Forbes Argentina
Money

Cómo impactará en algunas multinacionales el nuevo acuerdo de la OCDE

Emilia Núñez

Share

A través de la reforma fiscal que se implementará, el organismo espera generar US$ 126.400 millones en ingresos fiscales anuales para los Gobiernos de todo el mundo.

02 Julio de 2021 15.40

Los países que debatían en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) llegaron llegado a un acuerdo para reformar el sistema fiscal internacional y que incluye, como estaba previsto, un tipo mínimo de Impuesto de Sociedades a nivel global del 15%, según anunció el organismo en un comunicado.

La declaración sobre fiscalidad fue firmada por 130 países, representantes del 90% del producto interior bruto (PIB) a nivel mundial. Entre ellos se encuentran China y Estados Unidos, así como el resto de potencias europeas.

"Tras años de intenso trabajo y negociaciones, este paquete histórico asegurará que las grandes empresas multinacionales pagan su parte justa de impuestos en todos lados", explicó el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

"Este paquete no elimina la competencia a nivel fiscal, y no debería, pero marca unas limitaciones multilaterales acordadas. También acomoda los diferentes intereses de la mesa de negociación, incluyendo los de jurisdicciones pequeñas y en desarrollo", agregó.

Se implementará en 2023

Los participantes de la negociación se comprometieron a finalizar el trabajo técnico para el mes de octubre de 2021. La implementación efectiva de esta fiscalidad internacional no se dará hasta 2023.

El acuerdo al que se llegó este jueves ataja los problemas derivados de la base imponible y el traslado de beneficios por parte de grandes empresas a jurisdicciones con una baja fiscalidad. Como ya se había acordado, el acuerdo global se centrará en dos pilares de actuación.

El primer pilar incluye a las multinacionales con ingresos globales superiores a los 23.677 millones de dólares y una rentabilidad por encima del 10%, excluyendo las empresas extractivas (petroleras o mineras) y las de servicios financieros regulados.

El marco fiscal asignará los ingresos a las jurisdicciones donde se consuman los bienes o servicios vendidos. Posteriormente, los beneficios en exceso de ese 10% (hasta un 30 máximo) se asignarán a las jurisdicciones usando el reparto de ingresos con el objetivo de estar sujetos a impuestos. El segundo pilar abarcará a las empresas que facturen 887 millones de dólares o más a nivel global e incluye que el tipo mínimo de los Impuestos sobre Sociedades sea del 15% en todas las jurisdicciones adheridas al acuerdo.

Actualizarse en tiempos de digitalización

La OCDE afirmó que este nuevo sistema "actualiza elementos clave" del sistema fiscal, ya que este no cumple sus objetivos en una economía "digitalizada y globalizada del siglo XXI".

"El paquete de dos pilares proporcionará un apoyo muy necesario a los Gobiernos en necesidad de recaudar los ingresos necesarios para reparar sus presupuestos y sus balances al tiempo que invierten en servicios públicos esenciales, infraestructuras y las medidas necesarias para ayudar a optimizar la fortaleza y la calidad de la recuperación post Covid", inició el club de países.

Según los cálculos de la OCDE, el pilar uno del paquete readjudicará a las diferentes jurisdicciones una base imponible adicional de 100.000 millones de dólares. De su lado, el pilar dos, con su impuesto mínimo del 15%, generará anualmente 150.000 millones de dólares en ingresos fiscales al año en todo el mundo.

Frases destacadas

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, calificó este hecho como un "día histórico para la diplomacia económica" y afirmó que "en Estados Unidos, este acuerdo garantizará que las empresas asuman una parte justa".

"Ahora tenemos la oportunidad de construir un sistema fiscal mundial y nacional que permita a los trabajadores y a las empresas estadounidenses competir y ganar en la economía global", agregó en un comunicado, según AFP.

Para el ministro de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz, se trata de "un paso colosal hacia una mayor justicia fiscal (...). En el futuro las grandes empresas pagarán su justa parte para financiar el bien común".

Por su parte, ministro de Finanzas del Reino Unido -preside el club del G7 actualmente-, Rishi Sunak, consideró que "el hecho de que 130 países en todo el mundo, incluidos todos los del G20, se hayan adherido, representa un paso adelante en nuestra misión de reformar la fiscalidad mundial".

Con información de Forbes España.

loading next article