Forbes Argentina
Millonarios

De las motos al Coronavirus: el cambio de vida del multimillonario italiano que ganó con la pandemia

Cecilia Valleboni Forbes Staff

Share

Gustavo Denegri comenzó por las autopartes, luego produjo las icónicas Vespa del Gruppo Piaggio y recién después se dedicó a su verdadera pasión: la biotecnología.

10 Junio de 2020 09.26

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de COVID-19, la fortuna del emprendedor italiano Gustavo Denegri creció un 32%. Pasó de US$ 3.400 millones a US$ 4.500 millones en poco más de un mes, gracias a su participación del 45% en la empresa italiana de biotecnología DiaSorin. 

Líder mundial en el campo del diagnóstico in vitro (IVD), la firma desarrolla desde hace más de 40 años kits de reactivos para IVD en todo el mundo. En los últimos meses, su crecimiento fue exponencial, y el nombre de Denegri empezó a retumbar en la industria cuando a mediados de marzo anunció que había terminado los estudios médicos de un nuevo kit de test rápido para el Coronavirus, que reduce el tiempo de prueba de casos sospechosos a una hora. Las acciones de la empresa se dispararon un 18% y llegaron a US$ 135 por acción tras  el anuncio. Así, sumó casi US$ 100 millones a las arcas de la familia en pocos días. 

Denegri es químico de formación, pero se desarrolló profesionalmente en otra industria. Mientras estudiaba, fundó Gruppo Pro-Ind, una compañía de repuestos automotores. En 1985 registró ingresos por US$ 270 millones y se fusionó con Gruppo Piaggio, reconocida por ser dueña de la icónica marca de motocicletas Vespa. Desde entonces, Denegri se convirtió en presidente y director general. Pero decidió buscar nuevos rumbos en 1994, cuando fundó un nuevo negocio: Iniziativa Piemonte (hoy llamado IP Investimenti e Partecipazioni), un grupo de inversión con negocios en diversas industrias, como real estate, biotecnología y producción audiovisual. También compró por US$  3,4  millones  el restaurante  histórico  de  la ciudad de Turín, Del Cambio. 

En 2000, compró el 44% de DiaSorin, que por aquel entonces era controlada por American Standard Companies y atravesaba problemas financieros. Tras varios años con ganancias, el COVID-19 le dio un nuevo impulso. En abril, anunció que planea lanzar un nuevo test para detectar anticuerpos en pacientes con el virus.