Forbes Argentina
Innovacion

El auge de los NFT, el nuevo criptoactivo para los coleccionistas de arte

Abram Brown

Share

10 Marzo de 2021 08.00

La familia Blau se reunió el fin de semana pasado para celebrar un par de cosas. Por un lado, la última dosis de vacunación de COVID para el abuelo Blau y, las más importante, la subasta en vivo por Internet de un NFT, un nuevo tipo de criptoactivo en auge entre coleccionistas de arte y gente con mucho dinero que fue creado por Justin Blau, un joven de 30 años y DJ de profesión que en cuestión de horas se convirtió en un multimillonario.

Blau, mejor conocido como la estrella de la música electrónica 3LAU, estaba vendiendo 33 "Tokens no fungibles", mejor conocidos como NFT, un tipo especial de token basado en la misma tecnología de las criptomonedas (blockchain) que representa algo único y que, al ser no fungibles, no son intercambiables entre sí. 

Los NFT se vendían a varios precios, marcando el tercer aniversario de su álbum Ultraviolet. De manera más simple, un NFT es un objeto coleccionable digital que se negocia en blockchain. El NFT más caro en la venta de Blau, por ejemplo, incluía una canción personalizada, acceso a música nunca antes escuchada en su sitio web, arte personalizado basado en su música y nuevas versiones de las 11 canciones originales de su disco Ultraviolet. (En una decisión algo inusual, el comprador del token también recibiría un objeto físico, una edición en vinilo del álbum). 

La subasta se realizó el sábado y el domingo, y para la noche final, parecía destinada a estancarse alrededor de US$ 1 millón. Pero Blau había gamificado la conclusión de la subasta. Después de llegar a los últimos tres minutos, cualquier usuario que incrementara la oferta reiniciaba el reloj a menos tres minutos para concluir. El reinicio se produjo más de 40 veces, lo que prolongó la subasta varias horas, una sorpresa para Blau y toda su familia.

"Todos estábamos animando, y luego todos dejaron de hablar", dice Blau, reflexionando sobre la venta por primera vez. Con una risa corta e incrédula. "Créame, no sabía qué iba a llegar tan alto".

La noche terminó con un botín para el DJ de US$ 11,7 millones, estableciendo varios récords. No solo fue la venta de NFT más grande de la historia, sino que los US$ 3,6 millones pagados por el token más caro de la subasta se ubican como el NFT más caro jamás vendido en una oferta inicial. (Solo otro NFT se vendió por más: un trabajo de 6,6 millones del artista Beeple vendido en el mercado de accesorios la semana pasada). 

La subasta de Blau fue el último momento decisivo en medio del auge de este tipo de tokens en los últimos dos meses. La tecnología trae un cambio importante al mercado del arte digital: antes, era difícil "casi imposible" autenticar el trabajo en línea como originalreduciendo en gran medida su valor. Pero el código único de los tokens hace posible probar la procedencia, y con ello erradicar el problema de propiedad. 

Casi  US$50 millones en ventas de NFT se realizaron la semana pasada, según Nonfungible.com, que rastrea este mercado. 

En total, febrero registró US$ 179,4 millones en tales transacciones, más del doble de la cantidad durante la totalidad de 2020. Miles de artistas digitales se apresuran a encontrarse con esta multitud de compradores entusiastas y están ansiosos por capitalizar su atención. Y dentro de ese conjunto, Blau, que estuvo interesado en las criptomonedas durante casi una década, se consolidó como el nombre más codiciado del espacio, orquestando de manera confiable su perfil más alto y sus ventas de mayor volumen. 

Después de montar más de 15 subastas desde septiembre y recaudar cerca de US$ 13 millones, Blau es "el líder, el estándar de oro para este tipo de transacciones"dice el pseudónimo WhaleShark, uno de los mayores coleccionistas de NFT y quien pagó US$ 3,5 millones  por un token de 3LAU en la última oferta. "Ni siquiera estoy exagerando. Tiene una gran cantidad de conocimientos técnicos y comerciales que se equilibran con su habilidad artística". Como señala WhaleShark, las NFT existen en una intersección de negocios, tecnología y cultura, un lugar al que Blau llega de forma natural. 

3LAU - Wikipedia

 

Quién es Justin Blau

Estudió economía y finanzas en la Universidad de Washington, pero pasó gran parte de su tiempo perfeccionando sus habilidades con las bandejas de discos en las fiestas de la fraternidad. Después de rechazar una pasantía en Black Rock, el gigante de fondos de inversión, se retiró como un estudiante de último año en ascenso. 

Como era de esperar, sus padres se opusieron, hasta que recibió una llamada de uno de los profesores de economía de Blau. El maestro examinó el flujo de ingresos de sus trabajos, asistió a varios de sus shows y concluyó que Blau tenía una probabilidad razonable de éxito. ("Él pensó que el costo de oportunidad era demasiado alto para no dejarme hacerlo", dice Blau). Resulta que el profesor tenía razón. En unos pocos años, Blau tocaba en los festivales de danza más grandes del mundo, como el Electric Zoode Nueva York y el Lollapalooza de Chicago, junto a artistas como Marshmello, Afrojack y Steve Aoki.

Mientras abría para Avicii en México en 2014, conoció a Cameron y Tyler Winklevoss, los compañeros de Harvard de Mark Zuckerberg, que se estaban interesando mucho en las criptomonedas. "Me invitaron a quedarme en su casa en Los Ángeles durante la semana de los Grammy", recuerda Blau. "Y estaban hablando de bitcoin. Me fascinó de inmediato". Aprendió todo lo que pudo allí y también buscó al capitalista de riesgo Keith Rabois, pidiéndole que sugiriera otros contactos dentro del emergente mundo de las criptomonedas.

El resultado de sus estudios: un plan para recaudar fondos y montar un festival a través de una oferta inicial de monedas (ICO). Las llamadas ICO se convirtieron en una burbuja durante 2017 y 2018, acuñando una gran cantidad de fortunas fugaces. Finalmente, Blau decidió descartar el plan ICO, preocupado de que la oferta pudiera entrar en conflicto con las autoridades. "Tenía grandes abogados", todos los cuales desaconsejaban, dice. "No queríamos hacer nada malo". Siguió adelante con el festival, permitiendo a los asistentes usar criptomonedas para comprar boletos, mercancía, alimentos y bebidas, entre otros artículos.

Mientras Blau contemplaba su incursión inicial en las criptomonedas, las NFT seguían siendo una idea incipiente. El interés inicial en los tokens fue impulsado principalmente por dos negocios CryptoPunks y CryptoKitties, dos conjuntos de imágenes de dibujos animados coleccionables compradas de la forma en que las generaciones pasadas adquirieron tarjetas de béisbol, cartas de juegos como Pokemon o muñecas Cabbage Patch. (Originalmente dados gratis, CryptoPunks y CryptoKitties ahora se revenden por seis o siete cifras).

Dragon es un Cryptokittie que se vendió por 170.000 dólares. 
 

Blau no se aferraría a la idea de vender NFT hasta que el Covid detuviera el negocio de las giras musicales, excluyendo a los artistas de su principal fuente de ingresos. Estaba buscando recuperar parte de las ganancias perdidas y forjar un camino para él y otros artistas interesados en un flujo de ingresos que ellos mismos controlaban, lejos de los productores y sellos discográficos.

El recorrido con las NFT

En septiembre, su primera venta de NFT recaudó US$ 23.000 de tokens vinculados a animaciones de video superpuestas con nueva música de 3LAU. Para las imágenes, Blau recurrió a un colaborador familiar, un artista atrevido conocido como Slime Sunday. (Con medio millón de seguidores en Instagram, Slime Sunday está en una pelea permanente con la red social, que a menudo intenta eliminar sus collages digitales cargados de sexualidad).

Anteriormente había hecho ilustraciones para el álbum Ultraviolet original de Blau en 2017 y contribuyó a los videos musicales del DJ, y entendió bien el potencial de un NFT. "Muchos artistas digitales se están tomando esto muy en serio porque todos están en la misma situación que yo: su arte está siendo estafado todo el tiempo.  Alguien más podría afirmar que lo hicieron si realmente lo quisieran", dice Slime Sunday. Los NFT presentan "una forma verificable de demostrar de dónde vino el arte digital y validarlo como algo que vino de mí". Slime Sunday estima que ha ganado más de 600.000 dólares en los últimos 12 meses casi en su totalidad a través de las ventas de NFT, la mayoría realizadas en asociación con 3LAU. Antes, en un buen año solía ganar 50.000 dólares.

La venta récord del pasado fin de semana se realizó de una forma un poco diferente a la mayoría de las ofertas de NFT. Al contrario de muchas de estas operaciones, la subasta se realizó en el sitio personal de Blau. La mayoría de las NFT se compran en uno de los grandes sitios de intercambios de NFT, como OpenSea y Nifty Gateway, que son propiedad de los hermanos Winklevoss. 

La decisión de Blau de controlar todo el evento probablemente apunta a lo que los futuros artistas centrados en la marca podrían hacer lo mismo, eligiendo armar un sitio personalizado en lugar de pasar por un mercado de terceros, lo que les otorga la capacidad de agregar funciones como el reloj de reinicio, algo que Blau piensa que ayudó mucho a subir los precios.

"LLamó la atención de toda la industria de la música", dice Matthew Liu, cofundador de Protocol Origin, la startup de NFT que creó la página personalizada de Blau. "Todas las grandes discográficas, todos los artistas importantes están haciendo explotar nuestros DM y nuestras bandejas de entrada en este momento". Blau está preparando planes para otra venta el 12 de marzo, aunque puede que no sea otro récord: está considerando fijar el precio de esos tokens a tasas más bajas para atraer compradores nuevos en el espacio.

Con información de Forbes US.

loading next article