Forbes Argentina
Today

Por qué la política puede estar detrás de las suspensiones de la vacuna de AstraZeneca

Alex Knapp

Share

Varios expertos dicen que la vacuna de la compañía farmacéutica está siendo atacada injustamente por los países de la UE, lo que dificulta los planes para implementarla en todo el mundo en un momento crítico.

16 Marzo de 2021 12.30

El lunes, Alemania, Francia, Italia y España se convirtieron en los últimos países en detener la administración de la vacuna para el Covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y el gigante farmacéutico AstraZeneca. Estos países están siguiendo los pasos de Dinamarca, Noruega, Irlanda, los Países Bajos y Tailandia, que también suspendieron el uso de la vacuna.

Aparentemente, estas suspensiones se deben a un grupo de casos en los que la vacuna puede tener un mayor riesgo de coagulación de la sangre. Pero varios expertos dicen que la vacuna es segura y que las suspensiones obstaculizan los esfuerzos para implementar vacunas en todo el mundo. A otros les preocupa que la vacuna se suspenda por razones políticas, más que científicas. Esto es especialmente preocupante dado que la demanda de vacunas supera actualmente a la oferta, ya que los casos de Covid-19 continúan aumentando en toda Europa.

Varios países informaron de un posible aumento de la coagulación sanguínea entre los pacientes que recibieron la vacuna de AstraZeneca. Hubo 37 informes de este tipo entre los 17 millones de personas vacunadas en el Reino Unido y la UE, y los informes preliminares sugieren que una persona en Italia, Austria y Dinamarca murió debido a coágulos de sangre después de recibir la vacuna AstraZeneca. El comité de seguridad de la Agencia Europea de Medicina (EMA) advierte, sin embargo, que ninguna de esas muertes estuvo realmente relacionada con la vacuna. El comité señaló además que varias personas que tenían coágulos sanguíneos eran de mediana edad, cuando tales coágulos son más comunes, y que los coágulos sanguíneos no son particularmente raros en la población general. AstraZeneca señaló en un comunicado que la cantidad de coágulos de sangre en realidad es "mucho menor de lo que se esperaría que ocurriera naturalmente en una población general de este tamaño".

Davey Smith, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Diego, está desconcertado por las decisiones de los gobiernos de suspender el uso de la vacuna de AstraZeneca. "No vi datos para ver por qué se están deteniendo", dice, y agrega: "La gente va a tener coágulos de sangre, porque los habrían contraído con o sin la vacuna".

Jennifer Nuzzo, epidemióloga del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, también expresó su sorpresa por las medidas de estos gobiernos. "Hacer una pausa para revisar los datos está bien", dice. "Pero lo que significa pausar es perder terreno frente a la protección de las personas contra una pandemia mortal, así que algo se pierde con eso". 

Una vez considerada líder en la carrera por una vacuna Covid-19, AstraZeneca terminó enfrentando más obstáculos que sus competidores. Los problemas comenzaron en septiembre, cuando los ensayos globales de la vacuna se detuvieron debido a que un paciente padecía una enfermedad grave. El ensayo pronto se reanudó, pero dos meses después la compañía reveló un error: en los ensayos del Reino Unido realizados por Oxford, a los participantes se les habían administrado accidentalmente medias dosis de la vacuna, un error que sacudió la fe de los reguladores en los EE.UU., que ahora esperan datos finales del ensayo clínico de AstraZeneca en abril.

Aún así, los datos de los ensayos internacionales en curso demostraron ser más prometedores: la vacuna fue 82% efectiva para prevenir Covid-19 después de dos dosis y 100% efectiva para prevenir hospitalizaciones y muerte. El fuerte resultado condujo a autorizaciones de emergencia para la vacuna en el Reino Unido en diciembre con autorizaciones de la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud a principios de 2021. Hasta ahora, se administraron dosis de la vacuna a 17 millones de pacientes en Europa. 

La vacuna AstraZeneca utiliza un componente de ADN que instruye a las células a producir las mismas proteínas que se encuentran en partes del virus que causa el Covid-19. Estas proteínas entrenan al sistema inmunológico del cuerpo para que produzca anticuerpos contra él. Se envía a los sistemas de las personas utilizando una versión modificada de un virus para el resfriado común que infecta a los chimpancés, pero que no puede enfermar a las personas. Una ventaja que tiene sobre las vacunas producidas por Pfizer y Moderna es que se puede refrigerar en lugar de congelar y es más duradera para el transporte. Esto lo hace de particular importancia en la distribución de la vacuna en todo el mundo. "Creo que lo que está en juego con AstraZeneca es particularmente alto", dice Nuzzo.

"Al final, podría ser muy perjudicial para todo el lanzamiento de la vacuna en general".

¿Por qué tantos países europeos están dando el paso aparentemente radical de detener la administración por completo? En un informe publicado a principios de este mes por Barclays, la firma de inversión, se analizaron algunos de los problemas regulatorios que tuvo la vacuna de AstraZeneca y sugirió que "la mayor parte de la controversia tuvo una génesis política más que científica".

El informe especula que “las autoridades en ciertas geografías pueden haber estado buscando a alguien a quien culpar por una situación inicialmente frustrante". Los expertos en salud pública especularon con Forbes que razones similares pueden haber impulsado las suspensiones recientes. Se puede ver un contraste interesante en Canadá, que es según se informa, se prepara para ampliar su autorización de la vacuna a personas mayores, cuando anteriormente no se había recomendado para los adultos mayores de 65 años.

Justificado o no, detener la administración de la vacuna de AstraZeneca corre el riesgo de exacerbar una fuerte reticencia a vacunarse. Un informe de política reciente del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades encontró que menos de la mitad de las personas en la UE cree que las vacunas para el Covid-19 son seguras.

Por esta razón, Nuzzo insta a las agencias de salud pública a ser transparentes en todo el proceso de evaluación de la vacuna durante su suspensión. “A veces, lo que sucede es que los países hacen este anuncio y luego permanecen en silencio durante semanas”, dice. "Y, realmente ,en ese vacío puede surgir mucha información errónea para llenar lo que es la falta de comunicación".

Hasta ahora, no se espera que las suspensiones entre los países de la UE detengan la distribución en otros lugares. A principios de este mes, COVID-19 Vaccines Global Access (COVAX), una iniciativa de vacunas público-privada para distribuir vacunas a economías emergentes, comenzó a distribuir dosis de la vacuna de AstraZeneca a India, Ghana y Costa de Marfil.

Se espera que sigan más, con 237 millones de dosis asignadas a más de 130 países este mes. "La seguridad es nuestra principal preocupación: sabemos que las autoridades nacionales y la OMS están monitoreando la situación de cerca y la instalación COVAX seguirá su guía y recomendación", dijo un portavoz de Gavi, la asociación público-privada responsable de distribuir vacunas para COVAX.

Con información de Forbes US.

loading next article