Forbes Argentina
Millonarios

El hombre más rico de Japón gana US$ 9.000 millones y avanza con su imperio del abrigo

Forbes US

Share

La pandemia de coronavirus obligó a cerrar comercios en todo el mundo y tumbó a algunos de los pesos más pesados del retail, como J.C.Penney, Sears, Debenham y Neiman Marcus. Pero ahora que están levantándose las cuarentenas, están volviendo los compradores, sobre todo en Asia.

08 Julio de 2020 09.33

La persona más rica de Japón, Tadashi Yanai, cuya empresa Fast Retailing es dueña de la marca de ropa Uniqlo, se benefició mucho con el rebote: sumó US$ 9.200 millones a su fortuna desde la publicación de la lista de multimillonarios del mundo de Forbes en marzo y ahora tiene US$ 28.900 millones.

Como los compradores están volviendo en masa a las tiendas de Uniqlo en Japón y China, las acciones de Fast Retailing subieron 53% desde que tocaron fondo este año el 19 de marzo. Esos dos países representan el 75% de la red mundial de 2.200 locales de Uniqlo. Fast Retailing es propietaria de otras marcas, como Theory, Helmut Lang, J Brand y GU, pero la locomotora es Uniqlo, que aporta el 80% de los US$ 21.300 millones en ingresos anuales de la empresa.

“A los minoristas les está yendo mejor en Asia”, afirma Maureen Hinton, directora de investigación de GlobalData, una consultora y empresa de análisis de datos de Londres. “En mercados como China, donde vive muchísima gente y se terminó la cuarentena, hay cada vez más demanda”.

Reapertura

Uniqlo cerró la mitad de sus 748 locales en China tras la imposición de la cuarentena en enero y los fue reabriendo de a poco hasta fines de abril. En Japón, cerró temporariamente el 40% de sus tiendas en mayo pero ya las reabrió. El mes pasado, la empresa abrió dos locales nuevos en Tokio: uno en el lujoso distrito de Ginza y otro en la zona comercial de Harajuku.

Uniqlo viene dando que hablar en parte porque en junio lanzó AIRism, una serie de tapabocas, lo que provocó una estampida por internet que hizo colapsar el sitio de la empresa. Pero la marca también atrajo compradores a sus tiendas físicas, famosas por su gama de indumentaria informal; por ejemplo, vende polleras de US$ 9,90 a US$ 39,90.

Esos precios económicos vuelven a Uniqlo relativamente inmune a las depresiones económicas, de acuerdo con Dairo Murata, analista sénior de JPMorgan en Tokio. “Los ciclos económicos y las tendencias de la moda no la afectan mucho porque vende ropa para la vida cotidiana y se basa en una demanda real”.

No obstante, es poco probable que el gigante del retail salga ileso de la pandemia. La empresa estimó que para el año fiscal que cierra el 31 de agosto, sus ingresos disminuirán 9%, a 2.090 billones de yenes (US$ 19.300 millones), mientras que sus ganancias brutas probablemente retrocedan 44%, a 145.000 millones de yenes (US$ 1.340 millones).

Yanai, que vivía arriba del local de ropa de sus padres en un pueblito de la prefectura de Yamaguchi, en el sudoeste de Japón, suele afirmar que quiere que Fast Retailing llegue a ser el minorista de indumentaria más grande del mundo. La empresa está tercera detrás de Inditex, famosa por su marca Zara, que es la número uno del mundo, con US$ 31.600 millones en ventas anuales; y de la sueca H&M, que registra US$ 24.800 millones en ventas.

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, es el magnate de la indumentaria más rico del mundo, con una fortuna de US$ 64.600 millones; después vienen Yanai y en el tercer puesto, Stefan Persson de H&M, con una fortuna de US$ 16.400 millones.

Autora: Anu Raghunathan