Forbes Argentina
Negocios

La próxima cena: cual será el futuro cercano de los bares y restaurantes

Share

Con meses cerrados o limitados al delivery, el rubro gastronómico es uno de los rubros más afectados por el lock down. Qué pasará con un sector clave para el empleo y para el cual “abrir” es recién el principio de la solución.

27 Agosto de 2020 09.29

Barajar y ¿dar de nuevo? Los bares, restaurantes y cafeterías del AMBA son los que más sufren por la estricta cuarentena. El pronóstico no es alentador: se estima que un 40% de los establecimientos no sobrevivirán  en  la nueva normalidad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según datos de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías  y  Cafés. En números: más de 3.000 locales que emplean a 24.000 personas. De la situación alertó incluso Luis Barrionuevo, titular del sindicato de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra): “Hay entre 15 y 20 restaurantes de renombre que cierran por día en el territorio nacional. De 45.000 empresas, con suerte, quedarán 25.000”, aseveró el sindicalista. 

Los restaurantes piden que se les abra el espacio  público para respetar los protocolos. 

Persianas bajas 

La Flor de Barracas, Hong Kong Style, El Trapiche, La Parolaccia Casa Tua, Bar La Ibérica y otros tanto bares y restós emblemáticos ya bajaron sus persianas. La incertidumbre macroeconómica y los altos costos que deben afrontar sin percibir ingresos es el principal motivo. Para poner en dimensión, un coqueto restaurante del barrio de Devoto que mantiene sus persianas bajas por la cuarentena requiere que sus socios desembolsen $ 2 millones por mes para cubrir los gastos fijos. Y, pese a que se les habilitó la venta por delivery y take away, no llegan ni al 20% de su facturación. Apenas alcanza para cubrir algunos costos y, principalmente, pagarles a los empleados. 

Más de 3.000 restaurantes podrían cerrar en la ciudad de buenos aires.   

“Hay muchos chefs que hacen el propio delivery, porque si no les encarece el producto final. Los usuarios se ahorran hasta un 50%, si se tienen en cuenta los precios de las apps de delivery en los envíos. Mientras que estas cobran alrededor de $300, los chefs de Iters lo hacen por aproximadamente entre $100 y $150”, cuenta Aníbal Jiménez, fundador de Iters, la app para comprar y vender comida casera que se encuentra disponible en CABA, GBA y  Córdoba. Tiene más de 6.000 usuarios registrados y 650 chefs que brindan sus servicios a través de la plataforma. Es que las apps de delivery encarecen el valor del producto final, dado que cobran comisiones que rondan entre el 15 y el 25%, a lo que hay que sumarle el IVA. 

Futuro incierto 

Lo que viene es lo que más preocupa a los empresarios del sector. Aquellos que vuelvan a abrir deben estar preparados para pagar en efectivo todo lo que se necesita para empezar a trabajar. Desde la Asociación estiman que la inversión ronda, en promedio, los $ 600.000. Habrá también que reacondicionar los locales, para mantener la distancia entre las mesas. Eso implica también reducir el espacio en el salón, por lo que los números del negocio cambiarán sustancialmente: abrir un restaurante al 50% podría no ser negocio. Así, los empresarios piden que se expandan los permisos para colocar mesas en espacios públicos como las veredas, siguiendo el modelo de lo que se aplicó en países de Europa. Y hasta incluso usar temporalmente espacios al aire libre en plazas y parques. 

loading next article