Forbes Argentina
VoxCheck
Today

Primero luchó online contra los rusos y ahora los está combatiendo en las calles de Kiev

Abram Marrón

Share

Maksym Skubenko, de 30 años, es el director ejecutivo del equipo independiente más grande que rastrea la desinformación en Ucrania, VoxCheck.

03 Marzo de 2022 07.37

Con las fuerzas rusas acercándose a Kiev, las órdenes dadas a Maksym Skubenko y los otros hombres de su unidad de milicias voluntarias el martes fueron simples: prepararse. Obedeciendo las órdenes, la unidad pasó gran parte del día excavando tierra y luego empaquetándola en bolsas. “Entonces, si alguien nos dispara, las balas golpearán las bolsas”, explica Skubenko. Él y sus compañeros soldados durante la noche saben muy bien lo útiles que pueden ser esas defensas. Ya han tenido varios enfrentamientos armados. La unidad limpió y revisó sus armas y procedió a mezclar el líquido para cócteles molotov, siguiendo las instrucciones de un cartel entregado por las autoridades, llenando varios cientos de botellas de vidrio.

En su tiempo de inactividad, Skubenko revisaba sus mensajes de trabajo. El joven de 30 años es director ejecutivo del equipo independiente más grande que rastrea la desinformación en Ucrania, VoxCheck, que proporciona investigaciones a empresas como Facebook. A medida que Skubenko pasa de combatir a los rusos online a combatirlos cara a cara, VoxCheck ha seguido produciendo informes que narran información falsa difundida por los rusos: sobre bombardeos ucranianos, fugas masivas de las cárceles ucranianas e invasiones de viviendas por parte de la Guardia Nacional ucraniana, entre muchos otros temas falsos.

“No esperaba estar aquí”, dijo el martes por la noche, sentado en un banco fuera del edificio que sirve como cuartel de su grupo. “No esperaba que mi país fuera a la guerra”.

Desde que comenzó el ataque de Rusia a Ucrania, toda la nación ha pasado rápidamente al modo de guerra. Más de 600.000 personas han huido. Las dos ciudades más grandes, la capital Kiev y Kharkiv al este, han sido atacadas. Alrededor del 80% de las 190.000 tropas rusas acumuladas en las fronteras de Ucrania han ingresado al país, encontrando una enérgica resistencia que inesperadamente ha frenado a los rusos mejor equipados. Parte de la defensa involucra a voluntarios como Skubenko. Casi 40.000 respondieron al llamado a las armas del gobierno, haciéndose eco de uno hecho hace ocho años durante un conflicto con los separatistas prorrusos.

Maksym Skubenko

Comparado con los otros reclutas, Skubenko tiene una perspectiva única sobre sus adversarios. Ha pasado años tratando de frustrar la campaña digital en curso de Rusia contra Ucrania. VoxCheck fue fundada en 2014 por Tymofiy Mylovanov, economista y profesor de la Universidad de Pittsburgh, luego de otro momento de tumulto: una revolución liderada por civiles que obligó al presidente Viktor Yanukovych a dejar el cargo y provocó una mentalidad reformista en Ucrania.

Entonces, como ahora, el panorama mediático de Ucrania sigue sesgado por Rusia, con consumidores susceptibles a la propaganda de Putin a través de los periódicos, la televisión y, por supuesto, Internet, en gran parte a través de las redes sociales mantenidas por medios afiliados al estado ruso como Sputnik y RT. (Meta, Twitter, YouTube y otros a principios de esta semana prohibieron o restringieron publicaciones). Parecía haber un lugar, y una necesidad, para que un medio de verificación de hechos independiente denunciara información engañosa de Rusia y, a veces, también del gobierno ucraniano.

"Había una fuerte demanda de un análisis objetivo y creíble de lo que está sucediendo en Ucrania, especialmente en términos de economía, porque durante muchos años, la economía como ciencia todavía estaba muy atrasada en Ucrania", dice Yuriy Gorodnichenko, profesor de economía de Berkeley que ayudó a la creación de VoxCheck. Al mismo tiempo, las fuentes de los medios tradicionales carecían de la confianza de su audiencia. “Había mucha brecha de credibilidad en Ucrania”, dice Gorodnichenko, actualmente director del consejo de supervisión de VoxCheck. “Tienes el pasado soviético: la gente siempre se preocupó de que alguien fuera un agente, a alguien se le paga para decir eso”.  

En unos pocos años, el perfil de VoxCheck había aumentado. Emitió informes sobre una fábrica de trolls rusos en Twitter, la salud de los bancos ucranianos y un índice cuantitativo que mide la veracidad de los políticos del país. La organización se ha convertido en un socio clave para empresas como Facebook, que se basa en su análisis para juzgar el contenido publicado desde Ucrania. También completó el trabajo de verificación de datos para UA:First, un canal de noticias de televisión, y para Forbes Ucrania, una edición independiente y con licencia de Forbes

VoxCheck es también un recurso popular para la élite gobernante de Ucrania. El fundador de VoxCheck, Mylovanov, pasó de informar sobre este último grupo a ser miembro de él en 2019, convirtiéndose en el Ministro de Economía de Ucrania. Entregó VoxCheck a su economista jefe, Ilona Sologoub, quien pasó el cargo de director ejecutivo a Skubenko el 1º de diciembre. El sitio recibe alrededor de 1 millón de visitas cada mes, una cifra pequeña para los estándares estadounidenses pero considerable para Ucrania.

Skubenko había estado en la organización casi desde el comienzo y se unió en 2015. “Creció con VoxCheck”, dice Gorodnichenko. Criado en un pequeño pueblo, Skubenko recibió un título en economía del Instituto Bancario de Lviv y durante un corto tiempo trabajó como auditor en el Banco Nacional de Ucrania. Hace un par de semanas, Skubenko estaba absorto en el trabajo de rastrear a Rusia a través de los medios tradicionales y digitales. Él y otros investigadores de VoxCheck habían recogido una nueva historia que sugería sin fundamento que una crisis energética imaginaria en Irak pondría en peligro a Ucrania. Intentó “revivir una narrativa de que moriríamos sin el gas ruso”, dice. Rastrearon cinco canales de Telegram hasta presuntos vínculos con las fuerzas especiales rusas y trabajaron para catalogar el sentimiento pro-ruso que los políticos y ucranianos adinerados dispensan de manera más casual.

El jueves, el mundo de Skubenko cambió para siempre. Había intentado dos días antes registrarse para los voluntarios, pero lo rechazaron y le dijeron que lo llamarían más tarde. Regresó a un puesto de reclutamiento en Kiev el jueves, pero no tenían armas para él. Pasó a un segundo, donde finalmente se incorporó. La primera noche, Skubenko, con el pelo muy corto y una gran barba en forma de pala que le envolvía la cara, y sus compañeros de batallón durmieron en palés de madera acolchados con cajas de cartón aplastadas. Al día siguiente, algunas personas les dieron sacos de dormir.

Antes de la semana pasada, Skubenko solo había disparado un arma durante unos pocos días de entrenamiento cuando era adolescente. En esa segunda estación recibió algunas municiones y un rifle semiautomático, aunque no sabe la marca ni el modelo exacto. “Creo que es ucraniano”, se encoge de hombros. Sabe que el arma usa balas de 7,62 milímetros, la más grande de las dos rondas estándar para un AK-47. Skubenko espera que el tamaño más grande ayude “cuando estemos disparando a autos con fuerzas rusas”, como él dice.

skubenko

Skubenko y su escuadrón ya han tenido escaramuzas, dice, peleas que sospecha involucraron a ucranianos prorrusos que estaban en Kiev antes de que comenzara la guerra. En uno, un Jeep de color oscuro se detuvo a toda velocidad fuera de su puesto para volver a disparar contra la policía que los perseguía. “Estaban disparando a la policía. Entonces empezaron a dispararnos. Entonces empezamos a dispararles”, recuerda Skubenko. Movió a varias personas que se habían presentado en la estación para que se ofrecieran como voluntarios a un lugar seguro y se unió a sus camaradas para el tiroteo. Mataron a uno de sus atacantes. Tres más se entregaron a la policía, dice.

La unidad de Skubenko opera en turnos largos y ninguno de los hombres ha descansado más de tres horas en los últimos días. (Él recuerda la excepción con cariño. “Hubo un día en que dormí siete horas”, dice. “Eso fue lo mejor día.”) Se ha mantenido al día a través de las redes sociales, principalmente WhatsApp y Facebook, con su familia y amigos. Su abuelo se ha refugiado en su casa rural y, aunque puede estar solo, Skubenko razona que el anciano no está totalmente indefenso. “Tiene una ametralladora en algún lugar de la casa”, dice. Su padre también ingresó a los voluntarios, y Skubenko espera que su padre pueda estar pronto en Kiev. Su madre es voluntaria en un hospital mientras monitorea las actualizaciones de su hijo en Facebook. En una publicación en su página de Facebook, ella se dirige a él como “mi corazón” y escribe: “Como madre, estoy llorando, lamentándome. Como mujer ucraniana, te apoyo y acepto la elección que has hecho”. Termina con un grito de guerra ahora común: "¡Gloria a Ucrania!"

Parte del equipo de VoxCheck.

Cuando Skubenko pudo comunicarse con su equipo de VoxCheck el martes, la conversación giró en parte en torno a la estrategia de video del equipo. Comprobó con sus contactos en Facebook y el estado de varios otros contratos de asociación. Las más urgentes fueron las llamadas a Polonia, donde está tratando de abrir nuevas cuentas bancarias para VoxCheck. “Si algo le sucede al sistema bancario en Ucrania, nuestra organización no puede quedarse sin dinero”, dice.

Su atención pasa de las preocupaciones comerciales a algo más serio. "Lo siento, tengo que irme", dice. Se ha emitido una alerta temprana contra posibles intrusos. "Tengo que ir."

Como resultado: falsa alarma. Regresó a su cuartel, y él y las otras tropas de novatos disfrutaron de una comida caliente, una cena enviada por un restaurante de pizza que improbablemente todavía estaba en funcionamiento, con sus rifles listos y los cócteles Molotov asegurados cerca.
 

loading next article