Forbes Argentina
05 Julio de 2022 16.02

David Vetter

Jeff Bezos o Elon Musk: Cuál de los dos contamina más con sus cohetes

Los proyectos espaciales llevados a cabo por ambos están contribuyendo al calentamiento global y agotando la capa de ozono protectora de la Tierra. Un estudio revela cuánto daño le están haciendo al planeta.

Multimillonarios con cohetes: ¿un valiente intento de enviar a la humanidad a la última frontera o una vanidosa batalla entre egos inflados? Sea cual sea la respuesta, dos estudios distintos han cuantificado ahora el daño que estos proyectos causan a la atmósfera.

Investigadores del University College de Londres, la Universidad de Cambridge y el MIT, así como otro equipo de la NOAA, han demostrado que los proyectos espaciales emprendidos por las empresas operadas por los señores Musk, Branson y Bezos están dañando la atmósfera de dos maneras distintas: contribuyendo al calentamiento global y agotando la capa de ozono protectora de la Tierra.

Elon Musk
Elon Musk

Pero no todos los cohetes son iguales, y algunos hacen más daño que otros.

El equipo de Londres-Cambridge-MIT analizó todos los lanzamientos y reentradas de cohetes que tuvieron lugar en 2019, y descubrió que la eficiencia del calentamiento global del hollín de carbono negro liberado por los cohetes es 500 veces mayor que la misma sustancia liberada en la superficie de la Tierra y por los aviones. El equipo de la NOAA descubrió, además, que el calentamiento producido por las emisiones de carbono negro provoca cambios en las corrientes en lo alto de la estratosfera, lo que provoca la pérdida de ozono.

Space X
 

Los investigadores también observaron cómo los óxidos de nitrógeno creados por los cohetes que reingresan en la atmósfera, así como los procedentes de los propios combustibles de los cohetes, reducen aún más la presencia de ozono. 

Esta propiedad, dijeron, socava directamente los avances logrados por los acuerdos internacionales para salvaguardar la capa de ozono, que protege a los seres vivos de los dañinos rayos UVB del sol.

 

"Lo que más nos sorprendió fue el efecto climático entre 400 y 500 veces mayor de las partículas de hollín procedentes de los cohetes en comparación con las partículas de hollín procedentes de fuentes terrestres, incluidos los aviones", afirmó la autora del informe, Eloise Marais, profesora asociada de geografía física de la UCL. "Esto significa que el importante crecimiento de lanzamientos de cohetes que se prevé tendrá un gran efecto sobre el clima".

Según los investigadores, el mayor impacto adicional en el calentamiento no se debe tanto a la composición de las emisiones como al lugar donde se producen.

Richard Branson
 

"El efecto mucho mayor de los cohetes que de las fuentes terrestres se debe a la mayor altitud a la que se liberan las partículas de hollín", dijo Marais. Estas partículas, que se liberan entre 10 y 50 millas por encima del nivel del mar, descienden gradualmente a la Tierra, pero eso lleva mucho tiempo. 

"Es un proceso muy lento, por lo que los efectos ambientales de estas partículas se mantienen durante dos o más años, en comparación con una o dos semanas en el caso de las fuentes situadas en la superficie de la Tierra o cerca de ella, donde las precipitaciones eliminan estas partículas de la atmósfera de forma muy eficaz", explicó Marais.

Sin embargo, los investigadores también señalaron que, mientras que los cohetes SpaceX, de Elon Musk, y Virgin Galactic, de Richard Branson, utilizaban combustibles que contienen carbono, produciendo así carbono negro en el lanzamiento, los cohetes Blue Origin, de Jeff Bezos, no producían carbono negro porque funcionan con hidrógeno líquido, lo que significa que contribuyen mucho menos al calentamiento global.

interior de la capsula New Shepard de Blue Origin.
 

Por otro lado, Marais  dijo: "Blue Origin producirá vapor de agua y óxidos de nitrógeno. El óxido de nitrógeno agota el ozono estratosférico; el vapor de agua es un gas de efecto invernadero y produce nubes en la mesosfera [la capa de la atmósfera por encima de la estratosfera], donde son escasas. También hay otros contaminantes producidos a lo largo de toda la cadena de suministro, como en la fabricación de cohetes y la producción de combustible para cohetes".

El informe de la NOAA, dirigido por el científico investigador Christopher Maloney, subraya además el papel que desempeña el carbono negro de los cohetes en el aumento de las temperaturas estratosféricas y en el cambio de la circulación global: “Ambos causan una reducción de la columna total de ozono, principalmente en las latitudes altas del norte”, dice. Por lo tanto, el carbono negro de los vuelos de SpaceX y Virgin Galactic tiene un efecto "doble".

Space X
 

No obstante, los investigadores creen que la mayor parte de la reducción del ozono causada por los cohetes proviene de las emisiones que se producen cuando los componentes de los cohetes vuelven a entrar en la atmósfera. "El mayor contribuyente a esto es SpaceX, ya que utiliza un gran cohete de dos etapas con la primera etapa reutilizada y la segunda desechada", explicó Marais.

Jeff Bezos
Jeff Bezos

Este fenómeno es, de hecho, una característica de cualquier residuo que entra en la atmósfera de la Tierra: los meteoritos que entran en la atmósfera media proporcionan una fuente continua y "natural" de óxido de nitrógeno. "Pero si seguimos quemando basura espacial para deshacernos de nuestros desechos celestes, las emisiones provocadas por el hombre pronto superarán esta fuente natural", añadió Marais.

Al comentar sus conclusiones, Marais y sus colegas afirmaron que se necesitan urgentemente reglamentos para limitar los daños ambientales de esta industria en rápido crecimiento. Aunque tuvieron cuidado de evitar hacer juicios de valor.

Richard Branson
Richard Branson

"Esta es realmente una cuestión para una comunidad interdisciplinaria de expertos que puedan ofrecer sugerencias viables basadas en nuestros resultados", dijo Marais. "El turismo espacial no parece ciertamente una actividad necesaria en comparación con los lanzamientos diseñados para la investigación significativa, y para los satélites de los que la sociedad depende para servicios como las telecomunicaciones y la meteorología".

Por tanto, podría ser útil hacer una distinción entre los cohetes Virgin Galactic o Blue Origin que llevan una carga útil de mecenas adinerados y actores envejecidos, frente a un cohete SpaceX que lleva un satélite Starlink. Pero para la atmósfera terrestre, esa es una distinción sin diferencia.

Nota publicada en Forbes US.