Forbes Argentina
960x0
Lifestyle
Share

Son rentables, ya que no hay necesidad de pagar a los empleados para que viajen e incurran en gastos relacionados, y cuando tienen éxito, permiten que compañeros talentosos trabajen juntos independientemente de la ubicación y las organizaciones para extraer la sabiduría colectiva de una población de empleados muy dispersa. Pero tiene sus costos.

14 Junio de 2021 23.19

Independientemente de cómo se desarrolle el futuro en su organización, una cosa es segura: las reuniones virtuales llegaron para quedarse. Es fácil ver por qué. Son rentables, ya que no hay necesidad de pagar a los empleados para que viajen e incurran en gastos relacionados, y cuando tienen éxito, permiten que compañeros talentosos trabajen juntos independientemente de la ubicación y las organizaciones para extraer la sabiduría colectiva de una población de empleados muy dispersa.

Pero el lugar de trabajo virtual viene con sus propios desafíos únicos: es más difícil lograr que los equipos virtuales se unan, es más difícil que surjan líderes informales, es más difícil crear un diálogo genuino y es más fácil que se intensifiquen los malentendidos. Además, existe un síndrome muy real llamado "fatiga del zoom", en el que el estrés de sentarse en una posición, mirar una pantalla y tratar de mantener la energía en un entorno simulado pasa factura.

Si se ha preguntado por qué esto es cierto, y por qué espero un futuro híbrido, en el que lo virtual se mezcle con el cara a cara, eche un vistazo a lo que perdemos cuando interactuamos únicamente en un lugar de trabajo virtual.

,

1. Perdemos las señales del lenguaje corporal social 

 

Nuestro cerebro ha evolucionado a lo largo de los siglos para ser social, evaluando constantemente lo que otros pueden pensar o sentir, cómo nos están respondiendo, si nos sentimos seguros con ellos y si ellos se sienten seguros con nosotros. Este vínculo interpersonal entre individuos es tan potente que, cuando estamos en una relación genuina con alguien, inconscientemente emparejamos nuestras posiciones corporales, movimientos e incluso nuestros ritmos respiratorios con los de ellos. 

El mundo ha cambiado, la tecnología ha avanzado, pero nuestros procesos de lenguaje corporal todavía se basan en una reacción emocional primitiva que no ha cambiado mucho desde que los humanos comenzaron a interactuar entre sí. 

Conocer y confiar en las personas todavía nos impulsa a comprender su estado mental y su carácter interno. La comunicación no verbal a través de la sensibilidad del lenguaje corporal transmite información vital a través de un rico lenguaje inconsciente y universal que trasciende el lenguaje hablado.

2. Perdemos el contacto

Más que un ritual intrascendente o un saludo cortés, el toque en forma de apretón de manos es a menudo la base misma de una relación. Según un estudio publicado en el Journal of Cognitive Neuroscience, la evidencia científica respalda lo que los empresarios exitosos saben intuitivamente, un apretón de manos activa circuitos neuronales en el cerebro que nos predisponen hacia sentimientos positivos de competencia y confiabilidad, lo que fomenta la cooperación positiva mientras reprime los sentimientos negativos y comportamiento de evitación.

Quizás es por eso que otro estudio sobre apretones de manos en ferias comerciales descubrió que las personas tienen dos veces más probabilidades de recordarte si les das la mano. Los investigadores de la feria comercial también encontraron que las personas reaccionan ante aquellos con quienes se dan la mano siendo más abiertos y amigables.

Apretón de manos para el nuevo acuerdo

3. Perdemos el contacto visual

En el transcurso de una conversación, el contacto visual en persona se realiza a través de una serie de miradas: el hablante, para asegurarse de que la otra persona ha entendido o para evaluar las reacciones, y el oyente para indicar interés en la otra persona o en lo que se dice. También se utiliza como señal de sincronización. Las personas tienden a mirar hacia arriba al final de las declaraciones, lo que les advierte a sus oyentes que el hablante está a punto de dejar de hablar.

El contacto visual también revela mucho sobre nuestro estado emocional. Reducimos el contacto visual cuando hablamos de algo vergonzoso o vergonzoso, cuando estamos tristes o deprimidos y cuando accedemos a pensamientos o sentimientos internos. Si un hablante busca activamente el contacto visual cuando habla, se considera que es más creíble, seguro y competente.

Aumentamos el contacto visual cuando tratamos con personas que nos agradan, admiramos o que están en el poder. En conversaciones más intensas o íntimas, naturalmente, nos miramos con más frecuencia y mantenemos esa mirada durante períodos de tiempo más largos. 

De hecho, a menudo se pueden juzgar las relaciones por la cantidad de contacto visual intercambiado: cuanto mayor es el contacto visual, más estrecha es la relación. Y cuando su colega de negocios mira fijamente a la distancia o escanea visualmente la habitación, ella está "diciendo" con sus ojos que, en efecto, ha dejado de conectarse con usted.

Profesional masculino de raza mixta en reunión con joven asiático

4. Perdemos conversaciones informales

¿Qué crees que escucharías si hubiera un micrófono en cada estación de café, entrada y escalera de tu organización para poder escuchar las conversaciones de las personas? Ciertamente, escucharías los últimos chismes, pero ese sería un pequeño porcentaje de la charla. La mayor parte giraría en torno a cuestiones como las siguientes: ¿Dónde está el conocimiento en esta organización? ¿Quién es confiable, digno de confianza? ¿Cómo se supone que debo comportarme en esta situación? ¿Alguna vez ha tratado con este administrador de problemas de clientes antes? ¿"Fulano de tal" realmente se jubiló o se le pidió que se fuera? ¿Cómo va tu proyecto? ¿Dónde están los buenos restaurantes de la zona? ¿Cómo encuentras un buen cuidado de niños?

Durante el receso en una conferencia internacional en la que estaba hablando, el coordinador de la conferencia me dijo sabiamente: "Carol, todas las conversaciones importantes se llevan a cabo alrededor de la mesa de vino y queso".

Puede llamar a esta una "pequeña charla", pero en estas conversaciones informales, se intercambian conocimientos, se establecen conexiones personales, se profundiza la confianza y, a menudo, se desencadena la innovación.

Grupo de gente de negocios en la sala de conferencias.

Esencialmente, en un lugar de trabajo totalmente virtual, perdemos el asombroso poder de la conexión de persona a persona. 

Debido a que podemos leer fácilmente las expresiones faciales y el lenguaje corporal, las conversaciones que tenemos en persona a menudo se consideran más creíbles y beneficiosas que las que se realizan a través de la tecnología. Para construir y profundizar las relaciones, el cara a cara es sin duda el medio de comunicación más rico y eficaz. Debido a que es visceral, íntimo e inmediato, sigue siendo la interacción humana más poderosa. ¡Por un futuro híbrido!

*Con información de Forbes US

loading next article