, muchas de las cuales se consideran dañinas o potencialmente dañinas. 

Si bien la mejor decisión que puede tomar un fumador es dejar el tabaco y la nicotina, muchos no lo hacen. Los productos sin humo, que fueron desarrollados gracias a la ciencia y la tecnología, como los de tabaco calentado y el snus, son alternativas científicamente probadas que se fabrican bajo los controles de calidad y seguridad adecuados. No obstante, hay que mencionar que estos productos no están exentos de riesgos y contienen nicotina, que es adictiva.

La importancia de escuchar al consumidor

Philip Morris Internacional viene trabajando desde hace más de 15 años en la transformación de la industria y el negocio. En 2016 se comprometió públicamente a construir un futuro libre de humo bajo la premisa de dejar de vender cigarrillos. “Estamos muy orgullosos de ser la primera compañía de la industria tabacalera en tener un compromiso tan profundo con la creación de un futuro libre de humo y creemos que estamos haciendo un gran trabajo en la difusión y apertura de todos los avances científicos a la fecha”, expresan desde PMI. “IQOS, nuestra principal alternativa libre de humo, está presente en más de 70 mercados y a la fecha más de 15 millones de adultos fumadores, dejaron de hacerlo para cambiarse a IQOS”, informan.

En línea con esta transformación que la empresa ha emprendido, se ha decidido escuchar a los consumidores para entender cuáles son sus peticiones e inquietudes. De ahí se desprende que existe una demanda de información clara para tomar decisiones fundadas. 

Según revela una encuesta internacional recientemente publicada por la compañía, realizada entre casi 30.000 adultos de 26 países por la consultora de investigación independiente Povaddo, grupos bien financiados continúan promoviendo falsas narrativas y propagando la confusión a pesar del aumento en el apoyo de la sociedad a las alternativas sin humo científicamente demostradas como una mejor opción que seguir fumando para los adultos. 

La encuesta, que busca entender el grado de comprensión, revela que un gran número de fumadores adultos siguen sin saber que existen mejores opciones a los cigarrillos o están confundidos por información falsa o engañosa que les impide tomar una decisión.

A su vez, se percibe una clara demanda pública para que haya una revisión colectiva de los hechos y la ciencia sobre los productos sin humo. Casi ocho de cada diez encuestados (79%) están de acuerdo en que los fumadores adultos que de otro modo seguirían consumiendo cigarrillos deberían tener acceso a información precisa sobre las alternativas sin humo. En la Argentina, esa cifra alcanza al 86% de los encuestados.

Por otro lado, existe un alto grado de confusión del público en torno a los productos sin humo. Casi la mitad de los adultos encuestados creen erróneamente que los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado son más nocivos o igual de nocivos que los cigarrillos (45% y 46%, respectivamente, para cada categoría de productos). 

Los resultados de la encuesta también arrojan que, de los adultos que fuman, el 63% estaría más dispuesto a cambiar a una alternativa mejor (como los cigarrillos electrónicos o los productos de tabaco calentado) si tuvieran claro en qué se diferencian estos productos de los cigarrillos y la ciencia que los sustenta.

Por último, el documento explora las actitudes del público hacia los estudios científicos realizados por los fabricantes de productos sin humo. La mayoría de los adultos encuestados (82%) cree que sus gobiernos tienen la responsabilidad de revisar y considerar objetivamente las pruebas científicas sobre los productos alternativos sin humo procedentes de fabricantes como PMI. Además, casi tres cuartas partes (72%) apoyan que las compañías tabacaleras trabajen con los gobiernos, los reguladores y los expertos en salud pública para garantizar que los fumadores tengan acceso a información precisa sobre las alternativas sin humo.

“La gente espera que los organismos de salud pública y los reguladores lleguen a un consenso científico en torno a las alternativas sin humo innovadoras y proporcionen a los adultos que fuman información basada en la evidencia sobre estos productos”, plantea Grégoire Verdeaux, Vicepresidente Senior de Asuntos Externos de PMI, al respecto. 

Según el vocero, “la desinformación sobre las alternativas sin humo, a menudo basada en opiniones, es un problema persistente que tiene consecuencias en el mundo real. Adoptar los hechos, las tecnologías innovadoras y la ciencia es una responsabilidad compartida por la industria, las autoridades sanitarias y los gobiernos, y es lo mínimo que podemos hacer para impulsar un cambio positivo para el mundo. En Philip Morris International damos prioridad a la transparencia a medida que transformamos nuestro negocio para ofrecer un futuro sin humo, invitando a los hacedores de política, a la comunidad científica y a las ONG a revisar y verificar nuestros hallazgos científicos. Al proporcionar a los fumadores adultos información basada en la ciencia sobre mejores alternativas, podemos acelerar el descenso de las tasas de fumadores, ayudando a acabar con éste de una vez por todas”.

Desde la compañía multinacional entienden que promover la difusión de la ciencia y la tecnología puede cambiarles la vida a los más de 1.100 millones de fumadores que hay en el mundo. “Si bien toda transformación lleva tiempo, es fundamental difundir y compartir la información y los hallazgos para lograr un futuro libre de humo. La desinformación amenaza el progreso hacia ese futuro sin humo que pregona la sociedad”, sentencian.

Contenido sponsoreado por Massalin Particulares.

loading next article