Forbes Argentina
Today

Zoom se arrepiente de prohibir protestas por Tiananmén pero acepta la censura de China

Forbes US

Share

Luego de cerrar las cuentas de tres usuarios que organizaban conferencias para protestar en conmemoración de la masacre de Tiananmén, Zoom se retractó y afirmó que “no permitirá más pedidos del Gobierno de China que impacten en usuarios fuera de China”. ¿Y adentro?

12 Junio de 2020 12.31

Este mes, Zoom ?que ya venía cuestionada por sus fallas de seguridad y está bajo la lupa por sus vínculos con China? tomó la desconcertante decisión de cerrar las cuentas de tres usuarios que estaban organizando eventos para conmemorar la masacre de la Plaza de Tiananmén, a pedido de Beijing. Ahora, la empresa revirtió la decisión, según publicó en su blog la noche del jueves, pero seguirá ayudando a bloquear cuentas de usuarios en China.

El gigante de la tecnología no usó las palabras “Plaza de Tiananmén” en su publicación, pero reconoció que el Gobierno chino la había contactado para advertirle acerca de cuatro conmemoraciones de las famosas protestas por la democracia de 1989 que se iban a organizar por Zoom. China quería que se bloqueara a los grupos y sus administradores.

Sorprendentemente, Zoom decidió monitorear los metadatos de las llamadas desde EE.UU. para poder ver si participaba alguien de China Continental, y cuando detectó gente de ahí en tres de las reuniones, cerró las llamadas y suspendió o borró las cuentas de los anfitriones.

Los organizadores expulsados ?Lee Cheuk-yan, Wang Dan y Zhou Fengsuo? ya recuperaron sus cuentas. Fengsuo, un activista que vive en EE.UU. y es presidente de Humanitarian China, dio la alarma el domingo, cuando descubrió que su cuenta paga de Zoom había sido cerrada, según el South China Morning Post. La recuperó el miércoles.

Zoom seguirá ayudando a los censores chinos

Zoom admitió que se equivocó al expulsar a los usuarios y afirmó que “no permitiría que los pedidos del Gobierno chino afecten a nadie fuera de China Continental”. Esto da a entender, por supuesto, que seguirá ayudando a Beijing a reprimir a los disidentes en China.

De hecho, está creando tecnología precisamente para hacer eso mismo. “En los próximos días, Zoom desarrollará una tecnología para poder eliminar o bloquear participantes según la ubicación geográfica”, escribió la empresa. Esa tecnología ya se usa mucho en China porque es parte del Gran Cortafuegos, un sistema que impide que sus ciudadanos visiten ciertos sitios y servicios online. Así, Zoom ayudará al Gobierno chino a censurar por más que crea que está haciendo algo positivo.

“Esto nos permitirá atender los pedidos de autoridades locales cuando estas determinen que la actividad en nuestras plataformas es ilegal en sus jurisdicciones, pero también podremos proteger esas conversaciones para los participantes de otras jurisdicciones que permitan esa actividad”, agregó la empresa.

Vínculos peligrosos

Zoom ya había recibido críticas por crear claves de encriptación en China, donde tiene una poderosa división de investigación y desarrollo. La empresa afirmó que se había equivocado y había publicado un parche para impedir que pasara de nuevo. La empresa también fue criticada por brindar encriptación de extremo a extremo solo para los clientes pagos.

En los documentos que presentó ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés), la empresa advierte a los inversores que podría ser investigada más de lo normal por sus vínculos con China. “Tenemos una alta concentración de personal de investigación y desarrollo en China, lo cual podría llevar al mercado a investigar la integridad de nuestra solución o nuestras funciones de seguridad de datos”, escribió Zoom.

Esos vínculos con China le traerán más dolores de cabeza a la empresa, que se transformó en una parte fundamental de la vida en cuarentena y es una de las niñas mimadas del mercado de valores. Las empresas de tecnología tienen que hacer malabares para conciliar los negocios en China con los del resto del mundo; AppleLinkedInGoogle ya fueron duramente criticadas por tratar de apaciguar a los líderes comunistas de Beijing. Para Zoom y su fundador, Eric Yuan, los vínculos con China son mucho más peligrosos.

Autor: Thomas Brewster

loading next article