Forbes Argentina
Farmacias EE.UU
Negocios

Salas cerradas, dispositivos de seguimiento y vidrio a prueba de balas: cómo están asegurando las farmacias norteamericanas las vacunas COVID-19

Leah Rosenbaum

Share

25 Diciembre de 2020 11.56

En las farmacias alrededor del sistema Sanford Healthcare norteamericano hay habitaciones cerradas, cubiertas por cámaras de video y equipadas con vidrio a prueba de balas. Dentro de esas habitaciones hay congeladores con candado, un nivel adicional de seguridad para el contenido interno: las vacunas COVID-19.

A medida que las vacunas de Pfizer y BioNTech, y ahora Moderna, se envían por todo el país, los administradores de hospitales, farmacéuticos y expertos en seguridad tienen la tarea de averiguar cómo mantener segura la cantidad limitada de vacunas. Afortunadamente, la mayoría de los hospitales y farmacias ya cuentan con sistemas para asegurar los medicamentos más buscados, protocolos que se perfeccionaron durante la epidemia de opioides.

"Las farmacias hospitalarias tuvieron problemas de seguridad durante años", dice Jesse Breidenbach, director ejecutivo senior de farmacia en Sanford. Las farmacias que son conocidas por almacenar narcóticos fueron asaltadas a punta de pistola. Para prevenir tales robos, la red Sanford desarrolló múltiples protocolos de seguridad, muchos de los cuales ahora se utilizan para proteger las vacunas COVID-19. Por ejemplo, los suministros de opioides tienen todos sus movimientos registrados y documentados. De manera similar, las vacunas COVID-19 en Sanford están registradas en y fuera de un sistema de seguimiento cada vez que las vacunas salen del congelador ultrafrío donde se almacenan.

Aquí está la razón de la preocupación. Más de 300,000 estadounidenses murieron a causa de COVID-19, y aunque las recientes autorizaciones de uso de emergencia de dos vacunas se convirtieron en una luz al final del túnel, pasarán meses antes de que haya suficientes dosis de la vacuna para todos los que quieran una. 

La mayoría de los estados están distribuyendo inicialmente vacunas de acuerdo con las recomendaciones de los CDC que dan prioridad a los trabajadores de atención médica de primera línea, así como a los residentes de edad avanzada de los centros de atención a largo plazo. Pero ya hay rumores de personas que quieren cortar la línea, desde los políticos hasta los ultrarricos . Por suerte, los hospitales, clínicas y farmacias están preparados.

Varios sistemas de atención médica le dijeron a Forbes que mantienen su suministro de vacunas COVID-19 en habitaciones cerradas con llave, con acceso limitado.

Una vez más, los sistemas de salud aprendieron de la epidemia de opioides, donde las amenazas de robo pueden provenir tanto de fuera del hospital como de las personas que trabajan allí. Por ejemplo, hay muchos casos documentados de trabajadores de la salud que desvían medicamentos opioides destinados a pacientes para sus propios bolsillos. Pero los extraños también trataron de hacerse con medicamentos opioides a través de las farmacias, ya sea por mecanismos sutiles o por la fuerza. A principios de este año, dos hombres intentaron robar una farmacia Rite Care en Austin, TX a punta de pistola para obtener acceso a opioides. Los robos fueron lo suficientemente frecuentes como para provocar que algunas cadenas de farmacias, como CVS, instalen cajas fuertes con retardo en las farmacias.

Varios sistemas de atención médica le dijeron a Forbes que mantienen su suministro de vacunas COVID-19 en habitaciones cerradas con llave, con acceso limitado. Un portavoz de UT Southwestern Medical Center dijo que "el acceso a la vacuna está restringido". Además, la vacuna se mantiene "bajo múltiples niveles de protocolos de seguridad". El portavoz no quiso dar más detalles sobre cuáles eran estos protocolos, citando preocupaciones de seguridad. Un vocero del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh dijo de manera similar que las vacunas COVID-19 se almacenan en farmacias con acceso seguro.

Y no son solo los hospitales los que piensan en la seguridad. Las propias compañías de vacunas también están tomando medidas para garantizar que las vacunas se mantengan seguras en tránsito. Pfizer, que envía sus vacunas en contenedores térmicos ultrafríos, equiparon a cada transportista con un dispositivo GPS que rastrea tanto la temperatura de las vacunas como la ubicación del transportista. Estos dispositivos de rastreo estarán encendidos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, dice la compañía , y “permitirán a Pfizer prevenir de manera proactiva desviaciones no deseadas” en las rutas de envío.

Afortunadamente, dice Breidenbach, aún no hubo ningún problema de seguridad con respecto a las vacunas. Pero, dice, "las farmacias de los hospitales están siempre alerta". 

loading next article